Consejos para cocinar con parrilla

Publicado el 1 marzo, 2011 | Health

Siempre que se prepare carne, pollo o mariscos se necesita tomar precauciones adicionales para prevenir enfermedades transmitidas por alimentos

La primavera es el momento de sacar la parrilla amada y ejercitar las habilidades culinarias al aire libre; el truco es no fallar en el proceso que no es tan simple como parece y siempre que se cocine cualquier tipo de carne se debe tomar precauciones adicionales para prevenir las enfermedades transmitidas por los alimentos que pueden ser mal manipulados o mal cocidos; recordando que la carne quemada a una mayor temperatura por ejemplo puede crear compuestos que pueden aumentar el riesgo de cáncer; lo mismo ocurre con gotear la grasa y el humo que cubre y enegrece la carne.

Es por ello que para seguir una dieta metabólica y otros que anhelan que su carne a la plancha no todo está perdido, basta con seguir algunos consejos que pueden ser interesantes para todos aquellos que requieren de los nutrientes proteicos de este alimento fundamental para cualquier deportista o practicante de fitness o muscularión.

Preparar una parrilla en espacio seguro 

  • La zona de la parrilla debe estar bien ventilada para empezar el fuego si se utiliza parrilla a carbón.
  • Hacer que los niños no estén cerca.
  • Utilizar guantes a prueba de llamas
  • Los utensilios de cocina deben tener mango largo.
  • Se debe tener a mano una botella de agua para echar unos chorros cuando sea necesario.

Limpiar la superficie de la parrilla completamente

  • Mantenerse alejado de los carcinógenos (sustancias cancerígenas) eliminando los restos carbonizados de alimentos. 
  • Frotar la superficie de la parrilla con un cepillo de alambre para aflojar las partículas de alimentos carbonizados. 
  • Luego, frotar la superficie de la parrilla con aceite vegetal con una toalla de papel, o el escudo de la parrilla con aceite en aerosol antiadherente para cocinar; esto evita que los alimentos se peguen.

Antes de introducir los alimentos

  • Calentar de 5 a 10 minutos matará las bacterias dañinas. 
  • Si usa una parrilla de carbón, esperar hasta que el carbón tenga cenizas blancas.
  • Si se utiliza el carbón vegetal, dejar que el líquido encendedor se queme antes de poner los alimentos en la parrilla. 

Descongelar la carne completamente antes de asarla 

  • Para un cocimiento uniforme se debe descongelear la carne en el refrigerador y no a temperatura ambiente. 
  • Para descongelar la carne más rápido, se puede utilizar el microondas o colocar paquetes sellados de carne en agua fría. 
  • Se debe asar la carne inmediatamente después de la descongelación. 

Asar primero los alimetnos que requieren más tiempo de cocción

  • Se puede cocer los alimentos que acompañan a la carne ya sea con microondas o con la misma parrilla, hirviendo o cociendo los mismos.
  • A continuación cortar la carne en el centro dejando una porción al lado de la otra.
  • Colocar la carne en la parrilla.
  • Es mejor colocar los cortes en forma de mariposa, en abaníco.
  • Después de asar la carne en la parrilla, se debe retirar todo el material quemado o ennegrecido de la superficie del alimento.

Nunca mezclar las carnes crudas con las cocinadas. 

  • A las bacterias dañinas les encanta contaminar la carne. 
  • Es preciso tener cuidado con los jugos de la carne cruda. 
  • Si se necesita utilizar contenedores que han contenido la carne cruda, se debe lavar primero con agua y jabón.

Marinar los alimentos con adobo en el refrigerador

  • Los adobos pueden mejorar el sabor, ablandar y mantener la humedad de los alimentos mientras se asa; se puede probar entonces con mezclas de hierbas o especias con el vino, salsa de soya o jugo de limón. 
  • Si va a utilizar el adobo como una salsa de mesa, se debe hervirla por lo menos 3 minutos para matar cualquier bacteria presente.
  • Es posible que se tenga que usar el adobo para extraer la sangre de la carne que se coagula durante la cocción.
  • Los adobos también trae beneficios para la salud; reduciendo las sustancias que causan cáncer llamados aminas heterocíclicas (HCA). Estas se producen al quemar carbón la carne a fuego alto; aunque los estudios muestran que el cáncer por HCA es causada en los animales y no se ha establecido científicamente una relación directa con el cáncer en los seres humanos.

Evitar las llamas utilizando carnes magras

  • Levantar la parrilla a la posición más alta lejos del calor en caso de parrillas a carbón o ajustar la llama a la opción más baja si se trata de una parrilla de gas o eléctrica.
  • Mantener la comida cerca de la fuente de calor en lugar de directamente sobre ella. 
  • También se puede colocar papel de aluminio debajo de la carne para prevenir ataques de asma.
  • Utilizar un rociador de agua para apagar las llamas que son altas.

Cocinar la carne hasta que no esté rosada en el interior 

  • Voltear la carne al menos una vez durante el asado para ayudar a cocinar de manera uniforme. 
  • Usar un termómetro de lectura instantánea colocado en la parte más profunda de la carne, pero no al lado de los huesos para comprobar si la carne se asen correctamente. 
  • Las temperaturas varían dependiendo del tipo de carne.

Artículos relacionados:

Deja un comentario