culturistas

Por qué los culturistas de hoy son más grandes

Publicado el 30 julio, 2020 | Workout

Los culturistas de antes trabajaban por esculpir sus cuerpos y los de hoy son capaces de alcanzar su potencial genético para desarrollar la forma y la masa corporal magra máxima.

El culturismo se trata de desarrollar músculos en un cuerpo estético y, desde esta perspectiva, los físicos más grandes de los culturistas siempre han sido admirados siempre que se ajusten a ciertos estándares estéticos.

Pero como el difunto Larry Scott, el primer Mr. Olympia, una vez señaló, en su época, la mayoría de los culturistas competitivos no tenían la genética para un físico realmente enorme.

Los campeones del pasado como Arnold Schwarzenegger y Sergio Oliva eran hombres grandes y musculosos, pero no podían desarrollarse al nivel de los gigantes de hoy y, es donde empiezan las controversias entre los de la vieja y la nueva “escuela”.

Muchos de los fanáticos del culturismo a principios de los 80 hablaban en los círculos de opinión que “no quedaban hombres grandes».

Poco sabían que en el futuro cercano aparecerían culturistas de la talla de Lee Haney, Dorian Yates y luego a Ronnie Coleman, y las alineaciones profesionales en las que pesar 113-115 kg haría de un competidor, un «pequeño atleta» sobre el escenario.

¿Qué cambió en el culturismo?

La pregunta que nos hacemos todos es ¿qué cambió en el culturismo para producir tales avances en el desarrollo físico? y, ¿por qué tantos culturistas son mucho más grandes?.

Muchos atribuyen el cambio principalmente al manejo de la química, pero si bien ha habido avances en ese campo, esos cambios no son suficientes para explicar qué tan rápido o qué tan avanzado ha progresado este desarrollo a un mayor tamaño.

Para nosotros, estas son algunas de las razones que han impulsado a los culturistas a convertirse en los gigantes del siglo 21.



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

La genética era condicional

Un elemento importante es la genética; no hay duda de que las personas físicamente más grandes y más mesomórficas tienden a sentirse más atraídas por el culturismo hoy en día.

Hasta hace poco, la oportunidad de ganar un buen dinero como culturista profesional era bastante limitada y los atletas mesomórficos, grandes y musculosos, probablemente se sentirían atraídos por deportes como el fútbol americano, el hockey sobre hielo o la lucha, con posibilidades de mayor fama y salarios más altos.

Pero el culturismo ganó más tracción en la década de 1970 y 1980 cuando Arnold Schwarzenegger tuvo tanto éxito, ganando títulos del Mr. Olympia, apareciendo en el libro y la película “Pumping Iron” y se convirtió en una gran estrella de cine.

La popularidad de los culturistas también fue acelerada por el éxito de otros íconos de películas como Sylvester Stallone, Lou Ferrigno y Jean-Claude Van Damme.

Y, a medida que más y más actores y atletas comenzaron a descubrir los beneficios del entrenamiento de culturismo, tener músculos grandes y definidos se convirtió en una nueva tendencia, pero no una moda pasajera.

Los competidores en la mayoría de los deportes del siglo 21 tienden a ser más fuertes y musculosos porque cada vez más atletas en una amplia variedad de deportes entrenan seriamente con pesas.

Además, los culturistas también suelen preferir los deportes en los que pueden competir como individuos en lugar de como parte de un equipo, puesto que no quieren tener que depender del desempeño de otros para tener éxito.

Así que hoy en día, con más oportunidades de ganarse la vida en el deporte, muchos talentosos para el desarrollo muscular se sienten atraídos por ser culturistas profesionales en lugar de ser deportistas de equipo como antes.

La evolución de los culturistas

Otra razón sobre el surgimiento de las musculaturas descomunales que vemos en los culturistas más grandes hoy en día es la evolución del entrenamiento.

Los métodos de entrenamiento en el pasado nunca han sido creados por científicos o expertos médicos; en este sentido se ha evolucionado a partir de experiencias de prueba y esfuerzo de los propios culturistas, y, dentro de este aspecto tampoco hay que olvidar la fuerte unión del entrenamiento y la nutrición deportiva.

Durante miles de años, se ha entendido que desarrollamos fuerza usando el entrenamiento de resistencia progresivo. El mito griego de Milo de Croton describe cómo un niño pequeño recogía un ternero todos los días durante años a medida que el ternero crecía lentamente hasta convertirse en un toro de tamaño completo y este esfuerzo con el tiempo le permitió desarrollar una fuerza increíble.

Los primeros culturistas en el siglo 20 aún se entrenaban como levantadores de pesas, trabajando todo el cuerpo en una sesión tres veces a la semana.

Pero luego aprendieron cómo moldear y esculpir mejor todos los músculos del cuerpo, haciendo efectivos sus entrenamientos, además de hacer cardio y periodizar las fases de volumen y definición.

culturistas

En los años 70 y 80, este enfoque resultó en culturistas de físicos mucho más completos y esculpidos que en el pasado (como Arnold que pesaba 106-107 kg), pero no eran tan grandes como hoy.

Esto no perduraría en el tiempo… ya hemos hablado sobre cómo los culturistas genéticamente más grandes comenzaron a sentirse atraídos por el culturismo profesional…

Pero sucedió algo más; los métodos de entrenamiento en sí mismos se volvieron mucho más efectivos y eficientes, así como la nutrición deportiva vinculada a estos métodos y, este sí fue el diferencial determinante a nivel fisiológico y neurológico.

¿Cuál es el mejor de la historia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *