Las adaptaciones cardiovasculares

Publicado el 19 noviembre, 2010 | Research

Al corazón debemos cuidarlo pero también debe estar adaptado al tipo de entrenamiento que hacemos

La práctica actual del conocimiento no permite afirmar que sólo los ejercicios aeróbicos presentan beneficios cardiovasculares. Para analizar este tema, dos aspectos deben ser considerados: la salud y la aptitud. Estudios epidemiológicos documentan que la salud cardiovascular es estimulada por la actividad física, independientemente de haber mejora de parámetros de aptitud hemodinámicos. Los efectos saludables para el sistema cardiovascular proporcionados por cualquier tipo de actividad física parecen estar relacionados con la más pequeña incidencia de sobrepeso, diabetes, aterosclerosis, hipertensión arterial, trombosis vascular, ansiedad y depresión.

Los mecanismos envueltos ya identificados son la elevación de la tasa metabólica debido al aumento de masa muscular, la tendencia de tener un balance calórico negativo, el aumento de la sensibilidad de las células a la insulina, el estímulo del metabolismo de los carbohidratos, la mejora del perfil lipídico de la sangre, la reducción de la sensibilidad de las células a la insulina y del miocardio a la acción de la adrenalina, el estímulo a la fibrinólisis, la reducción de la agregación plaquetária y la reducción del estres emocional.

La aptitud y el corazón

Desde el punto de vista de la salud cardiovascular, cualquier tipo de actividad física es útil, desde que sea compatible con los niveles de aptitud de la persona. Todos los efectos saludables anteriormente citados ya fueron demostrados también con relación a los ejercicios con pesas. Adicionalmente se acepta que, por lo menos con relación a la actividad física deportiva, ocurran estímulos ambientales para que se evite el tabaquismo, el alcoholismo, las drogas, los excesos alimenticios y la falta de reposo.

  • En lo que concierne a la aptitud física, los ejercicios aeróbicos son reconocidamente superiores a los ejercicios con pesas para el objetivo de estimular adaptaciones hemodinámicas y en el sistema de transporte de oxígeno.
  • Sin embargo, el entrenamiento con pesas produce mejora de varios parámetros hemodinámicos, aunque en el caso de algunos de ellos, de manera menos marcada comparativamente al entrenamiento con ejercicios contínuos.
  • Entre esos parámetros están la reducción de la frecuencia cardíaca, la reducción de la presión arterial, la reducción del consumo de oxígeno por el miocardio evaluada por el doble-producto (presión arterial sistólica x frecuencia cardíaca), aumento del volumen sistólico y mejora de indicadores de la función sistólica y diastólica.

Debe quedar claro sin embargo que los diversos parámetros de aptitud aeróbica y hemodinámica no evalúan la salud, sino sólo la aptitud para determinados tipos de esfuerzos físicos. Además de esto ya se demostró que, confirmando el principio de la especificidad del entrenamiento, las adaptaciones cardiovasculares de atletas de resistencia son inadecuados para el buen desempeño hemodinámico en esfuerzos isométricos intensos, al contrario de lo que ocurre con atletas entrenados con pesas.

La hipertrofia del miocardio

La sobrecarga de volumen sanguíneo proporcionada por el entrenamiento con ejercicios contínuos lleva a adaptaciones anatómicas cardíacas diferentes de las proporcionadas por la sobrecarga de presión de los ejercicios con pesas.

  • Básicamente los ejercicios contínuos producen menor hipertrofia de las paredes del corazón y mayor aumento de cámaras cardíacas, comparativamente a los ejercicios con pesas.
  • Una mayor hipertrofia del miocardio producida por los ejercicios con pesas es fisiológica no acompaña a las complicaciones de la hipertrofia patológica producida por la hipertensión crónica
  • Las cámaras cardiacas pueden aumentar o no durante el entrenamiento de resistencia pero nunca disminuyen, como puede ocurrir en la enfermedad hipertensiva.

Evidentemente atletas de cualquier modalidad que presenten hipertensión arterial esencial o no, pueden presentar hipertrofia patológica del miocardio paralelamente a las adaptaciones de entrenamiento.

Artículos relacionados:

Deja un comentario