Activando la motivación para hacer ejercicios y no parar

Publicado el 1 septiembre, 2014 | Research

Lo importante es el progreso desde la actitud hasta lograr la aptitud, sin rendirse

Hay una falacia de que en repetidas ocasiones pronunciamos «empiezo a entrenar mañana», pero cuando una persona está dispuesta a enfrentar el reto de ponerse en forma, perder peso, y lograr una salud plena, el TIEMPO es AHORA, pues si hace frío o calor, o si hay mucho trabajo, o si la economía no está bien, no hay excusas, y la manera de escapar de ellas, puede incrementar las posibilidades de sentirse plenos y empezar una nueva vida.

Una forma de romper el estrés diario o quebrar la mala racha en los negocios, increíblemente es el ejercicio, pues la buena forma trae consigo un cambio en el metabolismo y en la piel, notándose esas transformaciones en poco tiempo, incluida la versatilidad del ser humano de quebrar los problemas, y es ahí donde la temporada de entreno se inicia, porque la mente está dispuesta a enfrentar el reto, y curarse.

Tu verdadero NO PAIN, NO GAIN

En primer lugar, tienes que comprometerte, haciendo un plan trimestral o semestral en el gimnasio, contratando a un entrenador personal que actúe como guía de entreno; una de las formas de perder dinero y tiempo es no tener un compañero profesional que además de motivar, puede animarte a crecer en los objetivos y no rendirte.

Ver al entreno como prioridad; pues si lo logras, sería algo programado que puede cambiar la forma de mirar la vida y de emprender cada semana con mucha decisión tanto en el gimnasio, en el trabajo, o en el romance.

Vencer el cansancio, la pereza y las excusas; lo mejor es elegir un gimnasio cercano a la casa o el trabajo, pues todo debe quedar en el camino, o mejor aún, comprar algunos accesorios, pesas, e inclusive aprovechar una inversión para toda la vida con un gimnasio en casa.

La escena más común es que después de un largo día de trabajo, la gente se rinde para ir a hacer ejercicios; el objetivo aquí es evitar el sofá de la casa, o inclusive frecuentar el gimnasio antes de ir a trabajar, y en este caso, la motivación está en preparar la mochila una noche antes, y al levantarse mover el cuerpo sin pensar… es obvio que el entreno con pesas tiene sentido hacerlo al final de la tarde, pero cuando hablamos de niveles aficionados, lo recomendado es sentirse pleno con tu propio horario.

Debes pensar en la inversión financiera que se hará para ponerte en forma; los alimentos y los suplementos, la vestimenta, el gimnasio, o los accesorios, deben estar en el presupuesto mensual, pero todo tiene su beneficio, pues la inversión comparada con el sentimiento interno es incomparable.

Puedes encontrar una actividad confortable, y así será más fácil no darte por vencido; hay varios gimnasios que ofrecen clases de aeróbicos, crossfit, natación, ciclismo indooer, yoga, pilates, gimnasia, entre otras modalidades, entonces, no habrá problemas en empezar a crear una expectativa de superaicón, pues nada se pierde, al momento de probar, experimentar y buscar estar mejor cada día.

Entrenar en grupo; esta es la mejor manera y más divertida de hacer un entreno más eficiente, pues la soledad puede inhibir algunos factores en el metabolismo, que deben estar activados al momento de ejercitar los músculos con ayuda del cerebro.

Que sea una competencia, con castigos y recompensas; sin duda, valdrá la pena levantarte temprano todos los días para ir al gimnasio e inventar nuevos retos, sobre todo si tienes un compañero de entreno para competir. Las recompensas pueden ser variables, desde quien cocine, quien se hace cargos de los suplementos, o inclusive pagar los masajes o si el compañero es tu pareja, las cosas se pueden poner entretenidas en el hogar.

Crear metas realistas; pues si quieres eliminar algo de peso o tener las piernas torneadas, el ejercicio no va a resolver el problema durante la noche, ya que se necesitan al menos tres meses para notar algún resultado, y aunque la percepción se sienta en una semana, no tienes que rendirte para alcanzar los objetivos con paciencia y constancia.

Ir despacio; la mayoría de gente que llega a hacer algo de ejercicio o ponerse al día en la primera semana, ya empieza a motivarse más de la cuenta terminando con alguna herida o una gran cantidad de fatiga sobre el sistema neuromuscular… la recomendación es entrenar inicialmente tres veces por semana, por una hora para empeza, y luego aumentar el tiempo después del segundo mes de entreno consciente de que las cargas y la intensidad deben aumentarse progresivamente.

Cultivar endorfina; después de regresar del gimnasio, es interesante que escribas todo lo que te pasó entrenando, usando un registro diario, incluyendo como el cuerpo y la mente se sienten en ese momento, así cada noche antes de ir a dormir, se puede recordar lo que bueno de la sensación de endorfinas y la «misión cumplida».

Seguimiento de los resultados; cada mes o cada tres meses se puede hacer una evaluación física con el entrenador, y con el médico, trabajando sobre las medidas, el porcentaje de grasa corporal, la flexibilidad, observando que el esfuerzo hecho tuvo sus recompensas como incentivo a continuar.

NO TE RINDAS !!!

El cuerpo humano necesita de un periodo de adaptación para el ejercicio; antes de tres meses, el entreno es bastante agotador, pero después de ese tiempo, el cuerpo y la mente se han adaptado al estrés y la actividad física comienza a ser más placentera, haciendo de la actividad física un estilo de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *