El fitness cerebral, la dieta y la suplementación

Publicado el 25 junio, 2010 | Research

Un buen proceso cerebral depende de una combinación dietaria y de suplementación adecuada

La memoria es una facultad cognitiva extremadamente importante porque ella forma la base para el aprendizaje. La memoria envuelve un complejo mecanismo que abarca el archivo y la recuperación de experiencias, por lo tanto, está íntimamente asociada al aprendizaje, que es la habilidad de cambiar nuestro comportamiento a través de las experiencias que se van almacenando en la memoria; en otras palabras, el aprendizaje es la adquisición de nuevos conocimientos y la memoria es la retención de aquellos conocimientos aprendidos. Así, el aprendizaje y la memoria son el soporte para todo nuestro conocimiento, habilidades y planificación futura.

El Cerebro y una Dieta Saludable

El cerebro utiliza 20% de la energía del cuerpo, él mismo requiere constante oxígeno que recibe del torrente sanguíneo, y usa aproximadamente 25% del oxígeno inhalado. La fisiología cerebral es altamente compleja y tiene el poder de influenciar todo lo que nosotros hacemos. Las neuronas; sus receptores captan mensajes de los neurotransmisores ( serotonina, dopamina y norepinefrina ) provocando alteraciones de la química cerebral. Los neurotransmisores son capaces de vincular la neuronas receptoras y creen actividades cerebrales especificas. El proceso es complejo y una buena condición de las proteínas y membranas celulares basadas en los lípidos en el cerebro es esencial para su éxito.

El exceso o la falta de neurotransmisores puede resultar en «condiciones mentales» como la depresión, ansiedad o hiperactividad y pueden contribuir a las enfermedades del cerebro (Alzheimer y el mal de Parkinson).

En las membranas celulares los cambios ocurren de momento a momento y son únicamente afectadas por factores como las emociones, dieta o el sistema inmunológico; y  las menores alteraciones en una membrana celular especializada puede tener consecuencias en las habilidades de los neurotransmisores como producir efectos indeseados y causar enfermedades. Un estilo de vida deficiente, así como una dieta deficiente, estrés, el mal humor o los contaminantes ambientales pueden dañar las células frágiles del cerebro. El consumo de alcohol y la falta de vitamina B1 (tiamina) por ejemplo pueden causar pérdida de memoria.

Como sabemos la musculación fortalece el cerebro, ya que los ejercicios físicos mejoran la puesta en marcha de las neuronas

Suplementación para el cerebro

Una dieta saludable que atiende las necesidades especificas del cerebro puede ayudar nuestras neuronas a alcanzar un equilibrio químico satisfactorio. El cerebro depende de un hígado y tracto gastrointestinal saludables para usar bien el alimento, para absorber los nutrientes apropiadamente y liberarlos al cerebro, para remover toxinas y mantener la actividad apropiada del sistema inmunológico.

Las células nerviosas están ampliamente compuestas de lípidos y por ello los tipos correctos de grasa en la dieta son uno de los elementos críticos más importantes en la creación y mantención de la salud cerebral. La corteza pre-frontal exhibe también un papel importante en la resolución de problemas y planificación del comportamiento.

  • Omega 3: Ácido lípido que promueve la salud cardiaca; es un ácido graso estructural en la materia gris del cerebro que promueve comunicación entre las células nerviosas por permitir una sinopsis para mantenerlas ligeras y funcionales. Por ayudar a construir los dobladillos de mielina alrededor de las fibras nerviosas, los ácidos grasos facilitan la neurotransmisión química. Ayuda el cerebro a vigilar el humor así como la memoria.
  • Vitaminas del Complejo B: Promueven la producción de los neurotransmisores; trabajan en conjunto para mantener el sistema inmunológico y el cerebro saludable, para proteger los tejidos nerviosos contra la oxidación, aumento de la memoria y aislar las células nerviosas. 
  • Antioxidantes: En razón de que el cerebro está compuesto ampliamente de ácidos grasos, es susceptible al daño por oxidación causado por los radicales libres, moléculas altamente reactivas que atacan y damnifican las membranas celulares, proteínas y hasta el mismo código genético, y promoviendo así el envejecimiento y las enfermedades. Los antioxidantes son nutrientes que combaten y neutralizan los radicales libres. Las armas primarias de esta lucha son las vitaminas C y E, carotenoides y el selenio mineral.

El desayuno es la más importante comida del día. Es importante empezar el día con una comida que es baja en grasas, alta en proteína  y baja en carbohidratos y azúcar.
Eso ayudará a alcanzar la performance del pico mental en el día. Se puede comer en 1º lugar proteinas, luego en 2º lugar carbohidratos. Y en parte de la mañana lo ideal es consumir amionácidos como la l-tirosina, l-triptofano y acetil-l-tirosina que mantiene las funciones cerebrales a través del aumento de la síntesis de los neurotransmisores catecolaminas, norepinefrina y dopamina.

Suplementación para un alto nivel de procesamiento mental

La forma para tener un funcionamiento óptimo y saludable del cerebro saludable es con una dieta saludable y una suplementación adecuada.

La fosfatidilserina es una sustancia fosfolipídica que es un gran constructor de las membranas cerebrales y que provee energía y actividad eléctrica a través de todo el cerebro, y que generalmente está presente en la lecitina de soja. Es esencial para la salud cerebral porque promueve la utilización de glucosa por el cerebro. La glucosa es el principal combustible de nuestro sistema nervioso, casi 20% de la glucosa en nuestro cuerpo es utilizada sólo por el cerebro. La fosfatidilserina también aumenta los niveles de acetilcolina.

Beneficios de la suplementación en el cerebro

Los mejores productos provocan/permiten/aumentan/estimulan:

  • La mejora de la memoria.
  • El aumento de la capacidad mental, cognitiva, así como la capacidad de concentración.
  • La disminución de la concentración de cortisol, disminuyendo el estrés y producción de radicales libres en el cerebro, previniendo el catabolismo muscular y acelerando la recuperación del músculo (atenúa la respuesta del cortisol al ejercicio).
  • Provee un total apoyo a una recuperación más rápida del músculo. La fosfatidilserina es responsable por la disminución de la secreción de la hormona ACTH (adrenocorticotrofina) tras el ejercicio, lo que lleva a la disminución de la secreción de cortisol – una hormona del estrés / catabólica, que se eleva en respuesta al ejercicio, lo que acelera destrucción de las células musculares. Por tanto este compuesto ayuda a los atletas en la adaptación al estrés del ejercicio, a la vez que cumple un papel fundamental en la reparación de las membranas de células vitales, destruidas durante el entrenamiento intenso.
  • Puede reducir el riesgo de demencia y déficit cognitivo en las personas mayores.
  • Aumenta el metabolismo de las células cerebrales, mejora la memoria, concentración, capacidad de aprendizaje y la toma de decisiones (los tejidos cerebrales son en especial ricos en fosfatidilserina, a medida que envejecemos disminuye la cantidad de fosfolípidos presentes en las células).
  • Ayuda a mantener la integridad de las membranas celulares.
  • Permite una mejor entrada de nutrientes y la salida de los productos residuales de las células y la mejor comunicación entre ellos, facilitando la conducción de los impulsos nerviosos y la liberación de los neurotransmisores.
  • Estimula la liberación de varios neurotransmisores como la acetilcolina y la dopamina.
  • Mejora el transporte de iones y aumenta el número de regiones receptores de ciertos neurotransmisores en el cerebro.

Artículos relacionados:

Deja un comentario