Como quebrar la pereza fiosológica

Publicado el 9 febrero, 2013 | Research

El cerebro debe ser estimulado para lograr un enfoque mental adecuado para entrenar duro

Un grupo de científicos americanos se reunieron para establecer que al igual que los animales, los seres humanos naturalmente tratan de utilizar la menor energía posible durante la mayor parte de sus movimientos; así que cuadno camina o corre, nuestros cuerpos tienden a elegir una cadencia particular que se combina con la longitud del paso y la frecuencia, que nos permite movernos a cualquier velocidad con el menor esfuerzo fisiológico posible.

Aunque no quede claro si podemos cambiar o no esta cadencia, una serie de estudios con roedores y simulaciones de realidad virtual sugiere que si bien el tirón de la pereza fisiológica es fuerte, puede ser controlado o por lo menos ajustado con un poco de esfuerzo consciente que puede ir de lo moderado a lo intenso de acuerdo a la motivación y el ritmo metabólico que es sumamente importante, sobre todo dentro de la musculación o el fitness.

En el primer y más revelador estudio, los fisiólogos de la Universidad Simon Fraser en British, Columbia que proporciona información suficiente sobre el comportamiento de los movimientos, pidieron a un grupo de voluntarios adultos a caminar en una cinta de correr a un ritmo suave; gracias a la tecnología de captura de movimiento, los científicos determinaron la cantidad de pasos que cada persona estaba tomando por minuto a esta velocidad, donde el ritmo de la persona dependió de la longitud y frecuencia del paso ( los dos valores están entrelazados ).

Después de establecer la frecuencia de cada voluntario durante una franja de confort, luego acelerar o retrasarse en la cinta, se midieron que tan rápido las piernas respondieron descubriéndose que hay diversos cambios fisiológicos como el nivel de la cantidad de oxígeno en la sangre ( sube o baja ) debido a que los músculos requieren más o menos cosas, o cambios bioquímicos que se producen dentro de las células musculares; entonces con la detección de esos cambios a una nueva velocidad, el cuerpo se da cuenta que la cadencia no es ideal, tomando medidas para usar la menor cantidad de energía durante la readaptación.

  • Pero este proceso toma un poco de tiempo, por lo menos 5 segundos más o menos a percibir los cambios en los niveles de oxígeno, sin embargo los voluntarios que caminaron fueron ajustando su frecuencia de paso en menos de 2 segundos después de que la velocidad de la cinta cambió, afinando su ritmo después de este periodo, pero el ajuste por primera vez fue casi al instante.
  • El mismo proceso se produjo cuando los investigadores repitieron el experimento con los corredores; si la velocidad de la cinta cambiaba, la frecuencia del paso de los corredores cambiaban casi de inmediato, demasiado rápido para la fisiología interna que ha jugado un gran papel.

Estos ajustes sugieren que nuestros cerebros muy probablemente contienen enormes bibliotecas de pasos preestablecidos, el Dr. Donelan ( investigador ) y sus colegas han concluido que existen cadencias ideales de pasos «fisiológicamente eficientes» para una velocidad dada y condición; por tanto parece probable que a lo largo de nuestras vidas, el cerebro desarrolla y almacena muchas plantillas para la mayoría de las situación de estimulación.

  • Aprendemos y recordar la cadencia que nos permite utilizar la menor cantidad de energía a esa velocidad, y al llegar a esa velocidad, inmediatamente por defecto pasamos a un ritmo más eficiente de nuestro cuerpo.
  • Aparentemente el cerebro incluye mensajes entre los ojos, los pies, las orejas, el sistema nervioso, la piel y otros sistemas corporales incluido el sistema músculo-articular.

Curiosamente, parece ser muy difícil de engañar al cerebro; esto se añade porque cuando se proyectó un escenario de realidad virtual con un corredor real sobre una esterilla virtual ( manipulando su sentido de velocidad del equipo virtual ); lo interesante fue observar que automáticamente el físicod desarrolló la cadencia normal a la velocidad real de sus piernas, aún cuando la esterilla virtual continuó moviéndose más allá de la velocidad antinatural.

Las indicaciones visuales simplemente no eran lo suficientemente fuertes como para afectar el ritmo por mucho tiempo, pero los científicos han encontrado una señal que parece eficaz para inhibir la capacidad del cuerpo para coger sus formas preferidas de movimiento; esto se hace con un golpe de fuerza rítmica usando auriculares en sintonía con un metrónomo ( se puede aumentar o disminuir la frencuencia de los pasos, incluso si esa frecuencia es más rápida o más lenta que el patrón preferido de la persona ).

En términos prácticos, este hallazgo sugiere que la música podría ser una de las mejores maneras de afectar el ritmo de correr o caminar, especialmente si se está tratando de mantener un ritmo con el que no se está familiarizado y esto lo sentimos cada día en casi todos los gimnasios del mundo, ya sea en las clases conjuntas o al ver a cada atleta entrenar con su equipo de audio, aunque la facilidad con que se hacen los cambios debe ir despacio, evitando el riesgo de lesiones.

El Dr. Donelan y sus colegas incluso han lanzado recientemente una aplicación para el I-Phone llamada Cruise Control que permite a las personas coordinar su ritmo con sus listas de reproducción, pero para nosotros el corolario de estos experimentos es que el cuerpo casi siempre elige sus ritmos menos exigentes y una meta fundamental dentro de las actividades deportivas es saber que con los propios recursos que se tiene se debería tener en cuenta que SIN Esfuerzo, No HAY Ganancias.

Artículos relacionados:

Deja un comentario