Como funcionan los suplementos de glucosamina

Publicado el 11 abril, 2012 | Research

Es usada para objetivos específicos como tratar el dolor de las juntas articulares y su reparación

La glucosamina “amortigua” nuestras juntas articulares además de reconstruirlas cuando se daña restaurando sus funciones y reduciendo el dolor de las zonas inflamadas; muchas veces el coste es un poco alto pero cuando se compara con el riesgo de dolor o el coste de los fármacos para el dolor óseo así como la problemática de vivir con dolores permanentes se puede decir que la rentabilidad es lo que vale en este caso.

Millones de personas en el mundo y que sufren de artritis o dolores óseos relatan un aumento de funcionamiento y disminución del dolor cuando usan glucosamina; para algunos hasta restaura el cartílago dañado mientras que para otros reduce la necesidad de medicaciones contra el dolor.

Como funciona la glucosamina

La glucosamina produce sustancias que actúan como un amortiguador cuando las juntas articulares se mueven evitando que los huesos se froten uno contra el otro; en este caso la glucosamina solo funcionará si la fuente del dolor está relacionado a la junta articular o la disminución del líquido amortiguador, citamos esto porque no sirve de mucho para resolver lesiones en los tendones o los músculos, tampoco reconstruirán los huesos pero sí los cartílagos.

Tampoco puede considerarse usar cuando aparece el cáncer de huesos pero puede impedir un mayor desarrollo de nuevas células cancerígenas en las juntas dañadas; en todo caso siempre se debe acudir al médico para considerar la fuente del dolor mediante los rayos-x o la resonancia magnética, por otro lado si se realiza una cirugía ortopédica o un tratamiento alternativo es importante usar un suplemento de glucosamina para mejorar la funcionalidad y durabilidad así como reducir los dolores propios de esta etapa post-quirúrquica.

La glucosamina funciona en paralelo con los suplementos de colágeno para la artritis, dolores articulares u otras anomalías pero no impacta directamente en la producción o mantenimiento de colágeno, por ello las combinaciones de suplementos son más interesantes que pensar en un solo tipo de producto natural sobre todo cuando aparecen las inflamaciones; estamos hablando de la condroitina o el colágeno y en este caso la glucosamina muchas veces ayuda a prevenir la pérdida de fluído en exceso o disminuir el desgaste del cartílago en torno a la lesión ósea, inclusive en ciertas ocasiones reconstruye los tejidos lesionados restaurando el fluído de las juntas articulares.

Los antioxidantes y la glucosamina

A veces el daño es muy grave pero glucosamina puede también reducir la inflamación y trabajar como un antioxidante; por ello es útil tomar algunos antioxidantes para incentivar los efectos anti-inflamatorios así como promover la formación de colágeno ayudando a construir los tendones y músculos que dan soporte a la junta lesionada combinando la glucosamina con un suplemento antioxidantes como la vitamina C o la lisina que ayudan en la formación de colágeno.

El ácido alfa lipoico por ejemplo reciclará nutrientes de la vitamina C que ya están en el cuerpo aumentando así la eficacia de la vitamina C trabajando para formar y mantener el colágeno apoyando a los tendones que por su parte soportan a la junta articular que está siendo reconstruído por la glucosamina, además el ALA es un óptimo antioxidante en general para reducir el edema asociado al dolor o lesión ósea permitiendo eliminar las toxinas y mejorar la funcionalidad del fluído en la zona donde se está generando la molestia.

Artículos relacionados:

Deja un comentario