Lo mejor del cartílago de tiburón

Publicado el 4 noviembre, 2010 | Research

Multifuncional y Natural es un suplemento que debe estar en el dispensario de todos los que deseen proteger sus articulaciones por siempre

El cartílago de tiburón es un suplemento maravilloso. Durante décadas de investigaciones en Estados Unidos, países de Europa, Cuba, entre otros, se llegó la más pura forma de producción del cartílago de tiburón. La diferencia más obvia entre tiburones y cualquier otra criatura de tierra o agua es la ausencia de hueso en el cuerpo. La mayoría de los animales, inclusive el hombre, tiene esqueletos constituidos de hueso calcificado y los esqueletos de los tiburones están hechos de puro cartílago, un material duro compuesto de proteínas y carbohidratos complejos. Reforzado de fibras, sobre todo de colágenos que es la principal proteína de sustentación de la piel y de sus tendones.

El hueso se compone fundamentalmente de sales de calcio y fósforo. El cartílago generalmente no contiene esas sales, ni los canales microscópicos que en el hueso, permiten el pasaje de vasos sanguíneos y fibras nerviosas. Los cartílagos no tienen vasos sanguíneos o nervios, como los huesos tienen.

El hueso y el cartílago tienen, sin embargo, algunas semejanza. Ambos empiezan a formarse en la camada promedio del embrión, donde las células se desarrollarán posteriormente como cartílago, hueso o tejido conectivo. Además, tanto el hueso como el cartílago contienen colágeno, la principal proteína de sustentación de la piel y de los tendones, así como del cartílago y del hueso.

Además de los tiburones tienen un porcentaje de cartílago más grande que los mamíferos; el cartílago de los tiburones también difiere por poseer alguna calcificación. El cartílago de tiburón es reforzado en puntos sometidos a esfuerzo por placas de apatita, una sustancia compuesta de fosfatos y carbonatos de calcio. En la mayoría de los animales, tal calcificación se limita generalmente a las áreas superficiales, pero las vértebras del tiburón deben soportar las tensiones asociadas a los movimientos de la natación, siendo por lo tanto con frecuencia reforzadas.

Componentes del cartílago de tiburón

El simple análisis químico muestra que el cartílago de tiburón seco e inalterado consiste aproximadamente de 41% de ceniza, 39% de proteína, 12% de carbohidrato, 7% de agua, menos de 1% de fibra y menos que 0,3% de grasas. La ceniza es 60% calcio y fósforo, en la proporción de 2 partes de calcio por 1 de fósforo. Casi no hay metales pesados en la ceniza, porque, sin vasos sanguíneos en el cartílago esos metales encontrados muchas veces en cantidades mínimas en la carne de tiburón no tienen como depositarse en el cartílago. Los altos niveles de calcio y fósforo resultan de la calcificación del cartílago, en especial la de la columna vertebral.

Aunque la proteína que funciona como inhibidora de la vascularización tumoral esté diluida hasta cierto punto por el calcio, fósforo, carbohidratos y otros componentes naturales, los diluentes desempeñan un papel activo en el control de la enfermedad. Los muco-polisacarideos en los carbohidratos estimulan el sistema de inmunidad, que trabaja en sinergia con la proteína en el combate a la enfermedad, y el calcio y el fósforo que son orgánicos son usados metabólicamente como nutrientes.

Cáncer x Cartílago de tiburón

Obviamente el cartílago de tiburón ofrece un inmenso potencial para la prevención y cura del cáncer. Parece, sin embargo, que puede tener también profundo efecto en portadores de otras molestias. Debido al su potencial inibidor de la angiogénesis, el cartílago de tiburón está siendo visado como un potente suplemento en la lucha contra los diversos tipos de cáncer, enfermedad esta que alcanza la millones de personas en todo el mundo.

Cuando citamos que la cartílago de tiburón es un potente inhibidor de la angiogénesis significa que  tiene la capacidad de disminuir la formación de la vascularización que irrigan los tumores. Es necesario saber que los tumores se desarrollan por qué son altamente irrigados, altamente «alimentados», siendo así tener en la naturaleza un suplemento capaz de inhibir esta «alimentación» para los tumores es algo realmente fantástico.

El uso de inhibición de la angiogénesis como preventivo necesita de administración de largo plazo y el nivel de toxicidad debe ser mucho bajo o inexistente en el inhibidor suministrado en comparación con los químicos tradicionales.

La Dra. Patrícia D’Amore y el Dr. Michel Klagsbrun, de la Escuela de Medicina de Harvard y del Hospital Infantil de Boston, revelaron la necesidad de estudios que nos enseñen como controlar la angiogénesis que ocurre en la vascularización de tumores, en la retinopatia diabética y en la artritis reumatoidal.

Mientras el cáncer alcanza millones de nuevas víctimas, cerca de 15% de la población mundial padecen de osteoartritis, que así se vuelve uno de los disturbios crónicos más comunes. La zona lumbar, brazos, piernas, dedos, rodillas y hombros son sólo algunas de las partes afectadas y muchas personas se quedan casi inmovilizadas por la enfermedad, o por la artritis reumatoide, aún más debilitante. En este sentido, se desarrollaron diversas investigaciones probando el potencial benéfico del cartílago de tiburón en estas enfermedades surgiendo resultados positivos.

Artritis Reumatoidal x Cartílago de tiburón

La artritis reumatoidal es una enfermedad inflamatoria que afecta inicialmente las articulaciones del cuerpo. Los defectos de articulación, pérdida muscular y destrucción de huesos y cartílagos están asociados a esta molestia. La artritis reumatoidal varía cuanto a su gravedad, de un incómodo relativamente trivial que tiene lugar una vez y nunca más, a una condición crónica que envuelve una o varias articulaciones, hasta una forma que ocasiona completa invalidez.

La regresión natural de la artritis reumatoidal no acontece porque el cartílago es un tejido con uno de los ritmos de renovación más lentos del cuerpo. La operación – sustitución protética total o parcial son las que producen mejorías más rápidas y notables. Sin embargo, es cara, utiliza recursos valiosos, no siempre es totalmente exitosa y acarrea un riesgo inherente de infección y mortalidad, sobre todo en los ancianos. Los riesgos y costes se multiplican, como cierto, cuando el paciente está afectado en varias articulaciones importantes, lo que es bastante común.

Aunque la causa de la artritis reumatoidal todavía sea un misterio, se sabe que el crecimiento anormal de capilares puede destruir el cartílago de la articulación, y la angiogénesis persistente parece estar en la raíz de la enfermedad. Con base en la asociación entre artritis y cartílago, los investigadores realizaron un estudio, envolviendo 9 personas entre 43 y 49 años con artritis reumatoidal grave.

  • Inicialmente, las 9 personas presentaban dolor y rigidez grave, acentuado hinchazón de las articulaciones e imágenes de rayos X típicas de la enfermedad.
  • Los estudiosos verificaron que una dosis de 500cc (centímetros cúbicos) de cartílago de tiburón administrada por vía subcutánea, de 10 a 35 días, y seguida de dosis de refuerzo a intervalos de 3 o 4 semanas según la necesidad, traía resultados asombrosamente buenos.
  • Los resultados mostraron que un tercio de los artríticos evolucionaron de evaluaciones graves a excelentes; los dos tercios sobrantes fueron del dolor severo a una evaluación buena, y el único tratamiento fue una dosis diaria de cartílago de tiburón.

Osteoartritis x Cartílago de tiburón

La osteoartritis u osteartrosis es una enfermedad destructiva del cartílago articular, localizada en las articulaciones. Esta degeneración de las juntas articulares es el disturbio reumático más corriente que afecta el sistema musculo-esquelético.

La osteortritis probablemente resulta, al menos hasta cierto punto de respuesta al sistema de inmunidad. La presión excesiva puede causar fragmentación del cartílago en puntos de esfuerzo intenso. Los investigadores piensan que el sistema inmunológico del cuerpo puede interpretar los fragmentos como heridas y la reacción del cuerpo frente al «herida» haría generar inflamación en el sitio, resultando en una hinchazón y en algunas personas dolor excesivo.

El cartílago de tiburón parece bloquear el proceso angiogénico, así reduciendo significativamente la inflamación y la dolor en la articulación. Esos efectos transcurren en parte del contenido abundante y eficaz de mucopolisacarideos en el cartílago de tiburón. En todos los casos, la inmovilidad y dolor de artritis resultan de la inflamación y los mucopolisacarideos que combaten la inflamación trabajan junto con la proteínas inhibidoras de la angiogénesis para producir una respuesta mucho más significativa que las que produciría actuando aisladamente.

Artículos relacionados:

Deja un comentario