El colesterol promueve la testosterona

Publicado el 24 agosto, 2017 | Health, Research

Es importante tener en cuenta que no todas las grasas se crean iguales; dicho esto podrías considerar a la grasa como un amigo más que como un enemigo cuando estás entrenando duro, quieres mantener tu nivel de energía en las actividades sociales o en el trabajo y, por supuesto, mantener el romance y la pasión con tu pareja. Algunas grasas buenas se encuentran en alimentos como el aceite de coco, la mantequilla natural, la carne vacuna alimentada con hierbas o aguacates, entre otros alimentos como los pescados o los frutos secos.

No olvides que una dieta equilibrada es una dieta saludable y que el colesterol que añades debería provenir preferentemente de grasas saludables, pero explicaremos a continuación como se relacionan el colesterol y la testosterona; la hormona anabólica que es vital para entrenar o mantener otras actividades, especialmente en los hombres.

Un entendimiento sobre el colesterol

Los huevos son alimentos que aumentan la testosterona; el colesterol es un esterol, más exactamente un esteroide modificado, una molécula de lípidos. Esta molécula de lípidos tiene varios papeles cruciales en todo el cuerpo y el colesterol es tan importante que si no está presente mediante la dieta, tu hígado lo sintetizará para mantenerte vivo.

Está presente en todas tus células, siendo especialmente denso en la membrana que le provee a tus células la capacidad de enviar mensajes entre sí, de modo que seas realmente un ser humano, en lugar de sólo un montón de células muertas que no pueden comunicarse. El colesterol también se puede encontrar en grandes cantidades dentro del cerebro y es vital para sus procesos complejos, pero hay un punto crucial en donde el colesterol es necesario para la regulación hormonal.

El colesterol es un precursor para todas tus hormonas sexuales, y esto incluye la principal hormona masculina, la testosterona. La parte final de toda la síntesis de testosterona es simplemente cuando la hormona luteinizante (LH) desencadena las células testiculares de Leydig para convertir el colesterol en testosterona dentro del saco de los testículos.

Consume proteínas de huevo para sentir el poder en tus músculos




Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE
</p

Lo que significa esto es que el colesterol, la real molécula de lípidos, es como la testosterona bebé; y, no es una sorpresa que varios estudios han descubierto cómo el aumento de la ingesta de colesterol se correlaciona con una mayor producción de testosterona. En otras palabras, si sigues una dieta baja en grasa con cantidades inadecuadas de colesterol, quizás mejores tu sistema cardiovascular pero tus niveles de testosterona sin duda llegará a niveles muy inferiores a los requeridos.

El colesterol, el sistema cardiovascular y la testosterona

No vamos a entrar en el debate sobre el riesgo cardiovascular, sin embargo, deseamos observar otro factor de riesgo de enfermedades del corazón que la testosterona altera positivamente en casi todos los estudios que hemos analizado, el colesterol total y el colesterol LDL. En fin, para resumir, la mayoría de la investigación muestra que los niveles altos de testosterona va empujando a ambos de estos chicos malos para abajo; esto quiere decir que

Ahora sé que algunos de ustedes están convencidos de que el colesterol alto y LDL son realmente buenos para usted. A eso sólo puedo señalar que todos los inversores de placas requieren bajos niveles de LDL y colesterol total. No obstante también existe una correlación entre un nivel de testosterona y el colesterol HDL (benéfico), aunque en este punto los científicos y nutricionistas se pusieron de acuerdo que lo más inteligente que puedes hacer es controlarte a ti mismo mientras consumes grasas.

Una revisión del 2005 hecho en Estados Unidos denominada «Efectos de la testosterona sobre la composición corporal y los lípidos» fue publicada en la revista “Clinical Endocrinology” donde se examinó todos los estudios anteriores e hizo todo lo posible para agregar estadísticamente los resultados. Los investigadores encontraron que, en general, la terapia con testosterona exógena redujo el colesterol total del suero, aunque también concluyeron que no cambió estadísticamente el colesterol LDL; esta conclusión puede ser condenatoria pero echemos un vistazo a otro estudio antes de llegar a decidir sobre esta relación.

Un estudio denominado «Factores de riesgo cardiovasculares y la terapia con testosterona» publicado en la revista “The American Journal of Cardiology” en el mismo año encontró que una terapia con suplementos promotores de testosterona tenía efectos benéficos y deletéreos sobre los factores de riesgo cardiovascular, mejorando la sensibilidad a la insulina, reduciendo la obesidad, al mismo tiempo de disminuir el colesterol total y el colesterol LDL.

Los autores siguieron señalando que el hipogonadismo, un trastorno hormonal que reduce la testosterona está asociado con obesidad central, resistencia a la insulina, niveles bajos de lipoproteína de alta densidad (HDL), altos niveles de colesterol y altos niveles de lipoproteínas de baja densidad (LDL), triglicéridos, fibrinógeno y activador de plasminógeno. En este sentido, podemos concluir que niveles bajos de testosterona simplemente es letal para el sistema cardiovascular y que consumir alimentos con colesterol puede indirectamente además de incrementar los niveles de testosterona, ayudar a fortalecer el sistema cardiovascular.

¿Qué tipo de grasas añades a tu dieta ?



Fuentes

  1. Anabolic Men Reviews: Cholesterol and Testosterone: The Most Important Building Block of them All
  2. Peak Testosterone Research: Testosterone and Cholesterol

Deja un comentario