El estrés y la ganancia de peso

Publicado el 4 diciembre, 2010 | Health

Un alto nivel de cortisol haría que las células de grasa crezcan en tamaño y número

Los estudios están mostrando que las transformaciones impuestas por el estrés y que resultan en tener kilos demás ocurren en diversos frentes, y una de las repercusiones más amplias, está relacionada a los niveles de cortisol; la hormona está asociada al estado de disposición del organismo; sus niveles suben algunas horas antes de despertarse por orden del hipotálamo, una estructura localizada en la base del cerebro que recibe informaciones del cuerpo y regula nuestras reacciones; él instruye, por ejemplo, las glândulas suprarrenales a liberar el cortisol para que, en ese momento, actúe como una especie de despertador.

Como una acción prolongada, la cantidad en la sangre cae gradualmente a lo largo del día llegando a la tasas mínimas a finales de la tarde, preparándose para el relajamiento de la noche, o por lo menos debería ser así. Las condiciones como el insomnio, la depresión y el estrés crónico mantienen el cortisol alto el día todo, induciendo el cuerpo a estar en alerta constante; según los estudios uno de los resultados de esa exposición sin descanso es que los individuos en estrés prolongado producen 2 a 3 veces más cortisol del normal.

En lo que se refiere a los mecanismos de control o ganancia de peso, esto es un desastre; el cortisol excesivo representa una señal de peligro que el cuerpo traduce como una orden para ahorrar energía delante de una inminente situación de emergencia.

Para que la operación sea ejecutada, se desencadena una serie de fenómenos; y uno de ellos fue revelado por científicos del Garvan Institute of Medical Research, de Australia. En trabajo con conejillos, constataron que, en situación de estrés crónico, el cuerpo libera la molécula Y (también llamada de neuropéptido NPY)  que desbloquea algunos receptores – una especie de cerradura química – de las células de grasa.

Entonces como si hubieran recibido una dosis de levadura, las células de grasa crecen en tamaño y número.

Activación del sistema de recompensa

Es un sistema relacionado en actividades como la regulación de las sensaciones de recompensa y el placer. Posee receptores en el cerebro, los músculos, el hígado y en el tejido adiposos y también entra en acción cuando hay estrés, por ello:

  • Actúa en el control del gasto y acumulación energética y en el metabolismo de los azúcares y grasas.
  • Se fuere constantemente estimulado, como ocurre cuando hay estrés crónico, lleva a un aumento exagerado de apetito y a alteraciones que facilitan el almacenamiento de grasas.

Las personas estresadas tienden a buscar alimentos calóricos, ricos en carbohidratos y grasas y esto pasa porque:

  • Los carbohidratos se transforman rápidamente en energía en el organismo y elevan la cantidad de serotonina circulante en la sangre, una sustancia asociada a la sensación de bienestar.
  • Además de dar más sabor a los alimentos, la grasa es almacenada más fácilmente para ser usada en situaciones de peligro.

Recomendamos consumir en forma periodica suplementos naturales como al valeriana, ginkgo biloba, y ginseng.

Artículos relacionados:

Deja un comentario