Compuestos bioativos de las arándanos pueden reducir la presión alta

Publicado el 11 mayo, 2011 | Health

Consumir flavonoides en forma frecuente ayuda a controlar o evitar la hipetensión

La presión arterial elevada o hipertensión es una de las principales enfermedades cardiovasculares en todo el mundo y esto origina accidentes vasculares cerebrales (AVC) y enfermedades cardiacas y cuesta millones de dólares por año en gastos de salud; en términos globales, cerca de un 1/4 de la población adulta es afectada es por ello que muchos centros de estudios como la Universidad de East Anglia (UEA) y Universidad de Harvard lo hicieron llegando a la conclusión que consumir arándanos puede evitar o protegerse a la persona de la hipertensión.

Los estudios publicados en el American Journal of Clinical Nutrition, los nuevos descubrimientos muestran que los compuestos bioactivos de los arándanos llamados antocianinas ofrecen protección contra la hipertensión; en comparación con aquellos que no los consumen, citando que aquellos que comen por lo menos una porción por semana reducen el riesgo de desarrollar la enfermedad en 10%; además se tiene en cuenta que éste es el primero de un gran estudio a investigar el efecto de diferentes flavonoides sobre la hipertensión.

Las antocianinas pertenecen a la familia de compuestos bioactivas, llamados flavonoides y son encontrados en grandes cantidades en la grosellas, framboesas, berenjenas, toronjas y arándanos; otros flavonoides son encontrados en muchas frutas, legumbres, granos y hierbas y presentes en el té, zumo de frutas, vino tinto y chocolate oscuro que ya son conocidos por reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

El equipo de científicos de la UEA y de Harvard estudiaron 134.000 mujeres y 47.000 hombres de la población establecida de Harvard, el Nurses Health Study y el Health Professionals Follow-up Study durante un periodo de 14 años.

  • Ninguno de los participantes sufría de hipertensión al inicio del estudio.
  • Los individuos fueron invitados a llenar cuestionarios sobre su salud cada 2 años, y su ingesta dietética fue evaluada cada 4 años.
  • La incidencia de hipertensión recién diagnosticada durante el periodo de 14 años, y entonces, fue relacionada al consumo de varios flavonoides diferentes.
  • Durante el estudio, 35.000 participantes desarrollaron hipertensión.
  • La información sobre la dieta identificó el té como la principal fuente de flavonoides, con las manzanas, zumo de naranja, mirtilos, el vino tinto, y los morangos que se suministraron también en cantidades importantes.

Cuando los investigadores analizaron la relación entre las subclases individuales de flavonoides y la hipertensión, descubrieron que los participantes que consumían mayores cantidades de antocianinas (encontrado principalmente en arándanos y morangos), tuvieron 8% menos probabilidad de ser diagnosticados con hipertensión en comparación con aquellos que consumían menos cantidades y el efecto fue aún más fuerte en participantes con menos de 60 años.

  • El efecto más fuerte fue atribuido al arándano y no al consumo de morango, comparando las personas que no comían arándanos, con los que comían por lo menos una porción de arándanos por semana teniendo 10% menos probabilidades de hacerse hipertensos.
  • Los científicos admiten que sus resultados son animadores y sugieren que la ingesta dietética de antocianinas puede contribuir para la prevención de la hipertensión.

Las antocianinas son fácilmente incorporadas en la dieta, ya que están presentes en muchos alimentos comúnmente consumidos; los arándanos fueron la fuente más rica en este estudio en particular, ya que también son frecuentemente consumidos en Estados Unidos; pero otras fuentes ricas en antocianinas incluye grosellas, toranjas, berengenas y framboesas.

La próxima etapa de investigación será la realización de ensayos clínicos randomizados con diferentes fuentes alimenticias de antocianinas para definir la dosis ideal y fuentes para la prevención de la hipertensión y eso permitirá el desarrollo de recomendaciones de salud pública orientadas para la reducción de la presión arterial.

Artículos relacionados:

Deja un comentario