Aeróbicos, Dieta e Hipertensión

Publicado el 16 septiembre, 2009 | Health

Un modo de evitar la hipertensión es realizar ejercicios aeróbicos y consumir potasio

Uno de los mayores desafíos de la medicina actual todavía es el control, la prevención y el tratamiento de la hipertensión. Para tener una idea de la dimensión de ese problema de salud pública, podemos citar un reciente levantamiento realizado en Estados Unidos, donde fue constatado que cerca de 50 millones de personas son portadoras de hipertensión. La dificultad del control de la hipertensión es normalmente mayor debido a la frecuente ausencia de síntomas aparentes que posibiliten su diagnóstico precoz. 

En función de esos hechos, todas las campañas de combate a la hipertensión son encaminadas sobre todo para los medios de prevención de la enfermedad. Desde el punto de vista de actitudes preventivas, dos aliados son fundamentales: la educación alimentaria y los ejercicios físicos. Es de conocimiento público el hecho de que, para prevenir la hipertensión, la principal educación de hábitos alimenticios consiste en controlar la ingestión de sal. 

Una investigación reciente realizada en un conceptuado centro médico americano,constató una importante influencia de la ingestión de potasio en el control de la hipertensión. Los investigadores afirman que las personas que ingieren al menos 2,5 gramos de potasio a diario reducen significativamente sus niveles de tensión. El potasio es un elemento encontrado en varias frutas y vegetales, de los cuales los más ricos son el plátano, la naranja y la patata. Es importante recordar que el control de la tensión es un problema complejo que debe siempre partir de la orientación de un médico. 

Desde el punto de vista preventivo, la práctica de actividades físicas regulares, sin duda, es un eficiente medio de combate a la hipertensión. Sin embargo, se sabe que no son todas las modalidades de actividad física que son recomendadas para prevención y control de la hipertensión. El gran beneficio que se puede obtener se origina de la práctica regular de los ejercicios llamados aeróbicos, tales como caminar, pedalear, nadar y correr.

Por último, cabe la consideración de que existen diferentes causas para el problema de la hipertensión, las cuales deben siempre ser adecuadamente evaluadas por un médico, a quien cabrá también orientar la dieta y la indicación de ejercicios físicos.

Artículos Relacionados: Potasio

Deja un comentario