Normas de conducta en el gimnasio

Publicado el 5 agosto, 2010 | Workout

Tomar en cuenta que al compartir el entrenamiento se debe respetar el tiempo y el espacio de los demás

Muchas veces nos quedamos frustrados dentro del gimnasio sobre todo cuando estamos enfocados 100% en el entrenamiento, contando los segundos para cada serie y  esforzándonos al máximo para mantener la intensidad. En un instante alguien ocupa el banco plano y empieza a conversar sobre una salida de fin de semana, cuando se pide para salir a esa persona ya que está perdiendo el tiempo, pero ella continua hasta terminar su conversación y su entrenamiento. Basados en hechos como este, citamos algunas de las normas de conducta que todo practicante de musculación debería cumplir dentro del gimnasio.

Buenos modales dentro del gimnasio

  • Jamás pedir un turno en un equipamiento o banco siendo un practicante que no tiene el mismo nivel de la persona que está haciendo el ejercicio. Es aquella historia de la persona que levanta 10kg en el press queriendo combinar o usar alternativamente el banco con una persona que está levantando 150kg. El pobre, por educación va a aceptar combinar el uso del equipo, pero va a quedarse un poco desaminado por tener que sacar 140kg para el principiante y luego volver a hacerlo para conseguir hacer la serie.
  • No conversar con las personas que están en medio de una serie. Quien entrena de verdad intenta enfocarse al máximo en el ejercicio para conseguir aquella tan sufrida repetición extra, cuando uno está casi llegando a la meta de repeticiones, llega un entrometido preguntando que suplemento tomar después del entrenamiento. Esto nos quita la concentración definitivamente.
  • La higiene es como la educación, es bueno y a todo el mundo gusta. Es muy bueno tener el espíritu hardcore corriendo por las venas, no necesariamente ir a entrenar perfumado después de un baño tomado y con ropa de marca, pero tampoco se puede ir hediondo y con ropa sucia. Nadie está obligado a sentir el hedor de nadie durante el entrenamiento.
  • No pasar mucho cerca de las personas que realizan series pesadas; esto desvía la atención de cualquier persona. Si se está haciendo una serie pesada de sentadillas, y ahí el principiante resuelve coger algo que está bien cerca de donde se está haciendo el ejercicio. Con miedo de golpear al compañero se acaba perjudicando la propia serie.
  • No dejar las pesas o mancuernas tiradas por los pisos o en los aparatos. Si se entrena pesado, probablemente se va a dejar la barra completa, y es mejor saber que el que entrena pesado es la minoría y por ello se debe tratar de quitar los discos y ser educados con los demás. Es mejor no estorbar el entrenamiento de otra personas.
  • Regular el tono en los gritos. Es muy bueno reclutar la fuerza a través de gritos, pero no se necesita gritar mucho y llamar la atención de todo el gimnasio.
  • Cuando el gimnasio está lleno y se desea hacer un ejercicio que ya tiene 3 personas esperando, en vez de aumentar todavía más la cola y estorbar el entrenamiento de todo el mundo, es mejor seguir al próximo ejercicio que se tiene en el plan diario y después hacer el que quedó pendiente. Hacer esto una vez cada tanto, no va a estropear las ganancias musculares.
  • Preguntar a las personas si terminaron el ejercicio, no asumir que ya terminaron. Algo muy habitual que se hace es que se ve el aparato o banco solo por un tiempo y al instante se sale sacando los discos o llevando el banco para el otro lado del gimnasio, sin tener en cuenta que el compañero aún no terminó su serie.

Artículos relacionados:

Deja un comentario