gimnasio

Regresando al gimnasio, ¿es seguro?

Publicado el 8 junio, 2020 | Workout

A unas horas del inicio de la fase 3 exceptuando algunas regiones, quizás estés planificando ir al gimnasio desde el lunes, ¿verdad?.

A medida que un número creciente de comunidades están en desescalada, cada gimnasio que conoces podría reabrir sus puertas, en la península al 50% de sus aforos, por ahora.

Lo que sigue es su consenso de expertos sobre si, cuándo y cómo regresar de manera segura a las salas de pesas, espacios cardio y clases cross training, entre otras actividades.

Muchos empiezan a hablar sobre qué accesorios de higiene son efectivos, qué equipo tienden a ensuciarse más o contaminarse, cómo distanciarse socialmente en las cintas de correr y por qué deberíamos mantener varias toallas de gimnasia limpias sobre nuestros hombros durante nuestros entrenamientos.

Gimnasios y Gérmenes

Por su propia naturaleza, las instalaciones deportivas de un gimnasio tienden a tener gérmenes y no podemos tapar el sol con un dedo.

Según los expertos, cuando hay una densidad relativamente alta de personas haciendo ejercicio y sudando en un espacio contenido, hay condiciones en las que las enfermedades transmisibles pueden propagarse fácilmente.

Si bien no siempre los equipos son fáciles de desinfectar, por ello deberías tener en cuenta donde vas a entrenar, siguiendo los protocolos que te indican y siguiendo tus propios cuidados de higiene, para protegerte a ti mismo con esa responsabilidad que pedimos en relación a los demás.

Desde todos los puntos de vista, «las personas tendrán que entender y aceptar que habrá algún riesgo» al volver visitar sus gimnasios y en este caso el objetivo de todos, además de incrementar los músculos o perder grasa corporal, debería de ser aprender a tomar las medidas de mitigación de esos riesgos y respetar a los demás.

Lava, Pulveriza, Espera, Limpia, Repite

Primero, y lo más esencial, los expertos están de acuerdo, planifica desinfectarte a tí mismo y a cualquier superficie que toques en el gimnasio, con frecuencia.

Debes haber un lavabo con jabón para que puedas lavarte las manos, o una estación de desinfectante de manos tan solo al entrar.

Los procedimientos de inicio de sesión no deben requerir tocar, y los empleados del gimnasio deben pararse detrás de los protectores de estornudos y usar máscaras faciales.

El espacio del gimnasio en sí debe estar abundantemente abastecido con botellas de spray que contengan desinfectantes que cumplan con los estándares.

Además es que lleves paños limpios o toallitas blanqueadoras para desinfectar superficies, aunque muchos gimnasios lo proveerán en este período y, de ninguna manera combines estos trapos con tu tolla personal que es para el sudor.

Es mejor que cada uno lleve su botella de agua para evitar usar fuentes comunes.

Al rociar un desinfectante, dale tiempo, aproximadamente un minuto, para matar los gérmenes antes de limpiar y luego fregar sobre cualquier suciedad o polvo de las superficies.

Idealmente, todos los que hayan levantado pesas o hayan transpirado en los equipos las habrán fregado después.

El punto de riesgo es que no dependas de la limpieza de los extraños, por lo cual debes añadir a tu rutina, limpiar las mancuernas, barras, discos, bancos, perillas o cualquier accesorio que uses.

Ahora, si quieres seguir entrenando en casa puedes hacerlo…



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

Decisiones educadas en el gimnasio

Finalmente, para ayudar a que se adopten estas diversas medidas de seguridad, un gimnasio mediante sus empleados debe rociar su espacio con carteles y otros recordatorios de por qué y cómo desinfectar.

En su estudio sobre microbios y control de infecciones en instalaciones deportivas, los gérmenes se volvieron algo menos frecuentes cuando los investigadores establecieron suministros de limpieza para entrenadores y atletas.

Sorprendentemente la prevalencia de gérmenes cayó casi a cero cuando comenzaron a educar regularmente a los usuarios de las instalaciones sobre cómo y por qué limpiarse las manos y las superficies.

Aún así, la decisión sobre si regresar al gimnasio probablemente seguirá siendo personal, dependiendo en cierta medida de cómo cada uno de nosotros equilibre los beneficios del ejercicio, los riesgos y cualquier fragilidad de salud entre los atletas.

Sobre las mascarillas, podrían humedecerse durante el entrenamiento, reduciendo sus beneficios antimicrobianos, aunque hay soluciones.

Todo se reduce a que los riesgos nunca serán cero, pero al mismo tiempo, «hay tantos beneficios para la salud mental y física» al asistir al gimnasio, que uno puede aceptar los riesgos, aprendiendo a mitigarlos como parte de la rutina.

Sé responsable cuando entrenes con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *