Los ejercicios que no funcionan para las mujeres

Publicado el 11 mayo, 2018 | Workout

Los ejercicios con pesas para mujeres que funcionan mejor para la mayoría de los atletas incluidos los hombres, son aquellos que mueven una carga relativamente grande a una distancia relativamente grande, con un margen razonable de seguridad, por supuesto. Esta es la razón por la cual muchos entrenadores a lo largo de las décadas se han referido a la sentadilla con barra como “el rey de los ejercicios”; algunos optarían por el peso muerto para este título, pero de cualquier manera, son tendencias pero también realidades.

Observa, sin embargo, las características comunes de estos cuatro ejercicios para mujeres, los cuales permiten mover con seguridad una carga grande en una distancia grande. Y, debe notarse que los cuatro movimientos desafían una gran cantidad de músculos simultáneamente. Compararemos estos movimientos con algunos de los ejercicios que vemos realizar a algunas mujeres, como ejercicios principales; no hablamos de que son ineficaces para ciertos objetivos, pero de ninguna manera pueden ser el centro de atención permanente, como muchas veces lo es.

¿Porqué tantas mujeres entrenan de esta manera?

¿Porqué las mujeres que asisten al gimnasio son tan propensas a ignorar el hecho de que para progresar de manera significativa es necesario mover una carga relativamente grande a una gran distancia?.  Es probable que las mujeres aprendan estas técnicas de otros profesionales del fitness, ya sean entrenadores o competidores físicos de algún tipo. Pero suponiendo que este sea el caso, ¿de dónde sacaron estos profesionales tales nociones raras sobre el entreno?

Las mujeres tienen miedo de parecerse a un chaval

Sigue existiendo un mito persistente de que la mayoría de los ejercicios de resistencia convencionales (es decir, los que realmente funcionan) solo servirán para masculinizar a las mujeres, especialmente si se realizan con carga pesada; este error pernicioso es difícil de anular, pues hay una tendencia abrumadora a suponer que si simplemente hacen lo que hace otra persona, obtendrán los mismos resultados que obtuvieron. El problema es que las mujeres no poseen la misma genética ni toman los mismos medicamentos que los gigantes que ven en los gimnasios.

Es un caso clásico de confundir la correlación de causalidad; cuando las mujeres ven el físico voluminoso de las culturistas de alto nivel y los atletas de fuerza, les impide levantar pesas como estas mujeres…. esto, por supuesto, es un error.

Las mujeres no escuchan a buenos entrenadores

Cada vez que se comienza con un nuevo plan de entreno, a menudo hay una batalla de voluntades en juego. Muchas mujeres tienen buenas ideas sobre lo que creen que deberían hacer, y como profesionales de la actividad física, también tienes tus propias ideas en el caso de las atletas. Con más frecuencia de lo que pensamos, los entrenadores tienden a consentir gradualmente los deseos mal informados de sus clientas en lugar de tomar una posición como profesionales e insistir en una buena toma de decisiones.

Las mujeres sobreestiman el costo de energía de los ejercicios que hacen

Muchos hombres cometen este error también; se aplica particularmente a los ejercicios de salto, que son muy extenuantes y, por lo tanto, crean la suposición de que queman muchas calorías. Y para ser justos, por unidad de tiempo, muchos de estos ejercicios queman más calorías que otras opciones.

Hay algunos problemas con este pensamiento

  • No puede hacerse estos ejercicios durante el tiempo suficiente para acumular gran cantidad de calorías quemadas.
  • Los ejercicios de salto en particular son muy riesgosos para las articulaciones, especialmente las rodillas de las mujeres, lo cual crea algunas complicaciones.

Siempre que se evalúe el valor potencial de un ejercicio, se debe examinar la relación costo-beneficio. Un bajo beneficio y un bajo riesgo equivale a un valor mínimo; un bajo beneficio y un alto riesgo es peligroso y contraproducente; lo que se busca idealmente es un bajo riesgo y alto beneficio, entonces esos ejercicios que generalmente las mujeres desarrollan hacen poco o nada para desarrollar fuerza o músculos.



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

Las mujeres ceden al aburrimiento

El entreno verdaderamente efectivo tiende a ser un poco monótono; esta es la razón por la cual los programas de ejercicio comercial más exitosos (como P90X) se basan en un alto grado de variedad. Sin embargo, los programas de entreno con pesas más exitosos son un poco aburridos en comparación con éstos, por lo cual se debería analizar los posibles escenarios antes de encarar un plan de entreno serio.

Las mujeres gravitan hacia lo que mejor saben hacer

Es solo naturaleza humana; las mujeres tienden a ser relativamente mejores en tareas que requieren más movilidad, resistencia y complejidad, y su entreno tiende a reflejar esta tendencia, incluyendo buscar a un hombre como entrenador.

Los problemas no se limitan a ejercicios ineficaces, sino que también implican una carga inadecuada y demasiado tiempo dedicado a actividades “preparatorias” de bajo rendimiento. Los entrenadores que no saben como funciona el cuerpo de una mujer no tienen en sus mentes las comparativas en relación al cuerpo del hombre; no todos son iguales, pero estos tipos de  entrenadores simplemente no respetan ni valoran a la mayoría de sus clientas.

Tres cosas que las mujeres hacen bien

Hay muchas cosas que los hombres pueden aprender de las mujeres en el gimnasio; por ejemplo, los hombres tienden a centrarse excesivamente en el peso de la barra y no lo suficiente en la calidad del movimiento, el rango de movimiento y el vínculo mente-músculo. Los hombres siempre colocan la cantidad por encima de la calidad, y a menudo en detrimento de ellos, mientras no es así con las mujeres.

Las mujeres nunca empujan al dolor de maneras estúpidas, tampoco; los hombres a menudo permiten que el ego tenga prioridad sobre el sentido común, haciendo tonterías que pueden ser peligrosas.

Por último, las mujeres a menudo tienden a considerarse a sí mismas novatas cuando en realidad tienen bastante conocimiento, mientras que los hombres tienden a pensar, simplemente por el hecho de tener un cromosoma “Y”, que nacieron sabiendo como entrenar; el resultado es que las mujeres están mucho más abiertas al aprendizaje que los hombres.

¿ Trabajas con pesas específicamente o sigues un plan de entreno funcional ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *