¿Por qué el ejercicio no es negociable cuando se tiene diabetes?

Publicado el 10 diciembre, 2019 | Health, Research

El ejercicio es un componente esencial para controlar la diabetes y mantener el bienestar entre los diabéticos.

La diabetes es solo una de las muchas dolencias crónicas que prevalecen entre millones de personas que sufren cada año y miles recién diagnosticadas cada período de tiempo; ahora bien, ya sea que tengas diabetes tipo 1 o 2, tomar decisiones saludables de estilo de vida en forma de ejercicio (físico y mental), dieta y control de la salud mental son vitales para mantener a raya esta afección que pone en peligro la vida.

Entonces, nos centraremos en el aspecto del ejercicio del manejo de la diabetes porque es un componente crucial, pero también cubriremos brevemente la dieta y el ejercicio mental (meditación, etc.) porque todos estos factores juegan un papel muy importante en tu bienestar general.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que afecta la forma en que el cuerpo usa el azúcar en la sangre y es el resultado de los niveles altos de glucosa o azúcar en la sangre; ahora, la glucosa se suministra en nuestros cuerpos a partir de los alimentos que consumimos, y luego se usa para obtener energía en el cuerpo con la ayuda de la hormona insulina; que es producida por el páncreas

Pero si este proceso no ocurre de manera eficiente debido a varios factores posibles, como los hábitos de estilo de vida e incluso antecedentes familiares de la enfermedad, resulta en diabetes, la cual puede afectar a otros órganos como el corazón, los riñones, las articulaciones (los pies especialmente) y los nervios en general.

¿Cuál es la diferencia entre el tipo 1 y el tipo 2?

Las dos formas de diabetes son tipo 1 y tipo 2, siendo la primera más severa y la segunda la forma más común que padecen las personas; más del 90% de las personas con diabetes son del tipo 2, pero cuando hablamos de tipo 1 es que el cuerpo ya no produce insulina, siendo ocurrente más en niños y adultos jóvenes. Esto resulta cuando el sistema inmune va atacando las células enel páncreas que crea insulina; en este escenario, el tratamiento diario es absolutamente crucial.

La diabetes tipo 2 significa que el cuerpo no utiliza la insulina de manera efectiva o que no la crea en absoluto; esta forma es más común en personas de mediana edad y mayores, pero cualquiera puede desarrollarla. En innumerables estudios se ha demostrado los efectos positivos del ejercicio para la prevención y el manejo de la diabetes y la resistencia a la insulina, pero estos efectos son mucho más prominentes en combinación con la elección de un estilo de vida saludable.

El ejercicio, el estrés y la diabetes

El estrés afecta a casi todos y con la dieta acelerada y deficiente, y el mundo de altas expectativas en el que vivimos hoy, no es de extrañar que estemos experimentando tanta enfermedad en el cuerpo. El estrés hace que se liberen hormonas como la adrenalina y el cortisol en cantidades excesivas, y cuando estos niveles hormonales se mantienen en el cuerpo, se producen problemas o equilibrios, depende de como se den las cosas.

El estrés también tiene una correlación directa con el aumento de los niveles de glucosa en sangre y solo exacerba el problema. Por lo tanto, el manejo del estrés es imprescindible y el ejercicio es un arma muy necesaria en el arsenal de manejo del estrés porque no solo ayuda a controlar la diabetes, sino que también la evita e incluso puede ayudar a mejorar una condición específica.

El ejercicio libera sustancias químicas para mantener el bienestar en el cerebro llamadas endorfinas que afectan directamente el estado de ánimo y distraen de muchos de los factores estresantes típicos de la vida, pero también fortalece el corazón, potencialmente disminuye la presión arterial y también da más confianza a los diabéticos o a todos.

El estrés a corto plazo es normal, pero el estrés a largo plazo es mortal.

El ejercicio, el control de peso y la diabetes

Las personas con sobrepeso y obesidad en promedio tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 debido a su condición física… está bien explicado con una analogía simple. Lo que sabemos en la prevención de la diabetes, y en la prediabetes, es que una cantidad muy modesta de pérdida de peso tiene una gran reducción en el riesgo de tenerlas.

Si pierdes el 7% de tu peso corporal, reduces el riesgo en un 60%. Y, de hecho, si eres un adulto mayor, es más del 70%.

Como puedes ver, el ejercicio no es opcional, sino más bien una necesidad, especialmente si eres una persona con sobrepeso, además los nutricionistas por sí solo no tendrán una solución, sin embargo al añadir un programa de entrenamiento específico las cosas pueden mejorar o por lo menos no empeorarán en casos generales obviamente.

El ejercicio y los hábitos alimenticios

A veces, una dieta saludable es algo difícil de mantener con todas las opciones deliciosas y la falta de conocimiento nutricional. Pero la buena noticia es que el ejercicio puede disminuir el impacto de los efectos de una mala dieta en la salud, en una sociedad donde las opciones procesadas de comida rápida son la principal fuente de nutrición para muchos y una gran razón es que evita los síntomas crónicos asociados con ciertas dolencias.

Pero no pienses que puedes comer mal, luego hacer ejercicio y todo irá bien porque no funciona de esa manera, ya que es una retroalimentación que hará que tu mente se controle y vaya modificando el estilo de vida anterior.



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

El ejercicio, la salud mental y la diabetes

Un diagnóstico de diabetes o cualquier otra enfermedad crónica puede ser desalentador y, sin duda, puede influir en la salud mental. De hecho, las personas que padecen diabetes tienen un mayor riesgo de depresión, ansiedad e incluso trastornos alimentarios; en este caso tener un desafío que forma parte de un programa de entrenamiento diario puede ayudar aumentando el estilo de vida y las esperanzas entre las personas con depresión.

La diabetes en sí también puede provocar un trastorno mental en las formas mencionadas anteriormente debido a las fluctuaciones potenciales de los niveles de azúcar en la sangre; que cuando se suman, puede causar una afección llamada angustia por diabetes. Muchos piensan que no sirve de nada tratar de hacer algo para tratar de mejorar esta condición debido a que se sienten desesperados e indefensos y, por lo tanto, la salud mental empeora con este proceso de pensamiento condenado.

Bueno, la verdad absoluta del asunto es que el ejercicio es tan importante para el bienestar mental como lo es para la salud física. Van de la mano y uno sin el otro es siempre una receta para pasarla mal cuando una persona tiene diabetes, por tanto es cuestión de ir cogiendo ritmo lento a moderado hasta lograr que sea un hábito diario y elevar así la calidad de vida.

Entonces, sea cual sea la actividad que se seleccione, los diabéticos deben ser consistentes; se puede entrenar con pesas, trotar, hacer deportes o cardio puro… todas son una opción saludable y viable. Según la literatura, todas las formas, ya sean aeróbicas, anaeróbicas o combinadas, son igualmente buenas para mejorar los valores de HbA1c.

En este caso el ejercicio mental del manejo de la salud mental es crucial y debe estar presente; actividades como la meditación, el yoga o pilates e, incluso algunas terapias forman parte de las herramientas que están disponibles para luchar dentro de una batalla cuesta arriba. Hablar con alguien e implementar estrategias cognitivas marcará la mayor diferencia para la salud mental y por consecuencia redundar positivamente en la salud fisiológica al tener diabetes.

¿Cuando es el mejor momento para hacer ejercicio?

Al menos una o tres horas después de una comida cuando los niveles de azúcar en la sangre son relativamente más altos es el mejor momento de entrenar. Pero si eres diabético y tomas insulina, asegúrate de controlar tus niveles de azúcar en la sangre antes y después de cualquier tipo de actividad física.

  • Si tus niveles están por debajo de 100 mg/dL, come algo para aumentarlo porque puedes estar en alto riesgo de tener hipoglucemia.
  • Si los niveles son superiores a 250 mg/dL, evita el ejercicio por el momento, ya que potencialmente puede empeorar la situación.

Además, es importante verificar tus niveles de insulina después de cualquier forma de actividad física, para asegurarte de estar dentro de un rango saludable y evitar la hipoglucemia.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *