El Potaje de Cuaresma

Publicado el 28 marzo, 2013 | Multimedia

Una dosis proteica con sabores realmente expléndidos durante la cuaresma

Tradicionalmente es un potaje que se ha servido los viernes de cuaresma como consecuencia de la prohibición religiosa de comer carne en este período; el preparado contiene como aporte proteínico bacalao en salazón y es considerado como uno de los platos más encontrados en Semana Santa; lo podemos encontrar también con el nombre de Potaje de Bacalao con Garbanzos y Espinacas por sus ingredientes.

El protagonista de este potaje es el bacalao que proviene de un salazón y por esto debe prepararse en remojo un día antes; el potaje suele estar elaborado con garbanzos, también con judía blanca y todo ello cocido con unos manojos de espinacas y cebolla, ajos, aceite, pimentón.

Hay que poner los garbanzos en agua caliente hasta que lleguen a su media cocción, tras esto se añade el bacalao, la espinaca y se espera a que esté preparado añadiéndose también un sofrito y alguna hoja de laurel y se deja reposar una media hora y se sirve caliente; el truco de la preparación está sólo en saber el momento en el que se vierte el pescado y la espinaca sobre los garbanzos hirviendo.

Fuente: 20 Minutos