¿Qué comer en otoño?

Publicado el 21 septiembre, 2019 | Health

El otoño está en pleno apogeo y, al igual que nuestra selección de vestuario cambia con las estaciones, ¡nuestra dieta también debería cambiar! ¿Por qué?… bueno; debido a que nuestros cuerpos necesitan cambiar a lo largo de las estaciones, entonces, comer una ensalada en invierno sería el equivalente a usar un bikini cuando las temperaturas son frías y a menos que vivas en un país tropical, la idea de usar trajes de baño en invierno parece una locura.

Entonces, ¿qué se debe comer en esta época del año?; a medida que las temperaturas bajan, necesitamos nutrir y calentar el cuerpo desde adentro, para equilibrar el Yin y el Yang. Si estamos comiendo alimentos «fríos», también conocidos como alimentos Yin, como frutas, verduras crudas, ensaladas y bebidas, estamos abrumando al Yin, dejándonos sentir frío de adentro hacia afuera y más propensos a enfermarnos. En este caso, los meses más fríos como los que se inician en otoño tienen que ver con comer los alimentos Yang que sean nutritivos y que sirven para equilibrar nuestras hormonas, fortalecer nuestro sistema inmunológico, aumentar nuestra energía y sentirnos bien.

Añade suplementación para tu sistema inmunológico




Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

¿Cuales son los alimentos de otoño?

Se trata de comer de manera estacional y local; esa es la regla de oro. Los siguientes alimentos son los que estarán en temporada ahora y que deberían ser parte de nuestra dieta:

  • Vegetales de raíz: zanahorias, calabaza, calabaza y batata
  • Granos integrales: arroz integral, quinua, avena y mijo.
  • Legumbres: frijoles, garbanzos, lentejas, soja.
  • Vegetales verdes: brócoli, espinacas, col rizada, apio, rúcula y alcachofas
  • Frutas: calabazas, manzanas, granadas, cítricos y peras.
  • Hierbas: jengibre, cúrcuma, canela, romero, tomillo, albahaca y eneldo.
  • Carnes: es mejor consumir pescados, pollo, pavo y solo un poco de ternera.

El desayuno podría empezar con una papilla nutritiva y tibia hecha con avena previamente remojada, leche de origen vegetal, manzana rallada, jengibre y canela y algunas nueces o almendras y semillas de nuestra elección. Mientras, el almuerzo debe combinar algún tipo de grano con tubérculos, legumbres y un lado de vegetales verdes para hacer un tazón macro; si es necesario añadir salsas naturales con tomillo y romero y, hasta un pequeño pedazo de carne magra a elección. Obviamente la cena se relaciona al horario de entreno, pero lo ideal es prepararnos una sopa hecha de verduras, legumbres y granos o un buen pescado/pechuga de pollo al vapor, a la parrilla o al horno con un poco de ensaladas.

Además, recordemos que debemos seguir hidratándonos a pesar de las bajas temperaturas; añadir infusiones como las hechas de boldo, té rojo, pasiflora, jengibre o manzanilla, no solo mantendrá la digestión saludable, sino el sistema en perfecto funcionamiento. Añadir té verde, ginseng o equinácea a las infusiones, permitirá que recibamos antioxidantes, antbióticos y otros compuestos para proteger nuestras defensas, sobre todo en otoño donde van apareciendo los virus como la gripe entre otros.

¿Tienes planificada tu dieta de otoño?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *