Los siropes son parte de las fiestas navideñas

Publicado el 22 diciembre, 2019 | Health

A menudo nos preguntan: ¿vale la pena cambiar el azúcar por un jarabe o sirope dulce alternativo como la miel o el agave?. Los siropes a menudo son más caros que el azúcar, pero ¿se merecen un lugar durante las fiestas navideñas.

Un estudio del 2009 hecho por científicos de la Universidad de Oslo descubrió que algunos edulcorantes alternativos, por ejemplo, la melaza negra y el azúcar de dátiles tienen el mayor valor antioxidante, seguidos por el azúcar de malta de cebada y el jarabe de malta de arroz integral, además seguidos por el azúcar moreno oscuro y el jarabe de arce, pero vamos a analizar las ventajas de cada uno de ellos y porqué deberían ser parte de vuestras fiestas navideñas.

En MASmusculo los más populares son el sirope cero calorías ya sea de caramelo o fresas (especial para los que hacen dieta y diabéticos), los frutales ricos en fibras, entre otros como los siropes de coco, de dátiles o hasta de manzanas. Su utilización extendida en la cocina de todos, incluidos los deportistas se da porque puede servir para acompañar los yogures, crepés, galletas, postres, helados o tortas, propias de estas épocas de fin de año.

El sirope de arce

Este sirope es la savia del árbol de arce azucarero silvestre que se ha concentrado y es una mezcla de azúcares: de 90 a 100% de sacarosa y de 0 a 10% de glucosa o fructosa. También hay trazas de ácidos orgánicos, vitaminas y algunos materiales minerales disueltos en el sirope de arce, siendo el manganeso, el potasio, el hierro y el calcio los minerales más prevalentes; tiene un valor alimenticio similar al sirope dorado o la melaza.

  • La savia que exuda del árbol se hierve para reducirla y hacer el dulce sirope de arce; la etiqueta debería decir simplemente «jarabe o sirope de arce 100% puro» y su IG es de 54 (medio-bajo).

El sirope de agave

El néctar de agave oscuro se extrae de varias especies de la planta de agave en México, pero su gran punto de diferencia es que es principalmente fructosa, mientras que el azúcar es mitad fructosa y mitad glucosa. Gracias a su fructosa, el sirope de agave es aproximadamente 1,5 veces más dulce que el azúcar de mesa y tiene un IG (índice glucémico) mucho más bajo, sin embargo, es este alto contenido de fructosa lo que significa que puede ser una causa de problemas digestivos para algunas personas.

A menudo se afirma que es una alternativa más saludable al azúcar, pero no es más saludable que el sirope de arce o el sirope dorado. Ambos todavía contienen aproximadamente el mismo nivel de azúcares y han pasado por un proceso similar de filtración, ebullición y reducción. En fin, para los que quieran disfrutarlo durante las fiestas navideñas lo pueden hacer pues tiene una consistencia similar al sirope de arce, pero con matices de caramelo, pero con un IG de 15 que es muy bajo.

El sirope de coco

La industria trata de seleccionar un edulcorante natural que tenga en cuenta: la fuente y la calidad del edulcorante y los tipos de azúcares que llevaría. En cuanto a los siropes más populares como el de arce, miel/melaza, agave y otros azúcares naturales no hay intrínsecamente malo ene llos, sin embargo el sirope de coco puede dar la dulzura extra dentro de un estilo de vida saludable, incluso durante las fiestas navideñas.

El sirope de coco se hace de manera similar al sirope de arce, tocando el árbol de coco para liberar la savia; luego, la savia se calienta y el agua se evapora, produciendo un jarabe deliciosamente concentrado. El sirope de coco tiene un rico y mantecoso sabor a caramelo y una consistencia similar al sirope de arce con un IG menor (54), es más rico en minerales que se extraen del suelo donde crecen los cocoteros como el potasio, magnesio, zinc y hierro y 17 aminoácidos, además de añadir una forma de inulina polisacárido, una fibra prebiótica bien conocida que ayuda a la digestión.



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

El sirope dorado

El jarabe dorado se deriva de la melaza, el jarabe residual que queda de la molienda de la caña de azúcar; es una mezcla de tres azúcares: sacarosa, glucosa y fructosa, pero como contiene más agua y menos sacarosa que el azúcar de mesa blanco, no es tan dulce. Es un sirope de azúcar concentrado con un sabor distintivo y color dorado con un IG medio de 60.

La melaza

Es un líquido oscuro y pegajoso que es el sirope que queda después de que el azúcar crudo se cristaliza durante la molienda del azúcar. Es una mezcla de 36-38% de sacarosa, 10-13% de glucosa y fructosa y 24-30% de agua. También posee algunos minerales como magnesio y potasio y trazas de vitaminas B, además se ha promocionado como un «alimento saludable», pero las cantidades de estas vitaminas son pequeñas, aunque su IG es de 55-60, casi similar al sirope dorado, siendo atractivo por su categoría de ser orgánico; sin dura muchos lo usarán durante las fiestas navideñas.

El sirope de mata de cebada

También conocido como extracto de malta o simplemente malta, está hecho de cebada germinada; los granos de cebada se sumergen en agua, se calientan suavemente y se dejan germinar, lo que desencadena enzimas que convierten los almidones de cebada en azúcares y sus proteínas en aminoácidos.

Luego se mezcla con agua, se hierve, se concentra y se filtra para que se pueda extraer el jarabe azucarado; esto crea un sirope marrón oscuro, espeso y pegajoso con un distintivo sabor a malta. Es aproximadamente la mitad de dulce que el azúcar blanco refinado, por lo que puede tener la tentación de agregarse más para obtener la dulzura que se busca. En sabor, se compara con melaza oscura y es excelente para hornear panes. Como se esperaba, de sus azúcares, contiene alrededor del 75% de maltosa, 16% de glucosa y pequeñas cantidades de sacarosa y fructosa con un IG bajo de 42.

El sirope de malta de arroz integral

Este es un edulcorante que se parece a la melaza, espeso y oscuro, pero con un mejor sabor más parecido al sirope de malta de cebada o miel fuerte. Se produce comercialmente cocinando harina de arroz integral o almidón de arroz integral con enzimas; esto descompone los almidones en azúcares más simples como líquido. El jarabe se filtra y se reduce calentándolo hasta que se alcanza la consistencia deseada y se evapora el exceso de agua.

Los azúcares en el producto final son 45% de maltosa, 52% de maltotriosa (un triple azúcar) más un pequeño 3% de glucosa y se puede usar de la misma manera que la melaza, sin embargo su IG es muy alto como de 98, lo que puede servir en ciertos momentos como al culminar un entrenamiento durante estas fiestas navideñas.

Feliz Navidad os desea MASmusculo !!!



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *