El resveratrol podría ser un excelente anti-inflamatorio natural

Publicado el 7 septiembre, 2010 | Health

Se cree que puede incrementar la longevidad y también desempeñar un papel en la resistencia a la insulina, previniendo el estrés oxidativo

El resveratrol, un extracto de planta popular ha mostrado ser capaz de prolongar la vida en levadura y en animales inferiores, debido a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, también parece suprimir la inflamación en los seres humanos, basándonos en los resultados del primer ensayo prospectivo en humanos del extracto realizado por la Universidad de Endocrinología en Buffalo. El resveratrol es un compuesto producido naturalmente por varias plantas, cuando se encuentran bajo ataque de patógenos tales como bacterias u hongos, y se encuentra en la piel de las uvas rojas y el vino tinto. También se produce por síntesis química derivada fundamentalmente de una planta japonesa y se vende como un suplemento alimenticio.

Husam Ghanim, PhD, investigador y profesor asistente de medicina de la UB y el primer autor del estudio, señala que el resveratrol ha demostrado poder prolongar la vida y reducir la tasa de envejecimiento en la levadura, gusanos redondos y moscas de fruta. Se cree que las acciones son producto del incremento de un determinado gen asociado con la longevidad. También se cree que el compuesto puede desempeñar un papel en la resistencia a la insulina, así también, a una condición relacionada con el estrés oxidativo, que tiene un importante efecto perjudicial sobre la salud en general.

  • Dado que no existen datos que demuestran el efecto del resveratrol sobre el estrés oxidativo e inflamatorio en los seres humanos hemos decidido determinar si el compuesto reduce el nivel de estrés oxidativo e inflamatorio en los humanos, citan los investigadores.
  • Varios de los mediadores clave de la resistencia a la insulina también son pro-inflamatorios, por lo que investigaron también el efecto del resveratrol en sus manifestaciones, también.

Otro estudio fue realizado en el Centro de Salud de Diabetes y Endocrinología Kaleida, del oeste de Nueva York.

Un suplemento nutricional que contiene 40 mg de resveratrol se utilizó como producto activo. Los 20 participantes fueron distribuidos aleatoriamente en dos grupos de 10: un grupo recibió el suplemento, mientras que el otro grupo recibió una píldora idéntica con ningún ingrediente activo. Los participantes tomaron la píldora una vez al día durante seis semanas. Se tomaron muestras de sangre en ayunas al inicio de la prueba y en las semanas uno, tres y seis.

Los resultados mostraron que el resveratrol suprimió la generación de radicales libres o especies reactivas del oxígeno, moléculas inestables que causan estrés oxidativo y la liberación de factores proinflamatorios en el torrente sanguíneo, lo que puede dañar el revestimiento de los vasos sanguíneos.

  • Las muestras de sangre de las personas que tomaron el resveratrol también mostraron la supresión del factor de necrosis proteínica inflamatoria tumoral (TNF) y otros compuestos similares que aumentan la inflamación en los vasos sanguíneos e interfieren con la acción insulínica, causando resistencia a la insulina y el riesgo de desarrollar diabetes. Estos factores inflamatorios, en el largo plazo, tienen un impacto en el desarrollo de diabetes tipo 2, el envejecimiento, las enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovascular, señalaron los investigadores.
  • Las muestras de sangre de los participantes que recibieron el placebo no mostraron cambios en estos marcadores pro-inflamatorios.

Si bien estos resultados son prometedores, agregaron que el estudio no eliminó la posibilidad de que algo en el extracto que no es el resveratrol  se encargó de los efectos anti-inflamatorios, ya que el producto que usaron sólo tenía 20% de resveratrol, por lo que es posible que algun otro ingrediente en sinergia con éste sea responsable de los efectos positivos. Estos agentes podrían ser incluso más potentes que el resveratrol. Ahora están estudiando preparaciones más puras para seguir realizando pruebas.

El estudio fue apoyado en parte por subvenciones de los Institutos Nacionales de la Salud y la Asociación Americana de Diabetes.

Artículos relacionados:

Deja un comentario