El ejercicio y la sensibilidad al dolor

Publicado el 22 agosto, 2014 | Health

Según los neurólogos, el entreno aeróbico de intensidad moderada es la clave

A principios de 1990 la comunidad científica descubrió que los hombres con un estilo de vida sedentario son más capaces de soportar el dolor si se ejercitan con intensidad moderada tres veces a la semana; el entrenamiento de fuerza no tiene ningún efecto sobre la tolerancia al dolor, sin embargo, según los investigadores, los hombres que que completaban un ciclo de entreno aeróbico en bicicleta, en la piscina, o haciendo remo de entretenimiento, eran capaces de soportar mejor el dolor en pocas semanas.

Los científicos de la Universidad de Nueva Gales del Sur dio otro buen vistazo a los efectos del entrenamiento aeróbico en relación a la tolerancia al dolor, trabajando con 12 voluntarios que tenían que desplazarse a una intensidad del 75% de su frecuencia cardíaca máxima, durante media hora, 3 veces a la semana durante 6 semanas, comparando los resultados con un grupo de control que se quedó parado.

Antes del periodo de entrenamiento y después del mismo, los voluntarios deberían apretar pinzas de mano, usando una correa atada alrededor de sus brazos para restringir el suministro de sangre; con este parámetro, se medía el tiempo en que podían seguir apretando la pinza, concluyéndose que los voluntarios que habían hecho bicicleta eran capaces de mantener la pinza durante más tiempo porque eran capaces de soportar mejor el dolor.

Cuando los investigadores midieron la cantidad de oxígeno, observaron que la capacidad de absorción de los voluntarios se incrementaba o disminuía, relacionando el aumento de dicha capacidad con el incremento de la cantidad de tiempo que podían mantener apretada la pinza.

Los resultados de este estudio demostraron que cuando se hace aeróbicos con intensidad moderada durante 6 semanas, se incrementa la tolerancia al dolor, y esta demostración es interesante porque el ejercicio puede influir en la sensibilidad al dolor, independiente de la enfermedad o problema fisiológico que se tenga. Esta nueva visión entonces puede significar mucho para algunas poblaciones clínicas con baja tolerancia al ejercicio y el beneficio que les puede otorgar el entreno aeróbico en sus recuperaciones.

El aumento de la tolerancia al dolor a través de entreno aeróbico regular, por otro lado, puede ayudar a desarrollar planes de entreno más intensos, que permitan superar ciertos límites neuromotores, incrementando la percepción de esfuerzo, y mejorando todos los aspectos de rendimiento, sobre todo en planes de entreno de fuerza orientado a la hipertrofia, fitness, o actividades de fuerza y potencia en diversas disciplinas deportivas.


Deja un comentario