El caso de los alimentos verdaderos

Publicado el 16 agosto, 2011 | Health

Los alimentos funcionan sinérgicamente y la industria de la suplementación avanza siguiendo este concepto

Hay algo más en una zanahoria que el betacaroteno, el licopeno es mejor cuando lo obtenemos a partir de los tomates, y cuando llenamos los platos con salmón, estamos sirviéndonos de algo más que omega-3; durante años la comunidad científica ha visto a las vitaminas y nutrientes como lo mejor que la alimentación tienen ofrecen, pero los estudios contemporáneos sobre nutrición han aislado al  betacaroteno, calcio, vitamina E y licopeno, entre otros nutrientes, a fin de estudiar sus beneficios de salud en el cuerpo; pero ahora, tras varios estudios sobre muchas vitaminas ya realizados; hay resultados decepcionantes, hay una creencia creciente de que la comida es más que la suma de las partes de nutrientes.

En un comentario reciente para la revista Nutrition Reviews, el profesor de epidemiología David R. Jacobs de la Universidad de Minnesota afirma que los investigadores de la nutrición deben centrarse en alimentos integrales y no solo en nutrientes aislados.

  • Los científicos discuten sobre la necesidad del regreso al alimento como fuente de conocimiento nutricional, escribe el Dr. Jacobs con la co-autora Linda C. Tapsell, una investigadora de nutrición de la Universidad de Wollongong, en la Australia.
  • Ellos creen que la ciencia de la nutrición debe comenzar a considerar los efectos de la sinergia de los alimentos, la noción de que no es probable que los beneficios de salud de determinados alimentos provengan de un único nutriente, pero sí de las combinaciones de compuestos que funcionan mejor juntos que separados.
  • Todos los alimentos son mucho más complejos que cualquier producto sintetizado, entonces no tiene sentido querer separarlos en componentes aislados, muchos especificamos siempre y nos centramos por ejemplo en los carbohidratos y grasas, como si fueran entidades unificadas, pero  pueden no serlos; son extremadamente complejos.

Este tipo de visión estrecha sobre los efectos de los nutrientes simples, transcurre desde los primeras investigaciones que en 1937, premiaron a científicos otorgándoles el Premio Nobel por haber identificado a vitamina C como componente esencial en frutas cítricas, que previenen el escorbuto y este descubrimiento estimuló el interés por la comunidad científica para estudiar otros nutrientes biológicamente activos en los alimentos.

De momento los estudios han demostrado que las dietas ricas en frutas y vegetales, grasa natural, y pescado, entre otras cosas, están asociadas a una mejor salud, pero muchos investigadores han estado muy ocupados a desmembrar esos alimentos para identificar los nutrientes más poderosos; por ejemplo, la vitamina E ha sido ampliamente estudiada por su efecto protector del corazón.

Pero atribuir los beneficios generales de salud de una dieta a un único compuesto puede ser un error; por ejemplo, varios estudios han sugerido una asociación entre dietas ricas en betacaroteno y vitamina A, y un más pequeño riesgo para varios tipos de cáncer.

Pero Dr. Jacobs observa que la mejor explicación puede ser simplemente que la sinergia de alimentos, en vez de la actividad biológica de algunos nutrientes esenciales es la verdadera razón por la cual determinadas dietas, así como aquellas que son consumidas en las regiones del Mediterráneo y en el Japón, disminuyen los riesgos de enfermedades cardíacas y otros problemas de salud.

Se resumen que los componentes son realmente activos y así como en la dieta pueden asumir su rol de importancia solo en combinación pueden actuar como para los que fueron prescriptos; así mismo la industria de los suplementos naturales basados en estos principios activos desarrollan productos en matrices de última generación que sí aprovechan esos beneficios, acordando que solo funcionan si se tiene una dieta balanceada apropiada.

Artículos relacionados:

Deja un comentario