Como evitar la anemia sin apelar al bistec de hígado

Publicado el 15 julio, 2010 | Health

Una dieta variada y los suplementos de hierro pueden ayudar

Hay otros alimentos, menos polémicos, que alejan la enfermedad. La palidez y la falta de disposición dan las pistas; tras el examen de sangre, viene la constatación: la anemia. El problema es más común de lo que se piensa, sobre todo en las mujeres en edad fértil (la pérdida de sangre en la menstruación es un factor de riesgo cuando no existe una alimentación balanceada). Pero, siguiendo una dieta balanceada, esta incidencia tiende a disminuir. Y no se necesita torcer la nariz, creyendo que la con mucha remolacha y bistecs de hígado, se puede mejorar el estado del organismo.

Al contrario con lo que mucha gente piensa, el hígado ni debe formar parte de la dieta, ya que es el órgano que tira las impurezas, y metaboliza medicamentos y hormonas consumidos por los animales, por ello es una fuente de nutrientes que debe ser evitada, afirman muchos nutricionistas e investigadores.

Como tratar la anemia

El secreto para tratar la enfermedad, como se puede imaginar, está en el aumento del consumo de hierro. Pero este mineral no está presente sólo en la carne. Los especislistas dan algunas sugerencias de consumo para que se vaya variando dieta y quedarse bien lejos de las incomodidades causadas causadas por la anemia.

  • Hojas verdes oscuras: brócoli, rúcula y berro son fuentes de vitamina C, hierro y magnesio. La vitamina C mejora la absorción de hierro contenido en las fuentes vegetales.
  • Cereales integrales: al contrario de los refinados, ellos preservan la película del grano, fuente natural de hierro.
  • Azúcar negra sin refinar: contiene hierro (lo que no acontece en el azúcar blanco).
  • Frijoles, guisantes, lentejas: las leguminosas son fuentes de proteína y de hierro, que auxilia en el combate de la anemia.
  • Carne roja: es una buenísima fuente de hierro, en una versión en que el mineral es fácilmente absorbido por el organismo.

Refuerzo con suplementos

En los casos de anemia, los médicos y nutricionistas acostumbran indicar una buena suplementación:

El hierro, dependiendo de la forma química que se presenta, será más o menos absorbido por el organismo. El sulfato ferroso es muy usado, pero tiene una mala absorción. Para el caso de suplementos, preferir el quelado de hierro, que será mejor absorbido. Recordando que la anemia no siempre se relaciona con la carencia sólo de hierro, entonces lo ideal es usar un suplemento prescrito por un nutricionista. Así, se garantiza el equilibrio de la ingesta de los minerales y se corrige el problema con más eficiencia.

Recordamos que los suplementos de vitaminas o minerales no engordan y ni aumentan el apetito.

Los zumos ácidos, como de limón y naranja, mejoran la absorción de algunos tipos de suplementos de hierro. Pero, en el caso del quelado de hierro, no hace diferencia. Puede tomarse con agua sin preocupaciones con el aprovechamiento del nutriente por el organismo. Los suplementos deben preferencialmente ser tomados con orientación de nutricionista o médico, por lo tanto es mejor seguir la orientación recibida. Normalmente pueden ser tomados a cualquier hora.

Artículos relacionados:

Deja un comentario