Como el cuerpo calienta

Publicado el 16 octubre, 2010 | Health

El calor resultante del ejercicio hace sudar y elimina los desechos ácidos y minerales pesados que se acumulan bajo la piel

El cuerpo calienta cuando la persona se ejercita y muestra esto a través de la piel. La piel calienta más, puede quedarse ruborizada y se transpira, siendo éstas las maneras en las que el cuerpo reacciona. El calor hace sudar y elimina los desechos ácidos, así como los minerales pesados que se acumulan bajo la piel; y esto se logra sobre todo cuando se entrena en donde se calienta el cuerpo por dentro, esencialmente los músculos.

El ejercicio y el calor corporal

Un músculo que se ejercita produce calor de dos maneras:

  • La energía química usada en la contracción muscular no es transformada en energía mecánica de modo eficiente. Su eficiencia está entre 20% y 25% y el exceso de energía es perdido en la forma de calor.
  • Las varias reacciones metabólicas tanto anaeróbicas o aeróbicas también producen calor.

El cuerpo necesita disipar el exceso de calor y el calor producido por los músculos que se ejercitan hace que los vasos sanguíneos cutáneos se dilaten, aumentando el flujo sanguíneo. Este flujo sanguíneo elevado y la gran superficie de la piel permiten que el exceso de calor sea disipado en el ambiente.

  • Además, los receptores llevan el mensaje del exceso de calor hacia el termostato del cuerpo, el hipotálamo.
  • Los impulsos nerviosos del hipotálamo estimulan las glándulas sudoríparas de la piel a producir sudor.
  • El fluido para el sudor también viene del flujo sanguíneo cutáneo incrementado.
  • El sudor evapora de la piel, disipando calor y enfriando el cuerpo.
  • La evaporación del sudor remueve los líquidos del cuerpo, por ello es importante beber agua y/o bebidas isotónicas para mantener los fluidos necesarios al flujo sanguíneo y a la producción de sudor.
  • Las bebidas isotónicas también reponen los iones (sodio, potasio) que son perdidos en la transpiración y suministran glucosa adicional para alimentar la respiración anaeróbica y aeróbica.

El aroma del sudor

Si hubiese un mal aroma u olor corporal al sudar se recomienda:

  • Bañarse diariamente; y las que sudan sobre todo deberían hacerlo por la mañana y por la tarde; o después de la actividad física.
  • Remover los vellos auxiliares semanalmente podría eliminar el ambiente para las bacterias que producen el mal olor.
  • Frotar las axilas con una toalla jabonosa reduce o elimina las secreciones residuales de las bacterias y esto es mejor que enjabonarse con las manos.
  • Dicen que el jugo de tomate mezclada en una tina de baño durante 15 minutos podría eliminar el fuerte edor corporal.
  • Sabemos que la ropa acumula olores, es por ello que se recomienda entrenar con ropa cómoda y suelta de telas porosoas que permiten que la transpiración se evapore antes de convertirse en un medio adecuado para la reproducción de bacterias. En el invierno es mejor entrenar en un ambiente con una temperatura templada y con ropa cómoda y suelta.
  • Al alimentación puede también afectar el aroma del sudor, es por ello que se puede sacar de la dieta el olor penetrante de las cebollas, ajos, especias picantes y cerveza; sobretodo en los días donde se entrena en el gimnasio y para no tener una mala sensación personal o ante los demás.

Artículos relacionados:

Deja un comentario