electrolitos

Cómo trabajan los electrolitos

Publicado el 29 noviembre, 2021 | Health, Suplementos

Los electrolitos juegan un papel importante en tu rendimiento, por tanto debes comprender cómo trabajan a favor o en contra.

Obviamente, antes de hablar de los electrolitos debes entender primero lo que sucede durante el ejercicio. Al grano, cuando haces ejercicio, tu cuerpo utiliza varios combustibles para ayudar a proporcionar energía para potenciar los músculos que trabajan.

Como la contracción muscular requiere energía, produce calor. 

  • La temperatura media de tu cuerpo es de aproximadamente 37 ° C, sin embargo, cuanta más energía se ejerce, más calor se produce, lo que puede provocar un aumento en tu temperatura corporal.
  • Tu cuerpo prefiere mantenerse cerca de la temperatura normal y permanecer fresco, por tanto cuando haces ejercicio,  tu  sistema nervioso puede comenzar a sentir que te estas sobrecalentando y hará que tu cuerpo comience a tomar medidas para controlar la temperatura corporal, entre ellas la transpiración.

La transpiración y los electrolitos

Sudar es una respuesta normal al ejercicio ya que tu cuerpo tiene millones de glándulas sudoríparas que son fundamentales para ayudar a regular tu temperatura corporal.

Para evitar que se acumule una cantidad excesiva de calor, tu cuerpo responderá aumentando el flujo sanguíneo a la piel y produciendo sudor para refrescarte.

Un mito es que el sudor contiene toxinas y que ayuda a liberar tu cuerpo de ellas. Sin embargo esto no es cierto; en realidad, el sudor está compuesto principalmente de agua y también contiene cantidades variables de electrolitos (minerales).

Por ejemplo, el sodio que sale de las células y entra en las glándulas sudoríparas (donde el agua sigue rápidamente, y se produce un aumento de presión dentro de la glándula sudorípara) obliga al agua y los minerales a salir a través de los poros de la piel.

Recuerda que este no es el único mecanismo de enfriamiento de tu cuerpo… vamos a explicarlo a continuación…

Los electrolitos y el estado de hidratación

Los electrolitos juegan un papel importante en tu estado de hidratación, aunque por sí mismos, no hidratan; es el agua la que hidrata tu cuerpo.

Sin embargo, ayudan a regular el equilibrio de líquidos, ya que los fluidos corporales y el sudor son más que agua. Contienen diferentes tipos y cantidades de electrolitos dependiendo de dónde se encuentren en tu cuerpo.

  • Por ejemplo, el sodio es el principal mineral que se encuentra fuera de la célula (extracelular).
  • Mientras que el potasio es el principal mineral que se encuentra principalmente dentro de la célula (intracelular).

En general, mantener el equilibrio de ellos es esencial para tu salud y demasiado o muy poco de cualquier nutriente puede afectar tu rendimiento general.



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

El equilibrio y el desequilibrio

La deshidratación (hipohidratación) ocurre cuando el líquido corporal cae por debajo de tus necesidades corporales, lo que puede ser resultado  de una ingesta inadecuada de agua o pérdidas excesivas de agua a través del metabolismo, la respiración, la piel, el sudor, la orina y las deposiciones.

Si los niveles de líquidos bajan demasiado, puede ser difícil rehidratar y reponer los electrolitos rápidamente.

Además, tu rendimiento puede verse afectado por la deshidratación. De  hecho, tan solo un 2% de deshidratación puede resultar en una disminución de tu rendimiento, ya que puede alterar la función celular, reducir el volumen sanguíneo, disminuir la tasa de sudoración, aumentar la temperatura central, aumentar la tasa de uso de glucógeno muscular y puede contribuir en gran medida a la fatiga.

Por eso es importante que reconozcas los primeros signos de deshidratación que incluyen:

  • Sed profunda.
  • Piel enrojecida.
  • Fatiga prematura.
  • Mayor percepción del esfuerzo.

Por otro lado, la sobrehidratación (hiperhidratación) ocurre cuando los fluidos corporales están por encima de tus necesidades debido a una ingesta excesiva de agua.

Generalmente, esto es solo temporal porque tu sistema renal normalmente puede responder aumentando la producción de orina.

Sin embargo, tu sistema renal puede verse abrumado por cantidades excesivas de agua demasiado rápido.

  • Beber demasiada agua puede diluir los electrolitos en tu cuerpo, lo que potencialmente tiene consecuencias negativas en tu rendimiento y tu salud en general.
  • En casos extremos, cuando hay una pérdida significativa de electrolitos, consumir demasiada agua sin reemplazarlos también, puede resultar en hiponatremia (nivel de sodio demasiado bajo en sangre)

Entonces, ¿cómo mantenerte estable?

En condiciones normales, el equilibrio de líquidos está estrictamente regulado en tu cuerpo, no obstante, el ejercicio puede representar un desafío para mantener el  equilibrio óptimo, sobre todo al hidratarte.

Si quieres lograr un equilibrio sostenible de líquidos en tu cuerpo, sique estas recomendaciones:

  • Ten un plan individualizado
  • Crea hábitos saludables de hidratación.
  • Conoce bien tu tasa de sudoración.
  • Monitorea tu estado de hidratación.
  • Realiza un seguimiento de tu peso corporal antes y después del ejercicio para evaluar las pérdidas de agua y reponerla según sea necesario.
  • Hidrátate con líquidos fríos alrededor de la actividad (antes, durante y después)
  • Hidrátate antes de la actividad para completar tus niveles de líquidos.
  • Toma descansos durante la actividad para hidratarte y hazlo a intervalos regulares durante el ejercicio para ayudar a reponer el agua perdida a través del sudor.
  • Rehidrata tu cuerpo después de la actividad.
  • Si tu actividad física es superior a una hora o si las pérdidas por sudor son excesivas, debes rehidratarte con agua más electrolitos.

Ten en cuenta que el equilibrio hídrico nunca puede coincidir perfectamente para todos, ya que las necesidades de hidratación varían de persona a persona.

Además, demasiado o muy poco puede tener consecuencias para tu  rendimiento, por tanto debes comprender tus necesidades personales y observar cómo responde tu cuerpo.

Recuerda que, el sudor está compuesto de agua y electrolitos, por tanto debes rehidratarte con ellos para restablecer el equilibrio. Y, recuerda tomar agua para hidratarte… echa un vistazo al siguiente vídeo preparado por MASmusculo

Deja un comentario