Una mala digestión derrumba tus niveles de testosterona

Publicado el 3 julio, 2018 | Research

Entra a cualquier gimnasio donde hay gigantes entrenando seriamente y es probable que tu nariz sea atacada por una serie de emisiones nocivas provenientes de gases, que muchas veces son blancos de bromas dentro del colectivo que forma parte ese gimnasio, sin embargo, las cosas hay que tomarlas seriamente.

Una mala digestión y la mala salud intestinal no solo te harán sentir hinchado, incómodo y desagradable, sino que también pueden convertirte en una ardilla deficiente en testosterona si no haces algo al respecto. Una mala salud intestinal no se relaciona con una “muerte rápida”, sino es una lenta cascada de inconvenientes y que eventualmente se convierten en problemas tan serios, que te dejarán débil y frágil mucho antes de que estés listo para abandonar el entreno con pesas.

Afortunadamente hay formas de arreglar esto antes de que se vuelva serio; a continuación algunos consejos sobre lo que necesitas saber y hacer para cuidar tu digestión.

Los golpes al intestino y tus testículos

Una buena parte de tu sistema inmunológico se encuentra en tu tracto intestinal y, en algunos lugares, está separado de tu contenido intestinal por un revestimiento que tiene un grosor de una sola célula. Si este revestimiento se vuelve permeable, las partículas de alimentos pueden deslizarse en el torrente sanguíneo; cuando esto sucede, tu cuerpo ataca estas partículas con anticuerpos y produce sustancias químicas llamadas citoquinas que aumentan los niveles de inflamación crónica.

Si la inflamación no se controla, conduce a muchos resultados desagradables que pueden afectar tu rendimiento como la fatiga, las articulaciones dolorosas, la recuperación lenta e incluso la depresión. También puede conducir a la muerte de las células de Leydig, que son células dentro de los testículos, las cuales producen testosterona y cuya muerte disminuirá los niveles de testosterona en la propia fuente.

A medida que tus niveles inflamatorios continúan aumentando, esto también puede hacer que tu cuerpo sea más propenso a almacenar grasa visceral con una mala digestión, que en exceso puede conducir a una mayor producción de interleuquina-6 (IL-6), una citocina proinflamatoria. Esto crea un círculo vicioso de fenómenos proinflamatorios que pueden seguir matando las células de Leydig; para empeorar las cosas, los altos niveles inflamatorios aumentan los niveles de aromatasa, y esto convierte cada vez más testosterona (que aún logras producir) en estrógeno.

Los niveles constantes de inflamación crónica en el tracto intestinal pueden incluso afectar el cerebro, ya que el cerebro y el sistema digestivo están conectados directamente a través del nervio vago; la inflamación cerebral puede inhibir tanto la función hipotalámica como la hipofisaria, lo que reduce o para la producción de la hormona del crecimiento, la hormona estimulante de la tiroides y una serie de otras hormonas y precursores que son vitales para la función endocrina saludable, mientras tu mala digestión destruye todo.

Los científicos también creen que existe un vínculo inherente entre su microbioma intestinal y tu producción total de hormonas; los anteriores estudios han encontrado que las bacterias intestinales son potencialmente relevantes para promover la señalización y la producción de la hormona del crecimiento, la testosterona y la TSH (4), lo que es una razón más para trabajar seriamente y lograr que tengas un intestino saludable.

Los mejores suplementos para tu digestión





Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

Como reparar tu digestión

La mala digestión finalmente tendrá su precio; tal vez no hoy, quizás no el próximo mes o el próximo año, pero te alcanzará. Incluso ahora, esas articulaciones doloridas, esa sensación de hinchazón constante, y esa falta de energía cuando no estás en el gimnasio podrían decirte algo, pero puedes arreglarlo y es la hora de hacerlo para evitar los problemas intestinales que derrumban tus niveles de testosterona y corrigen tu digestión desde la entrada a la salida.

  • Prepara adecuadamente tus vegetales, haciéndolos reposar por 10 minutos después de tritularlos o suavizar sus cortezas; la idea es liberar los polifenoles para evitar un mayor daño a sus tejidos, liberando enzimas que causan la descomposición celular, haciendo de las verduras más digeribles y nutritivos. Obviamente al hervir tus vegetales, deberías consumir su líquido que absorbe los nutrientes durante la cocción.
  • Los granos han recibido mucha publicidad exagerada los últimos años; estos granos pueden ser extremadamente nutritivos y útiles para cualquier persona que intente aumentar su fuerza y ​​tamaño, siempre que sean digeribles. Puedes hacer esto al germinar tus granos, lo que los hace un producto inmensamente superior al aumentar su digestibilidad, contenido de vitaminas, contenido mineral y reducir su contenido de ácido fítico, que roba los nutrientes que se unen a los minerales y evitan su absorción.
  • En relación a los frutos secos, son algunos de los alimentos más ricos en nutrientes del planeta, pero también se encuentran entre los menos digeribles. Esto puede solucionarse remojándolos hasta por 24 horas y secándolos antes de comerlos; en el caso de las nueces grandes como las de Brasil, solo asegúrate de congelarlas después de que se sequen porque remojarlas puede hacerlas susceptibles al moho.
  • La digestión comienza en el momento en que la comida pasa por tus labios; mientras más grandes sean las partículas de comida que ingresan a tu sistema digestivo, es más probable que causen daño y goteo en el intestino. Masticar ayuda a romper estas partículas, pero también ayuda a liberar enzimas importantes que hacen que los nutrientes sean más digeribles; cuanto más tiempo mastiques, más de estas enzimas harán su trabajo.
  • Bajo todo sentido, evita los antiácidos; una de las peores ideas en el mundo es tomar antiácidos para tratar una mala digestión. pues definitivamente podrían inhibir su absorción de proteínas y otros nutrientes.
  • Es mejor que consumas almidón resistente que además de quemar grasa corporal, aumenta la sensibilidad a la insulina y aumenta tu capacidad de metabolizar tu organismo, ayudando a sanar y proteger el revestimiento intestinal.
  • Además de alimentar bacterias amistosas con almidón resistente, también deberías poblar tu intestino con bacterias amigables. Una de las mejores maneras de hacerlo, además de la suplementación probiótica, es incluir alimentos fermentados en tu dieta como el chucrut crudo o kimchi en cada una de tus comidas, protegiendo tu tracto digestivo.
  • Evita los medicamentos antiinflamatorios que pueden arruinar completamente tu salud digestiva haciendo que su tracto intestinal sea más permeable. En cambio, puedes combatir la inflamación de la manera correcta con suplementos antiinflamatorios como la curcumina y los aceites de pescado, aunque debes hacerlo tres horas antes o después de entrenar, para evitar reducir la inflamación muy por debajo, lo que inhibiría la recuperación muscular.
¿ Cuidas tu digestión a diario con alimentos saludables ?



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *