La fina línea del perfeccionismo

Publicado el 26 marzo, 2021 | Research

Cómo un atleta puede convertir un programa de entrenamiento insalubre en un programa entorno a un perfeccionismo “saludable”.

El perfeccionismo es lógico; la naturaleza altamente competitiva del entorno deportivo acompaña a una variedad de circunstancias estresantes como lesiones, presión, conflicto interpersonal y una atmósfera de evaluación en la que los atletas deben lidiar con el escrutinio personal y de los demás del rendimiento.

Su respuesta a estos factores puede ser adaptativa o desadaptativa, y esto explica la «línea fina» entre el perfeccionismo saludable o no saludable.

Considera por ejemplo, a algunos atletas que admitidos a sí mismos como perfeccionistas, puesto que usan su perfeccionismo a su favor, aunque también es un ejemplo de cómo alguien puede caer en la trampa de lo insalubre o no saludable.

  • Si está entrenando duro y al subir al escenario no llegan a las finales, se deprimen porque toman el evento como una gran derrota.

Ahora, los grandes canalizan esta frustración en una motivación para aprender de sus errores y este conocimiento recién adquirido, es esencial para mejorar en la siguiente competición.

Pero, ¿cuál es la teoría detrás del perfeccionismo?

El perfeccionismo es una personalidad multidimensional representada por un esfuerzo por la perfección y por establecer estándares de rendimiento extremadamente altos acompañados de evaluaciones demasiado críticas de uno mismo [3].

Por lo tanto, puede describirse como un «arma de doble filo» con características tanto positivas como negativas.

  • Por un lado, puede utilizarse como factor facilitador para impulsar la motivación y desarrollar la experiencia atlética.
  • Así mismo, puede buscar promover una mentalidad disfuncional y resultados autodestructivos caracterizados por preocupaciones y miedo al fracaso.

El «modelo 2 x 2» del perfeccionismo (un modelo motivacional) se basa en estas dos características comparativas del perfeccionismo y propone que se organizan de forma diferencial en cada individuo:

  • Perfeccionismo de las preocupaciones evaluativas (ECP): una tendencia prescrita socialmente a percibir a los seres queridos como personas que ejercen presión para ser perfectos, junto con autoevaluarse críticamente y dudar de la capacidad de uno para alcanzar altos estándares.
  • Perfeccionismo de estándares personales (PSP): una tendencia autoimpuesta a luchar mediante el establecimiento de altos estándares y el objetivo de logros.

Dentro del modelo, ECP y PSP interactúan para crear cuatro subtipos que ayudan a predecir los procesos motivacionales y los resultados de ajuste. En fin parece muy técnico pero de seguro lo entiendes, porque cada uno de los cuatro subtipos tiene un dominio diferente de ECP y PSP.



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

El enfoque psicológico SÍ sirve

Como el enfoque está en el perfeccionismo, se ignora el no-perfeccionismo, por lo menos para atletas de alto rendimiento.

Además, debido a que la evidencia sugiere que el perfeccionismo mixto (PSP alta, ECP alta) comparte procesos y resultados similares a la ECP pura, los psicólogos deportivos usan al ECP pura con el objetivo principal de reducir las preocupaciones perfeccionistas de los atletas.

  • La evaluación pura se refiere al perfeccionismo (PSP bajo, ECP alto): percibir la presión del entorno externo (por ejemplo, recompensas contingentes e interacciones controladoras) para perseguir estándares perfeccionistas, pero no se valora ni se internaliza los estándares.
  • Perfeccionismo puro de los estándares personales (PSP alto, ECP bajo): valorar e internalizar personalmente los estándares perfeccionistas, sin percibir la presión externa del entorno para alcanzar estos estándares.

El modelo propone que el PSP puro se asocia con características, procesos y resultados positivos, y el ECP pura se asocia con características, procesos y resultados negativos.

Resumiendo las cosas

Hay una gran diferencia entre el perfeccionismo saludable (PSP puro) y el perfeccionismo no saludable (ECP puro). La pregunta clave es «¿qué está impulsando el comportamiento?».

  • Esforzarse por alcanzar estándares no autodeterminados, como los que percibes que te han impuesto, puede conducir a la autocrítica y reduce la probabilidad de alcanzar la grandeza. Esto se debe a que las percepciones de la presión externa conducen a ansiedad, la fatiga y el bienestar psicológico dañado.
  • Al igual que otras cualidades mentales, las preocupaciones perfeccionistas poco saludables pueden reducirse con el tiempo. Esto se puede hacer mediante la terapia cognitivo-conductual, que te permite reconocer esos pensamientos negativos y encontrar una forma más saludable de ver la situación.

Para concluir, la psicología deportiva enseña que los cambios pequeños son significativos y qué independiente a los objetivos, se la debe tener en cuenta SIEMPRE.

¿Eres un atleta responsable por su vida deportiva?

Deja un comentario