Estudios predicen que las cáscaras de manzanas hacen crecer los músculos

Publicado el 28 mayo, 2011 | Research

El ácido ursólico presente en su piel reduce el desgaste de los músculos y los hace crecer según estudios con roedores

Investigadores de la Universidad de Iowa encabezados por el endocrinólogo Christopher Adams relación un estudio sobre la atrofia muscular y sus graves problemas tanto en casos de enfermedades o el envejecimiento con ensayos que se hicieron con el ácido ursólico (presente en la cáscara de las manzanas especialmente); se cita en la investigación que este ácido, reduce la grasa, los niveles de azúcar, el colesterol, y los triglicéridos dotándole de gran poder para el tratamiento de desgaste muscular y transtornos metabólicos como por ejemplo la diabetes.

Como no hay medicamentos para la atrofia muscular según Adams, se estudió la actividad genética de los músculos con personas que sufrían atrofia usando la información para la búsqueda de compuestos que la inhibieran y es allí donde aparece el ácido ursólico que está mayormentre concentrado en la cáscaras de las manzanas dándoles un poder especial al que ya tiene sobre sus propiedades para mantener una buena salud.

El estudio con el ácido ursólico

  • En estudios con roedores se comprobó que el tamaño y fuerza de los músculos fue induciendo a las dos hormonas la IGF-1 (factor-1 de crecimiento) y la insulina.
  • Además en forma sorprendente se pudo describir una reducción de grasa corporal, glucosa en la sangre y colesterol.

Los investigadores enfocaron su atención sobre el ácido ursólico con una nueva técnica que vincula a mapas de conectividad comparando los patrones de expresión genética en las céluas en diferentes condiciones; determinando que genes podrían estar activados o no en el músculo humano cuando aparece la atrofia muscular y comparándolos con los patrones de expresión genética en las células cultivadas tratadas con compuestos diferentes.

  • Se descubrió así que uno de los compuestos, el ácido ursólico, causa un patrón de expresión genética opuesto al patrón causado por la atrofia.
  • En los ensayos se demostró que los roedores que fueron suplementados con ácido ursólico estaban protegidos de la atrofia muscular vinculada al ayuno y por daños nerviosos; pero lo más sorprendente fue que cuando se suplementó a roedores saludables, los animalitos empezaron a crecer desarrollando músculos más grandes y fuertes en comparación con otro grupo de control que no se suplementó en el mismo periodo.

Artículos relacionados:

Deja un comentario