Descubren un factor sanguíneo involucrado en la pérdida de peso y el envejecimiento

Publicado el 26 octubre, 2019 | Research

El envejecimiento es un proceso que afecta todas las funciones del cuerpo humano, particularmente la función cerebral, sin embargo, el envejecimiento como la pérdida de peso puede retrasarse a través de cambios en el estilo de vida (ejercicio físico, restricción de la ingesta de calorías, etc.).

Durante este mes, investigadores del Institut Pasteur y el CNRS han aclarado las propiedades de una molécula en la sangre, GDF11, cuyos mecanismos eran desconocidos anteriormente. En un modelo con roedores, demostraron que esta molécula podría imitar los beneficios de ciertas restricciones calóricas que ayuda en la pérdida de peso: regímenes dietéticos que han demostrado su eficacia para reducir las enfermedades cardiovasculares, prevenir el cáncer y aumentar la neurogénesis en el cerebro.

Los resultados de esta investigación que se publicaron en la revista Aging Cell hace una semana; en la misma se cita que hoy es posible mantener un cerebro sano a largo plazo. Durante los últimos 30 años, se ha reconocido generalmente que ciertas restricciones de la dieta, como el ayuno intermitente, pueden mejorar el rendimiento cognitivo, acelerar la pérdida de peso y extender la esperanza de vida en varias especies. También se ha demostrado que la restricción calórica (una reducción en la ingesta de calorías del 20% al 30% mientras se preserva la calidad nutricional) reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular y cáncer, además de aumentar la producción de nuevas neuronas en el cerebro.

En un estudio anterior con modelos de roedores, los científicos observaron que inyectar sangre a los animalitos de edad avanzada desde los de edad adolescente rejuvenecía los vasos sanguíneos en el cerebro y, en consecuencia, mejoraba el flujo sanguíneo cerebral, aumentando al mismo tiempo la neurogénesis y la cognición.

El mecanismo antienvejecimiento de la sangre

Los científicos de la Unidad de Percepción y Memoria (Institut Pasteur / CNRS) plantearon la teoría de que, dado que la restricción calórica y la suplementación con sangre joven eran efectivas para rejuvenecer órganos, lo más probable es que tengan ciertos mecanismos en común. Por lo tanto, examinaron la molécula GDF11, que pertenece a la familia de proteínas GDF (Factor de diferenciación del crecimiento) y está involucrada en el desarrollo embrionario.

La molécula GDF11 ya era conocida por los científicos por su capacidad para rejuvenecer el cerebro envejecido, pero lo que pasó fue que al inyectar esta molécula en modelos de roedores envejecidos, notaron un aumento en la neurogénesis y la remodelación de los vasos sanguíneos. Los científicos también observaron que los animalitos administrados con GDF11 habían logrado una buena pérdida de peso sin cambiar su apetito; esta observación los llevó a creer que la molécula GDF11 podría ser un vínculo entre la restricción calórica y los efectos regeneradores de la sangre joven.

La buena alimentación está vinculada al peso corporal




Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

El papel de la adiponectina en la pérdida de peso

El siguiente paso fue confirmar esta teoría estudiando la adiponectina, una hormona secretada por el tejido adiposo que induce la pérdida de peso sin afectar el apetito.

  • En los animales que han sufrido restricción calórica, los niveles sanguíneos de esta hormona fueron altos.
  • En los animales que recibieron la molécula GDF11, también observaron altos niveles de adiponectina y esto muestra que GDF11 causa cambios metabólicos similares a los inducidos por la restricción calórica.

Hasta hace poco, ha habido controversia sobre el papel de la molécula GDF11 en el envejecimiento, y sus mecanismos eran en gran medida desconocidos. Los hallazgos de este estudio muestran que al inducir fenómenos similares a los reportados para la restricción calórica que conducen a la estimulación de la adiponectina y la neurogénesis mediante la molécula GDF11, contribuye al nacimiento de nuevas neuronas en el cerebro. Estos hallazgos son alentadores y apoyan los usos terapéuticos de la GDF11 en ciertas enfermedades metabólicas, como la obesidad y las enfermedades neurodegenerativas según los científicos.

¿Estás al tanto de la innovación científica?



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *