El acondicionamiento metabólico, Parte 2

Publicado el 23 agosto, 2017 | Research, Workout

Muy bien, al tener la comprensión básica de lo que es el metabolismo, cómo tu cuerpo deriva la energía de los alimentos y el oxígeno, y los factores en juego al determinar tu tasa metabólica, vamos a enfocarnos esencialmente en el acondicionamiento metabólico por dentro. En fin, algunos entrenadores te pueden decir una cosa y los nutricionistas te pueden decir algo diferente, pero en realidad todo se reduce a patrones estructurados establecidos para recibir la reacción deseada de su cuerpo.

De todas las variables implicadas en tu metabolismo, la actividad física es la que más controlada, y es la que tu ajustarás para mejorar el acondicionamiento metabólico.

  • Cuando realizas una actividad física, tu cuerpo quema energía.
  • Además, hay diferentes tipos de energía que tu cuerpo utiliza.

De hecho, puedes descomponer la energía en un método de energía inmediata, intermedia y a largo plazo; durante el acondicionamiento metabólico, estarás instruyendo a tu cuerpo sobre cómo usar estos diferentes tipos de energía con el fin de aumentar tu tasa metabólica.

Las tres energías a favor del metabolismo

Antes que nada deberías pensar por un suplemento como la creatina, porque además del hecho de que todos los demás en el gimnasio la están utilizando, es un químico natural que produce tu cuerpo, pero también es la forma inmediata de energía; los músculos de tu cuerpo se llenan de fosfato de creatina, lo que te da ráfagas rápidas de energía.



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

Al aumentar tus niveles de creatina (asegúrate de no exceder la dosis recomendada), puedes con esa energía extra, desarrollar una o dos repeticiones más; esta forma de energía es rápida y explosiva, pero se agota rápidamente, tomando varios minutos en recuperarse, aunque vale la pena en el momento justo.

El siguiente sistema de energía se conoce como la vía glicolítica; se utiliza para actividades físicas que duran más de unos minutos. Cuando haces un trote corto o una sesión de levantamiento de pesas extendida, estarás aprovechando esta forma de energía; aunque no es tan explosiva, es de larga duración y no toma tanto tiempo para recargarse.

La tercera forma de energía es tu energía duradera, conocida como la vía aeróbica; este es el tipo de energía que te deja encendido durante períodos largos. Básicamente, el cuerpo se convierte en almacenamiento de grasa para usar como energía y lo utiliza para los paseos en bicicleta, para caminar o nadar.

Con la comprensión de estos tres diferentes tipos de energía, ahora es posible explicar cómo funciona el acondicionamiento metabólico y lo que puede hacer por tu cuerpo.

Cómo el acondicionamiento metabólico mejora su cuerpo

Tu cuerpo tiene tres tipos diferentes de sistemas de energía en su lugar, pero cada uno no es específico por sí mismo; no es como cambiar de energía de la primera marcha y a la segunda en forma instantánea de engranaje a engranaje.

La idea del acondicionamiento metabólico es doble; su primera misión es aumentar el uso de calorías durante un ejercicio determinado y la segunda es incrementar la quema de calorías durante varias horas después de un entreno; por supuesto, también ayuda con el rendimiento, razón por la cual no todos los circuitos de acondicionamiento metabólico son los mismos para todos; en fin, se trata de qué área de tu rendimiento atlético desees mejorar, para empezar a enfocarte en él.

Como citamos, la primera parte del acondicionamiento metabólico es el entreno real y la segunda es el período de descanso entre el entreno; en cierto modo, es una especie de entreno de intervalos. Como hay tres diferentes tipos de energías que aprovecha tu cuerpo, hay tres tipos diferentes de circuitos de acondicionamiento metabólico que necesitas desarrollar.

Una aplicación del acondicionamiento metabólico

El sistema de energía inmediata (tu sistema de creatina) te ofrece la explosión de energía necesaria para bombear esas repeticiones adicionales; entonces, mejorar tu sistema inmediato de suministro de energía te ayudará a aumentar tu capacidad para maximizar la potencia; esto puede ayudarte a aumentar la fuerza y ​​el tamaño con el acondicionamiento adecuado.

Si estás interesado en este tipo de acondicionamiento, deberías hacer un entreno para descansar en una ración de 1 a 10; en otras palabras, por cada segundo de tu entreno, necesitarás alrededor de 10 segundos de descanso. Esta forma de energía toma más tiempo para regenerarse, por lo que al esperar tu energía inmediata para rellenar, instantáneamente volverás a usarla, lo cual acondiciona a tu cuerpo en cuanto al tipo de energía que desea utilizar, al tiempo que aumenta la velocidad en que la energía recarga.

  • Para entrenar tu potencia inmediata, debes realizar 10 segundos de flexiones pliométricas, seguido de (90 a 120 segundos de descanso); los mismos intervalos de tiempo para un salto en caja y un salto ancho, repitiendo el protocolo cuatro veces.

Ahora, si estás interesado en impulsar tu sistema de energía intermedio a través de acondicionamiento metabólico, deberías enfocarte en una relación de entreno de descanso de 1 a 2; esto va a ayudarte a mejorar tu rendimiento general.

  • Un ejercicio de ejemplo es de 20 segundos de hacer kettlebell, seguido de 40 segundos de descanso; utiliza la misma proporción de tiempo para las oscilaciones de kettlebell, snatches y push-press, y repite una segunda vez.

Para culminar, si deseas aumentar tu sistema de energía a largo plazo (esto es genial si estás entrenando para una media maratón), deberías pensar una relación de entreno de descanso de 4 a 1, aunque observaremos un ejemplo similar al anterior que correr una maratón.

  • Realizar los cuatro movimientos de kettlebell mencionados anteriormente, 30 segundos cada uno y no descansar entre ellos y, luego descansar durante 30 segundos al final de los cuatro ejercicios, repitiendo el entreno dos veces más.

Recuerda que el acondicionamiento metabólico puede ayudarte a alcanzar tus objetivos de acondicionamiento físico mientras mejoras también tu rendimiento, sin embargo, si no tienes este control, alterarías tu propio plan de entreno.

Al identificar el tipo de mejoras que deseas ver en tu cuerpo y el tipo de energía que deseas usar, sentirás no sólo mejoras en tu rendimiento atlético, sino también tu estado físico y salud en general.

VUELVE A LEER LA PRIMERA PARTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *