Subir las escaleras aumenta la expectativa de vida

Publicado el 13 octubre, 2009 | Health

Un estudio muy valioso para mejorar la salud y combatir el sedentarismo

Abandonar el uso de escaleras mecánicas puede mejorar la condición física, disminuir la grasa corporal, reducir el tamaño de la cintura y disminuir la presión sanguínea, afirma la investigación hecha con 69 personas. Eso representaría una bajada de 15% en la oportunidad de morirse prematuramente de cualquier enfermedad, afirmó un equipo de científicos del Hospital Universitario de Ginebra. Los resultados del estudio fueron divulgados en una conferencia de la Sociedad Europea de Cardiología, en Alemania.

Resultados del estudio

Antes del estudio, los 69 participantes tenían un estilo de vida sedentario, con menos de dos horas de ejercicio o deporte a la semana. Ellos también subían menos de 10 escalones por día. A lo largo de 12 semanas, los voluntarios, que eran empleados del Hospital Universitario, usaron exclusivamente las escaleras en vez del ascensor.

En promedio, el número de escalones subidos por las personas aumentó a 23. Después de tres meses de tests, los resultados mostraron mejor capacidad pulmonar, presión sanguínea y niveles de colesterol. El peso, la grasa corporal y la circunferencia de la cintura también cayeron, con la mejora de la capacidad aeróbica. Los científicos afirman que la combinación de estos resultados representa una bajada de 15% en las oportunidades de morirse joven.

Eso sugiere que subir escaleras puede tener un impacto significante en la salud pública”, afirma Philippe Meyer, científico que lideró la investigación. Para el consultor en cardiología británico Adam Timmis, que asistió a la presentación del trabajo del Hospital Universitario suizo, el estudio es «pequeño, pero valioso«, porque suministra una forma práctica para que las personas ocupadas mejoren su capacidad de hacer ejercicios. A pesar de que la cantidad de ejercicio parece pequeña, los beneficios son claros en la mejora de la condición física y reducción de la grasa corporal y presión sanguínea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *