Manteniendo un hígado saludable

Publicado el 1 agosto, 2011 | Health

La protección hepática es importante para mantener la salud

El hígado es esencial para filtrar miles de toxinas que ingerimos todo el día y un hígado saludable también quema más grasa corporal; es uno de los mayores órganos quemadores de grasa en el cuerpo pudiendo transportar grasa para el intestino delgado a través de la bilis, donde esta grasa, más tarde será excretada del cuerpo por la acción del intestino, pero si es forzado a limpiar constantemente las toxinas y basuras que se ingirió tiene menos tiempo para hacer su otra función (menos influyente) de metabolizar la grasa; presentamos entonces algunos consejos para mantener el hígado con gran eficiencia.

Beber zumo de limón tibio

  • El zumo de limón, actúa como tónico para el hígado y ayuda en la digestión limpiando los caminos de desintoxicación y ayudándolo a producir más bilis.
  • La mejor manera de usar este zumo es por las mañanas, cuando nuestro cuerpo naturalmente está en una fase de limpieza, mezclando la mitad del zumo de un limón con un vaso de agua tibia ya que el agua fría puede causar maceta constricción produciendo menos flujo sanguíneo en el área; un vaso todas las mañana es suficiente.

Consumir fibras insolubles

  • Las fibras insolubles absorben agua en su camino digestivo, haciendo más rápido el camino de la comida por el sistema digestivo.
  • Sin la fibra insolúble la comida puede moverse tan despacio que literalmente comienza a pudrirse en el intestino; además también auxilian en la digestión.
  • Cuando no se ingiere fibras suficientes, 90% del colesterol y ácidos de la bilis son reabsorvidos y reciclados y esto es un estrés adicional que impide el hígado haga el trabajo de metabolizar grasas; conforme las grasas y toxinas dejan el cuerpo, ellas recirculan de vuelta para el hígado en un proceso llamado «circulación enteropática».
  • Es normal que ocurra ese proceso de recirculación de 6 a 8 veces por día, pero si la bilis esta cargada de substancias químicas, enfermedades como el hígado graso y mala regulación en los niveles de colesterol podrían empezar a ocurrir, es así que una saludable ingesta de fibra puede ayudar a prevenir esto transportando lo dañino hacia fuera del cuerpo, y eso no es reciclado de nuevo hacia el hígado.

Otros cuidados con la nutrición

  • La yema de huevo ayuda a prevenir tener un hígado graso.
  • Los huevos orgánicos ayudan al hígado a regular la producción de la bilis.
  • El coliflor tiene un gran poder antioxidante.
  • Los suplementos para protección hepática son relevantes cuando se entrena duro.
  • Si se ingresa a una dieta de carga proteica mayor a 2,5 g/kg de peso corporal es interesante disminuir a 1,5 g cada 16 semanas aproximadamente.
  • Pero principalmente, no comer basura, no beber en exceso, y tomar bastante agua.

Artículos relacionados:

Deja un comentario