Los diruptores endócrinos engordan

Publicado el 30 mayo, 2017 | Health

Casi todo el mundo ha oído hablar de productos químicos que interfieren con la función normal de las hormonas; al menos 800 de estos «disruptores endocrinos» han sido identificados y los de particular interés son los imitadores de estrógenos (xenoestrógenos o fitoestrógenos) que inducen efectos similares a los estrógenos en mujeres y hombres.

Este exceso de estrógeno podría conducir a cáncer de mama, próstata y testicular, además de infertilidad, diabetes, almacenamiento de grasa corporal, dificultad para ganar músculos e incluso efectos psicológicos. Sin embargo, los científicos han identificado recientemente otro subconjunto de disruptores endocrinos que específicamente fomentan la grasa corporal incluso en los descendientes; a los mismos se los llama “obesógenos”.

Mientras que la mala alimentación y la falta de ejercicio son las principales causas de la epidemia de obesidad, los investigadores están empezando a sospechar que estos obesógenos podrían ser un tercer factor poco reconocido.

¿De dónde vienen estos bastardos?

El pesticida DDT fue probablemente uno de los primeros obesógenos que forma parte de los disruptores endocrinos; esto despertó mucha curiosidad entre los científicos porque probablemente no había una mujer embarazada viva en la década de 1950 que no entró en contacto con ella. Cuando los científicos expusieron a las ratas al DDT, no tuvo mucho efecto sobre ellas, curiosamente, sin embargo, en lo que parece ser un caso de herencia epigenética transgeneracional, causó que muchos de los nietos de esas ratas expuestas se convirtieran en una bola de grasa.

Científicos como Mike Skinner y sus asociados en la Universidad Estatal de Washington comenzaron a preguntarse si el DDT que estuvo en contacto con las abuelas, ha desempeñado un papel vinculante a la condición de sobrepeso u obesidad. Después de mucho estudio, el grupo de Skinner y otros teorizaron que el DDT y otros obesógenos (disruptores endocrinos) como el ftalato de diciclohexilo (un plastificante) y varios plaguicidas están influyendo adversamente en nuestros sistemas endocrinos.

Si bien algunos disruptores endocrinos como el DDT parecen llegar a través de las generaciones para golpear a la descendencia en forma desafortunada con la varita mágica de grasa corporal, otros obesógenos parecen tener un efecto sobre la grasa corporal, en los individuos expuestos en forma directa.

¿Cómo los obesógenos causan grasa?

Parece que los obesógenos en general (disruptores endocrinos) activan el receptor de glucocorticoides y promueven la diferenciación de células de grasa y la acumulación de lípidos. En otras palabras, eliminan la señalización de la insulina y hacen que las células de grasa se conviertan en resistentes a la insulina, de modo que cuando los animales expuestos al obesógeno se alimentan con una dieta rica en grasas, manejan calorías de forma diferente.

Otro mecanismo de crecimiento de grasa implica la activación de un receptor de ácido graso llamado PPARy, que es el principal regulador del desarrollo de células grasas. Y no se puede olvidar el componente que imita los estrógenos de algunos de estos obesógenos; ellos causan grasa al acumularse a través de diferentes vías y podría ser responsable de las «pechugas en los hombres» y/o la incapacidad de obtener la definición muscular.

Para agravar el problema, estos disruptores endocrinos establecen hogares en las células de grasa y se niegan a dejar … al menos no hasta que se pierde una cantidad apreciable de grasa corporal, que libera algunos de estos productos químicos de nuevo en el torrente sanguíneo (que podría ser problemático, al menos que comience todo el ciclo de acumulación de grasa de nuevo); en fin, al combinar todos los factores se llega a un solo resultado, “acumulación de grasa corporal”.

Desintoxica tu cuerpo con productos herbales




Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

Cómo protegerte (al menos un poco)

Estos disruptores endocrinos no se descomponen, al menos no sin intervención divina; están en el aire y el agua, y, viajan sin impedimentos alrededor del mundo. Se encuentran en los retardantes en colchones y almohadas; están en los ordenadores, en el aislamiento de la pared, en el interior de las latas y en el forro de las bolsas de palomitas de maíz de microondas, están flotando en el aire, aferrándose a las partículas de polvo. Nos joden, están en todas partes !!!.

Sin embargo, hay cosas que puedes hacer para reducir su exposición; si bien seguir todo lo que figura en la lista a continuación requeriría que regreses a un estilo de vida pre-industrial donde debes evitar los productos para limpiar la ropa, el jabón y los materiales hechos por el hombre, es posible reducir su influencia para mejorar el nivel de tu vida y de tus descendientes.

  • Evita el uso de pesticidas en tu patio.
  • Quítate los zapatos cuando entres en la puerta para que no metas los pesticidas y otros productos químicos a tu casa.
  • Limpia el polvo en las superficies a menudo, incluyendo el piso.
  • Usa productos de limpieza naturales.
  • Evita los ambientadores de aire, suavizantes de telas y productos para el cuidado personal que contengan ftalatos.
  • No compres utensilios antiadherentes; es mejor que elijas el hierro fundido o acero inoxidable.
  • No comas palomitas de microondas compradas en la tienda ya que las bolsas están forradas con el PFOA que es un obesógeno.
  • No guardes los alimentos en recipientes de plástico; utiliza vidrio en su lugar o recipientes hechos con alta tecnología que pudieren estar libres de obesógenos.
  • Evita comer alimentos que vienen envueltos en plástico.
  • Trata de comprar alimentos orgánicos (muchos fungicidas e insecticidas son obesógenos).
  • No compres juguetes fabricados con ftalatos; cuidado con las palabras como vinilo o PVC y el código 3 de reciclaje.
  • Evita los tratamientos contra las manchas y el agua, en los muebles y alfombras.
  • Trata de sudar tan a menudo como sea posible, ya que esto ayuda a liberar el cuerpo de los obesógenos recién adquiridos que todavía tienen que establecer residencia en tus células de grasa.
¿Cómo mantienes tu hogar libre de bacterias?



Fuentes

  • T-Nation Reviews: The New Chemicals That Make You Store Fat
  • Environ Health Perspective: Toxicological Function of Adipose Tissue: Focus on Persistent Organic Pollutants (Michele La Merrill, Claude Emond, et al – 2013), páginas 162-169
  • The Scientis: Obesogens – Low doses of environmental chemicals can make animals gain weight. Whether they do the same to humans is a thorny issue (Grens, Kerry – 2015).

Deja un comentario