El estado de ánimo, los factores dietéticos y la edad

Publicado el 14 agosto, 2018 | Health

Un grupo de investigadores de la Universidad de Binghamton, Universidad Estatal de Nueva York descubrieron que el efecto de los patrones dietéticos y las prácticas sobre la salud mental de los adultos varía según la edad de un individuo. Los patrones dietéticos que elevan el estado de ánimo y previenen la angustia mental en adultos más jóvenes parecen ser diferentes a los que lo hacen en los adultos, según esta investigación.

La investigación publicada en la revista Nutritional Neuroscience sugiere que el estado de ánimo de los adultos jóvenes (18-29 años de edad) parece estar impulsado por elementos de dieta y estilo de vida que aumentan la disponibilidad de precursores de neurotransmisores y sus concentraciones en el cerebro; una gran ingesta de carne y entrenos regulares pueden ser responsables, según los científicos.

En adultos mayores de 30 años, los determinantes críticos del estado de ánimo fueron la disponibilidad de antioxidantes (obtenidos a través de la ingesta de frutas) y evitar alimentos como el café, la ingesta alta en carbohidratos (especialmente carbohidratos de alto índice glucémico) y omitir el desayuno, que en su conjunto activan el sistema nervioso simpático.

Diferentes respuestas del estado de ánimo frente a la dieta

Además de demostrar que la dieta y las prácticas dietéticas afectan de manera diferente la salud mental en adultos jóvenes frente a adultos maduros, otro hallazgo digno de mención es que el estado de ánimo de los adultos jóvenes parece ser sensible a la acumulación de sustancias químicas cerebrales. El consumo regular de carne conduce a la acumulación de dos sustancias químicas cerebrales (serotonina y dopamina) que promueven el estado de ánimo; de éstas sustancia y otros neurotransmisores también; en otras palabras, los adultos jóvenes que consumen carne (roja o blanca) menos de tres veces a la semana y entrenan menos de tres veces a la semana muestran una angustia mental significativa, sorprendentemente.

Por el contrario, el estado de ánimo del adulto maduro parece ser más sensible al consumo regular de fuentes de antioxidantes y la abstinencia de alimentos que inapropiadamente activa la respuesta innata de lucha o huida (comúnmente conocida como la respuesta al estrés). Con el envejecimiento, hay un aumento en la formación de radicales libres (oxidantes), por lo que aumenta la necesidad de antioxidantes.

Los radicales libres causan disturbios en el cerebro, lo que aumenta el riesgo de angustia mental; además, la capacidad para regular el estrés disminuye, por lo que si se consumen alimentos que activan la respuesta al estrés (como el café y demasiados carbohidratos), es más probable que se experimenten problemas mentales.



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

La madurez cerebral y los factores dietéticos

La razón de la respuesta dependiente de la edad a los diferentes tipos de dieta se puede explicar por la madurez cerebral, citan los investigadores. La importancia de la dieta en la modulación de la salud mental se está descubriendo día a día, ya que muchos factores dietéticos se han descripto como vinculados a la alteración de la química del cerebro.

La madurez del cerebro puede no completarse hasta la edad de 30 años, lo que puede explicar el control emocional diferencial, la mentalidad y la capacidad de recuperación entre adultos jóvenes y adultos maduros. Como resultado, los factores dietéticos pueden influir en la salud mental de manera diferente en estas dos poblaciones.

El análisis de la investigación que se desarrolló con 463 menores de 18-29 años y 100 mayores de 30 años que completaron cuestionarios electrónicos sobre el estado de ánimo y el consumo de los alimentos, los cuales incluyeron preguntas sobre grupos de alimentos que contienen constituyentes que se sabe están asociados con la neuroquímica y la neurobiología; la dificultad mental se evaluó mediante el cuestionario de Kessler Psychological Distress Scale.

  • Los investigadores examinaron los vínculos entre la dieta saludable (HD), las prácticas alimentarias saludables (HDP), el ejercicio y la salud mental.
  • También examinaron si la salud mental podría influir en la dieta saludable (HD), las prácticas alimentarias saludables (HDP) y el ejercicio, de modo a identificar posibles bucles causales entre el bienestar mental y los factores dietéticos, así como de estilo de vida.

En resumen, el análisis general sugiere que la hipótesis inicial con respecto a las relaciones causales y los circuitos de retroalimentación en torno a la salud mental y la dieta saludable (HD), prácticas alimentarias saludables (HDP) y el ejercicio tiene cierta validez. Además, los resultados muestran que el bienestar mental puede no promover necesariamente la dieta saludable (HD) y prácticas alimentarias saludables (HDP), pero es más probable que estimule el ejercicio en los jóvenes, pero no en los mayores.

¿ Te mantienes irritable mientras haces dieta ?



Fuente

  • Nutritional Neuroscience​: Assessment of dietary factors, dietary practices and exercise on mental distress in young adults versus matured adults: A cross-sectional study

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *