Desintoxicando al organismo

Publicado el 18 octubre, 2011 | Health

Indicaciones interesantes para empezar a mejorar la condición física y mental antes de ingresar a un plan serio de entrenamiento

Es importante que se desintoxique regularmente el organismo para facilitar la vida a las personas recordando que el cuerpo requiere de una estabilidad funcional y para ello las células deben estar sanas y sin toxinas; entonces el primer paso para comenzar el Clean Program, uno de esos programas con una duración media de tres semanas es prepararse y enfocar la mente en el mismo ya que se necesita de un cambio de hábitos que debe ser rigurosamente respetado para alcanzar los resultados pretendidos.

Por este motivo, los cardiólogos recomiendan iniciar por un periodo de estabilidad emocional y profesional dejando los fines de semana para habituarse al menú y a las restricciones. 

  • Se debe comenzar por hacer una lista que incluya los objetivos y los nuevos hábitos alimenticios. 
  • Anotar también todas las alteraciones que ocurran en el organismo desde el humor hasta la silueta física o el rostro; quitando una fotografía diaria poder ver las diferencias en el final. 

De acuerdo con los especialistas, los tres primeros días pueden ser los más difíciles, pero el común de las personas tienden a ajustarse a las restricciones alimenticias; pero no solo uno debe acudir a su médico personal, también el médico ortomolecular y el nutricionista son profesionales que deben acompañar este proceso que es primordial antes de empezar un plan de entrenamiento orientado a la pérdida de peso, la definición muscular o la hipertrofia.

Como planear el plan

El segundo paso es ver si en la cocina existen una licuadora porque la sopa y los batidos son la base de este programa; una máquina de zumos y un filtro para el agua que son más que necesarios para empezar.

Después, se debe empezar con las recetas citadas por el profesional nutricionista y como refieren los investigadores; lo primero es aprender a ir de compras para que nada falte al instante de cocinar, además se debe aprender que los cambios de alimentación no necesariamente son horribles recordando que la naturaleza fue bondadosa con nosotros ofreciéndonos muchas alternativas dietarias aceptables para este periodo.

  • Se debe seguir sin excepciones la lista de los alimentos permitidos y eliminar los prohibidos y todos aquellos que causan alergias alimenticias, intolerancias e interrupción en el proceso digestivo, ya que cuando se los ingiere la energía que podría ser usada para desintoxicar al organismo es desperdiciada en combatir la alergia.
  • Se debe priorizar los alimentos orgánicos y comprar los productos a los productores locales; factores que disminuyen la probabilidad de consumir demasiadas toxinas. 

En general se aconseja hacer tres comidas por día, en la que una debe ser sólida y las demás líquidas (un batido, una sopa o un zumo); estas últimas son más fácilmente digeridas porque el contenido en nutrientes es más pequeño.

Los cardiólogos sugieren que la primera debe ser hecha al almuerzo y las otras dos durante la merienda y cena; destacando incluso que se debe dejar un intervalo de 12 horas entre la última comida del día y la primera del día siguiente.

Sin embargo, durante el día debe incluir snacks entre comidas; aquí deben estar incluidos vegetales crudos, fruta fresca como los mirtilos que contienen poco azúcar, y almendras o nueces son una excelente opción; es mejor dejar por un tiempo las barras de proteínas o cereales hasta que se adapte el cuerpo a los resultados o alternar los días para consumirlas sin exageración.

El entrenamiento

Esta limpieza del organismo no está completa sin la práctica de actividades deportivas, pues el ejercicio es desintoxicante y hace que todos los intercambios en nuestro organismo se hagan con mayor funcionalidad estimulando todos los canales de eliminación, aumentando la circulación de sangre y de linfa, hace sudar, estimula los intestinos, favorece una respiración profunda, relaja la mente, quema calorías y estimula las endorfinas. 

  • Para los que son sedentarios se recomienda subir las escaleras, caminar, saltar la cuerda o reunirse con grupos que hacen hidrogimnasia o hasta las divertidas clases de danza aeróbica.
  • Otra opción es hacer Yoga o Pilates incluyendo algunos accesorios como las bandas, las cuerdas, y el balón suizo.
  • Los ejercicios de entrenamiento cardiovascular más intensos como correr, hacer una marcha rápida, andar en bicicleta y otros parecen promover mejores resultados, sin embargo es necesario poner la atención en la intensidad del ejercicio porque una restricción alimenticia acompañada de ejercicio muy vigoroso puede ser muy extenuante y hasta perjudicial para el organismo.

Durante el programa es también fundamental descansar, dormir lo suficiente y respirar profundamente al inicio la persona puede sentirse más cansada de lo habitual pero a partir de la segunda semana se sentirá con más energía y menos sueño.

Otro aspecto importante es mantener el pensamiento positivo y, para eso se debe meditar por lo menos 15 minutos por día y alejarse de factores de estrés para limpiar no solo el organismo sino también la mente; la tercera semana, se debe cuidar en extremo al cuerpo con masajes suecos o acupuntura, ayudando a aumentar así la circulación de la linfa, lo que ayudará en la eliminación de las toxinas.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *