Carbohidratos y Agua, una relación íntima

Publicado el 21 junio, 2019 | Health

Un científico reconocido en el mundo deportivo, el Dr- Edmund Burke analiza en su libro «El valor de ingerir suficientes carbohidratos después de una intensa sesión de entrenamiento para ayudar a compensar el inevitable agotamiento de líquidos y las pérdidas de electrolitos» que el consumo de carbohidratos tiene más de una arista para analizar y no solo se centra en el glucógeno muscular.

En este texto científico el investigador cita que «la investigación ha demostrado que los carbohidratos y el sodio trabajan juntos para aumentar la absorción de agua en la pared intestinal. Las moléculas de glucosa de los componentes del carbohidrato estimulan la absorción de sodio, y el sodio, a su vez, es necesario para la absorción de glucosa; cuando estas dos sustancias son absorbidas por los intestinos, tienden a tirar agua con ellos, facilitando así la absorción de agua de los intestinos al torrente sanguíneo».

El agua y los carbohidratos

Además, los carbohidratos son intrínsecamente hidrófilos (aman el agua), y su deficiencia afecta a diferentes vías en el cuerpo humano responsables de regular nuestros niveles de hidratación. Por ejemplo, por cada gramo de glucógeno (glucosa almacenada) en nuestro tejido muscular y hepático, almacenamos aproximadamente tres gramos de agua. Las reservas de glucógeno en los músculos y el hígado son bastante importantes, por lo que se podría ver cómo esto podría afectar el equilibrio del agua. Ahora bien…

– ¿Queremos vernos totalmente planos?, la respuesta de muchos preparadores podría ser cortar los carbohidratos y eliminemos toda el agua almacenada.

Lo que pasa es que cuando agotamos los carbohidratos, hay una disminución concurrente en la producción de insulina que puede hacer que los riñones excreten más agua. Si reducimos la ingesta de carbohidratos a niveles lo suficientemente bajos como para inducir la cetosis, creará un efecto diurético natural que puede servir para un propósito, pero en contraste, una disminución de la hidratación de solo el 2-3% puede afectar el rendimiento deportivo.

Para muchos, la palabra «carbohidratos» es aterradora, una que a menudo se asocia con el aumento de peso o alimentos que son altamente procesados y no saludables para nosotros. Pero, dividiendo la palabra «carbohidratos» en dos simples sílabas, nos damos cuenta de que por un lado están los «carbos» y por otro «hidratación», por tanto la palabra o el término clave es «Hidratación = Agua», siendo un punto relevante para todos los que desean eliminarlos o quitarlos de la dieta para definir o para eliminar la mayor cantidad de grasa corporal posible.

Si eliminamos el macronutriente clave que ayuda a retener el agua que nos mantiene en movimiento, vamos a sumergirnos en un adevacle si queremos entrenar.

Porqué no eliminar los carbohidratos de la dieta

Los carbohidratos desempeñan un papel clave en la forma en que funciona nuestro cuerpo y esto lo sabemos todos; una de las funciones principales es proporcionar el combustible que necesita para realizar correctamente tareas tales como entrenamientos, actividad mental o cualquier otra actividad intensa o no.

Este combustible se conoce como glucógeno; éste es la forma en que el cuerpo procesa y almacena la glucosa como energía. El glucógeno almacenado (principalmente en el hígado) es la forma en que los sistemas específicos de nuestro cuerpo continúan funcionando a lo largo del día, como el cerebro, las células renales y los glóbulos rojos.

Ahora bien, después de un entrenamiento, nuestro cuerpo necesita recuperarse de las reservas de glucógeno (es decir, los carbohidratos) y con cada glucógeno, hay 3 aguas unidas para alcanzar una proporción de 3:1. Cuando nuestros músculos se están recuperando, son 3 veces más «hambrientos» de agua como ellos son para el glucógeno, entonces su función está incluso en su nombre, «hidratos de carbono».



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

Nuestro cuerpo es inteligente, no lo subestimemos

Nuestro cuerpo es inteligente, por lo que cuando pensamos que solo estamos ganando peso cuando estamos siendo perezosos un domingo (todos lo hacemos), estamos equivocados, porque nuestro cuerpo está guardando esos carbohidratos ingeridos para poder utilizarlos para obtener la forma más rápida de combustible, así como una forma de combustible que se usan en ejercicios de resistencia prolongados… bueno;

Carbohidratos = Hidratación = Energía = Cuerpo feliz

Así que los efectos negativos de agotar los carbohidratos de nuestro cuerpo se derivan de la idea de que a medida que el cuerpo se quema a través de los carbohidratos y en las reservas de glucógeno, el agua adherida al glucógeno se elimina también, por lo que a su vez, es decir, una dieta baja en carbohidratos básicamente disminuye la capacidad del cuerpo de retener líquidos durante el ejercicio y da como resultado un alto riesgo de deshidratación.

En realidad, tomamos los líquidos ya sea por comer alimentos que contienen una gran cantidad de agua, como la sandía, la lechuga o la pera. pero en su mayoría es por comer carbohidratos y esto representa entre un 18-25% de la ingesta de líquidos por día. Entonces, al consumirlos estamos ayudando al cuerpo a conservar la cantidad adecuada necesaria de agua para funcionar.

Fuente

Deja un comentario