Las seis reglas no escritas para trabajar en el gimnasio

Publicado el 26 mayo, 2018 | Workout

Reglas rotas.. ¿Esto incluso necesita ser escrito; por desgracia, sí. Simplemente hay algo sobre el gimnasio que puede convertir a un individuo común en un tonto inconfundible. Probablemente hayas visto una lista de reglas en tu gimnasio como “no abusar del equipo” o “no tires al piso las mancuernas”, entre otras cosas básicas.

Las reglas no escritas, sin embargo, surgieron durante los años 70 y 80, cuando la mayoría de los miembros del gimnasio eran culturistas. Estos eran tipos grandes y poderosos, algunos de los cuales tuvieron que establecer un código de conducta para mantener el orden y minimizar el número de dolores de cabeza en el gimnasio.

En aquel entonces, las personas seguían las reglas, tanto escritas como no escritas, y los culturistas podían entrenar juntos con muy pocos problemas. Fue cuando la “gente normal” comenzó a ir al gimnasio cuando comenzaron los problemas, por ellos se empezaron a desarrollar reglas. Pero aparte de las publicadas en la pared, también hay un conjunto de reglas no escritas, muchas veces superpuestas a las escritas.

La regla de “guardar las pesas” por supuesto no tiene que estar por escrito; algunos de nosotros fuimos criados con los valores que harían que guardar nuestras cosas fuera automático, pero hay personas desconsideradas que de alguna manera van a dejar los equipos y accesorios en el piso o no seguir las reglas, estén escritas o no y, esto es difícil de cambiar; son de esas personas que deberían ser puestas en consideración por todos, no solo por los propietarios o entrenadores.

Antes de ir al gimnasio, prepara tus toallas para mantener la higiene personal




Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

Ordena las cosas al terminar tu rutina

Esto suele estar escrito, pero la parte no escrita es que sigues sin que te lo digan… el gimnasio en realidad es un sitio compartido y todos deben guardar sus cosas de la misma manera, para que el siguiente lo tenga a mano. Cualquier persona con algún sentido de la decencia felizmente subiría sus pesas, en su lugar apropiado, anticipándose a que su compañero de hierro las use a continuación.

Imagínate cuando llegas y no encuentras tus pesas y las ves en el sauna, en las escaleras, en las cintas para correr…  en fin, todo debe quedar ordenado cuando termines tus rutinas, pues es el orden hará que todo gire en un ambiente adecuado para entrenar y los demás te respeten como tú los respetas.

Trata al gimnasio como tu hogar (o mejor)

¿Podrías escupir en el piso de tu sala de estar?.. entonces no escupas en el piso del gimnasio…. ¿dejarías tu botella de agua vacía para que otra persona la recoja?…. entonces no lo hagas en el gimnasio, entre otras cosas que ya sabes. Los propietarios de los gimnasios no contratan a gente para que te sigan y te aseguren de no actuar como un mono (sin dañar la reputación de los monos, obvio); en fin, si tratas al gimnasio como tu hogar, y deberías hacerlo, todos disfrutarán de un mejor ambiente y estarás feliz como todos.

No coquetees o, al menos no seas espeluznante

Si bien el gimnasio es una forma fácil de encontrar un terreno común para una pareja potencial, ese no es el propósito; la mayoría de las personas van al gimnasio a entrenar, o al menos deberían hacerlo. E incluso si alguien es amable contigo, eso no significa que te sienta cómodo con tus avances, pues simplemente significa que tienen miedo de herir tus sentimientos porque apestas a la desesperación y es triste.

Si una mujer tiene los auriculares puestos, un sombrero pegado a los ojos y no hace contacto visual con nadie, probablemente no va a apreciar que subas y la interrumpas en el medio de su ciclo programado. Claramente, ella no está interesada en hablar, entonces si cruzas esa línea, prepárate para ser etiquetado como una persona repugnante e incluso puedes tener problemas si tiene pareja… bueno, el mismo consejo es para las chicas.

Lo mismo pasa con la chica del mostrador; está atrapada allí y le pagan para ser amable y amable contigo. No aproveches eso para hacerla sentir incómoda porque es un movimiento que mostrará lo débil que eres, arruinando tu reputación. En fin, la coquetería no te hace parecer “hot”, simplemente te hace parecer “fácil”.

No robes del gimnasio o a otros compañeros

El robo trasciende la pérdida del individuo y en realidad lastima a todos los miembros del gimnasio. ¿Cómo?… piénsalo de esta manera: si robas objetos personales de otros miembros, entonces estarás creando una narración que eventualmente se filtrará al dominio público y etiquetará el gimnasio como un lugar malo.

Aunque sea tonto de hablar de esta regla a veces pasa; las noticias viajan rápido en línea y las malas críticas tejen un telar de arañas que te cubrirá para siempre. Robar del gimnasio (alfileres, bandas, manijas, platos de pesas y pesas) es tan curioso como patético, entonces no seas apestoso, porque los ladrones aunque sean de objetos pequeños, apestan para siempre.

No bloquees los espejos

Si alguien está entrenando pesado en el gimnasio, no te interpongas entre ellos y el espejo; el espejo es sagrado y cuanto más pesado es el peso, más sagrado se vuelve. No por vanidad, sino como una herramienta. Meterte y molestar a los que entrenan serio cuando no tienes necesidad de hacerlo es un error que te dolerá, porque te mirarán como un patán; obviamente si quieres guardar un par de mancuernas y debes pasar frente al espejo las cosas cambian porque cualquiera se dará cuenta, pero si quieres quitarte una selfie para tu red social estarás destruyendo tu reputación.

Nunca distraigas a nadie que está haciendo una serie

No coloques los pesos de una máquina, banco o estante actualmente en uso; además, debes tener cuidado de no tropezar con alguien que está en medio de una serie, porque acercarte a ellos o tener un pequeño traspié puede interrumpir su rutina, lo que hará que surja una discusión o hasta una pelea.

Y no camines hacia un rack que alguien esté usando y supongas que eres bienvenido, pero tampoco quites el último par de discos antes de preguntar si los va a usar. Lo mismo ocurre con los accesorios como cadenas, bandas o lo que sea. ¡Y absolutamente no preguntes nada a nadie en medio de su serie en un gimnasio!

¿ Mantienes el orden alrededor tuyo cuando entrenas ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *