El médico debe ayudarte, pero no para limitarte

Publicado el 7 enero, 2020 | Workout

Estás entrenando duro, pero tienes algunas dudas con tu salud. ¿Cuál es el siguiente paso durante esta temporada?.

Podrías seguir sufriendo a través de él, podrías pasar horas no contadas y sin guía en rodillos de espuma y dispositivos de punto de activación. Puedes ir al quiropráctico, un especialista en tejidos blandos o cualquier otro especialista médico, incluso a un quiropráctico o a las sesiones de masaje, o incluso realizando alguna actividad oriental e, incluso descansando en el sofá.

Podrías hacer muchas cosas, pero según nuestro parecer, el lugar para comenzar es el consultorio de su médico de atención primaria para obtener un diagnóstico antes de empezar la temporada, desde lo que dejó las fiestas de fin de año en tu digestión, en tu sistema nervioso central y en tu sistema músculo-articular; obviamente tus hormonas, tus órganos y todos tus sistemas, incluso tu mente deben estar al unísono para descubrir tus puntos débiles y así programar tu vida deportiva durante este año.

Según lo que salgan tus resultados y tu prueba analítica, deberías empezar a hacer test físicos y análisis nutricionales para empezar tu temporada (entrenamiento, dieta, recuperación) incluyendo el trabajo para tejidos blandos, movilidad, estiramientos, etc, etc. Esto significa no pasarte de este proceso durante estos primeros días de enero hasta que puedas acondicionarte para entrenar duro según tus ideas, objetivos y planes.

Por otro lado, la vida debes vivir de la manera que quieras, en tus términos, pero también deberías comprender los riesgos que implica tomar la mejor decisión y desarrollar cualquier modificación que sea necesaria. Esta modificación debes hacerlo ahora y siempre debes estar dispuesto a seguir avanzando tanto en tu salud física como mental, desde hoy mismo.

Lo primero, analiza tu sangre y a tu médico

La mayoría de los culturistas conocen las principales hormonas anabólicas y catabólicas, como la testosterona, el factor de crecimiento similar a la insulina-1, GH, cortisol, etc. Sin embargo, existen otras pruebas que dan una idea general que se debe considerar (por ejemplo, estradiol, hormonas tiroideas). , etc.) y no todas las hormonas pueden analizarse fácilmente mediante una sola extracción de sangre, como la GH, que no dura lo suficiente en la sangre y se libera de forma pulsátil, lo que dificulta la prueba a menos que esté enganchado para múltiples extracciones de sangre durante todo el día.

Un médico inteligente sabrá que los niveles bajos de testosterona normales, aunque técnicamente «normales», realmente apestan para agregar nuevos músculos, mantener baja la grasa corporal, la libido, la función mental, etc. Aunque técnicamente son subclínicos, estos niveles «normales» bajos deben tratarse y los datos son bastante claros de que los hombres se beneficiarán enormemente de tales tratamientos, a menudo viendo un aumento en la libido, depresión reducida, reducción en los niveles de colesterol, reducciones en la grasa corporal y masa muscular mejorada. Incluso cuando algunos médicos son conscientes de que deben abordarse los niveles subclínicos de testosterona (a través de la TRH), a menudo no lo harán por temor a la responsabilidad.

Hay otras áreas donde se deben tratar los niveles subclínicos (bajos normales) de hormonas, como los niveles subclínicos de las hormonas tiroideas T3 y T4, por ejemplo antes de empezar una temporada. Por supuesto, puede haber niveles de algunas hormonas que pueden ser demasiado altas (en comparación con demasiado bajas) y aún así estar técnicamente en el rango normal.

Por ejemplo, la mayoría de la profesión médica se niega a comprender el papel que juega el estrógeno, en particular el estradiol, en la fisiología de un hombre. Para la mayoría de los médicos, el estradiol es una hormona «femenina» y se niegan a tratar a los hombres cuando los niveles altos de estrógenos en los hombres pueden causar una larga lista de efectos indeseables, desde el aumento de la grasa corporal a la pérdida de la libido, entre algunas complicaciones.

La mejor combinación para consultar antes de iniciar tu temporada es un médico progresista de mente abierta que trabaja con un paciente que tiene una comprensión general de cómo leer sus propios análisis de sangre. Una asociación, por así decirlo, entre médico y paciente llevaría a una mejora tanto en la comprensión de lo que estaría pasando y hasta una interacción con tu entrenador o tu nutricionista.

Cualquier médico que se niegue a darle a una persona una copia de su propio análisis de sangre no es un médico con el que deberías trabajar durante una temporada que es el inicio de un decenio, que se viene muy innovador en materia de conocimiento sobre la salud del culturista, incluidas las tecnologías nutricionales y no nutricionales (naturales o no) que están siendo usadas dentro del deporte que tanto amamos todos.

Un Feliz Año te desea MASmusculo !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *