vitaminas D y K

La sinergia de las vitaminas D y K, para los huesos

Publicado el 28 junio, 2020 | Research, Suplementos

Las vitaminas D y K son vitaminas liposolubles que juegan un papel central en el metabolismo del calcio.

La vitamina D promueve la producción de proteínas dependientes de la vitamina K, que requieren vitamina K para la carboxilación para funcionar correctamente, por tanto las vitaminas D y K trabajan en sinergia.

¿Por qué vitaminas D y K?

En todo el mundo, se prescribe un gran grupo de personas, incluidos los atletas a un régimen suplementario de vitamina D y calcio. Para el deportista, la vitamina D previene lesiones musculo-articulares, potencia el sistema inmunológico, fomenta la salud vascular y hasta ayuda con el rendimiento y la composición corporal elevando las hormonas anabólicas.



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

La vitamina K es otra vitamina liposoluble que existe en dos formas de vitamina K: vitamina K1 (filoquinona, que se encuentra principalmente en vegetales de hoja verde) y vitamina K2 (menaquinona, que se encuentra principalmente en lácteos fermentados y producida por bacterias del ácido láctico en el intestino).

La vitamina K1 se transporta principalmente al hígado, regulando la producción de factores de coagulación, mientras que la vitamina K2 se transporta a tejidos extrahepáticos, como el hueso y la pared vascular, regulando la actividad de la proteína Gla de matriz (MGP) y la osteocalcina (proteína Gla de hueso).

Los estudios en animales y humanos sugieren que las concentraciones óptimas de vitaminas D y K son beneficiosas para la salud ósea y cardiovascular, como lo respaldan los estudios genéticos, moleculares, celulares y humanos.

A medida que se descubre más sobre la poderosa combinación de estas dos vitaminas, las recomendaciones se dan entorno de incluir una variedad de alimentos como verduras y lácteos fermentados combinados con suplementación para el deportista.

¿Cómo ayudarían las vitaminas D y K a los huesos?

El hueso es un tejido metabólicamente activo que se renueva a lo largo de la vida; las citoquinas junto con varios factores hormonales, nutricionales y de crecimiento están involucrados en la remodelación ósea estrictamente regulada.

La vitamina K ejerce su efecto anabólico sobre el recambio óseo de diferentes maneras, como promover la diferenciación de los osteoblastos, regular la transcripción de genes específicos en los osteoblastos y activar las proteínas dependientes de la vitamina K asociadas al hueso que desempeñan funciones críticas en la mineralización de la matriz ósea extracelular.

La vitamina K desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de la resistencia ósea, y se ha demostrado que tiene un impacto positivo en el metabolismo óseo.

Pero, al combinar vitaminas D y K para la salud ósea, también deberías conocer la vitamina D y sus bondades sobre el sistema músculo-articular.

Todas las células que comprenden el esqueleto (condrocitos, osteoblastos y osteoclastos) contienen tanto el receptor de vitamina D como la enzima CYP27B1 requerida para producir el metabolito activo de vitamina D, 1,25 dihidroxivitamina D. El efecto principal de este metabolito es estimular la absorción de calcio del intestino.

En este contexto, el estado de la vitamina D está relacionado con la densidad mineral ósea y el recambio óseo, así, la suplementación con esta vitamina puede disminuir el recambio óseo y aumentar la densidad mineral ósea, reduciendo los riesgos sobre lesiones y fracturas.

¿Cuál es el mecanismo de acción?

La literatura científica sugiere que la vitamina D aumenta las concentraciones de proteína ósea dependiente de la vitamina K e induce la formación de hueso con la estimulación de la expresión génica específica de osteoblastos.

  • La expresión específica de osteoblastos de osteocalcina se controla a nivel transcripcional por el compuesto 1,25-dihidroxivitamina D, a través del elemento sensible a la vitamina dentro del promotor del gen de osteocalcina.
  • El mecanismo subyacente de mineralización de las vitaminas D y K inducida por la vitamina K en presencia de esta forma de vitamina D es diferente de la acción individual de la vitamina K.

Según varios estudios en animales, certificados por la industria en varios escenarios, la unión del receptor de 1,25-dihidroxivitamina D puede sufrir una gamma-carboxilación en presencia de vitamina K. Esto significa que la carboxilación del receptor de vitamina D puede modificar potencialmente las propiedades bioquímicas intrínsecas de los receptores nucleares y modula su unión al ADN.

Desde todo punto de vista usar vitamina D y complementar con vitamina K mediante suplementos específicos o fórmulas sinérgicas es la mejor opción para tus huesos.

¿Proteges tus huesos adecuadamente?



Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *