Suplementos que son usados para reducir colesterol

Publicado el 22 junio, 2011 | Research

Las fibras, el ajo, la niacina (vitamina B3), la avena, el psyllium (psílio) y la levadura son los preferidos

Una investigación hecha en los Estados Unidos verificó que los individuos que tenían hipercolesterolemia diagnosticada hacían uso de vitaminas y suplementos nutricionales en la tentativa de ver reducidos su colesterol LDL (lipoproteína de baja densidad) y el colesterol total; sin embargo, a pesar de ser bastante usados en aquel país, los suplementos nutricionales raramente son recomendados por los médicos.

El trabajo fue realizado según un análisis hecho a partir del NHANES III (National Health and Nutrition Examination Survey III) que vinculaba a 13.990 individuos en un estudio de corte transversal realizado de 1988 a 1994; el análisis se restringió a adultos por encima de 17 años de edad que estuvieran tomando por lo menos uno de estos seis suplementos: fibras, ajo, niacina (vitamina B3), avena, psyllium (psílio) y levadura; de esa forma, se formaron tres grupos; el primero con individuos diagnosticados con hipercolesterolemia (21,1% de la muestra), el segundo con individuos saludables que intentaban prevenir la enfermedad (52,8%) y tercero los individuos saludables que no estaban preocupados con la prevención (26,1%).

En el estudio del NHANES III, se observó que aproximadamente 40% de los norteamericanos usaban por lo menos una vitamina o suplemento nutricional; en realidad los científicos concluían que ya sabian según estudios anteriores que el uso de vitaminas era bastante común; pero no sabían por qué las personas tomaban esos productos.

  • Debido a los posibles efectos benéficos de esa suplementación en la hipercolesterolemia, creían importante saber si la reducción en los niveles de colesterol podría ser uno de los motivos, relatan los investigadores, entonces una de las explicaciones teóricas para el posible efecto protector de esos productos es que las vitaminas pueden reducir los niveles de homocisteína plasmática (aminoácido posiblemente responsable por el daño arterial).
  • Otra explicación posible sería por sí solo el efecto protector de suplementación contra cualquier enfermedad, ampliamente demostrado en la literatura científica; especialmente la prevención de defectos congénitos y de la enfermedad arterial coronariana.

Se observó, en este nuevo estudio, que, entre los individuos del grupo 1 (hipercolesterolémicos), 3,6 % estaban tomando por lo menos uno de los seis suplementos, entre los del grupo 2 (saludables, buscando prevención), 1,2% estaban usando los productos y, en el grupo 3 (saludables), se observó un porcentaje más pequeño; de 0,7%.

Las personas con historia de hipercolesterolemia tenían, por lo tanto, mayor tendencia al uso de los suplementos y las que estaban por encima de 50 años y, especialmente, las por encima de 60, tenían mayor tendencia a usar vitaminas y suplementos para tratar los altos niveles de colesterol que las otras; lo mismo ocurría con individuos de mayor poder aquisitivo.

Los autores verificaron que, a pesar de su posible efecto reductor de colesterol LDL y del colesterol total, la suplementación era poco usada con ese objetivo entre la población evaluada y que debían establecer parámetros que verifiquen si el uso con esa finalidad es eficaz y se sería una alternativa a los fármacos reductores de colesterol.

  • Recordemos que para ser felices debemos mantenernos sanos y para ello la suplementación natural es una opción definitiva, pero también lo es la manera en que nos alimentamos y realizamos activades cotidianas entre el trabajo, las del hogar sin dejar por supuesto nunca de practicar ejercicios frecuentemente.
  • Que un alto nivel del colesterol bueno prolonga la calidad de vida y la longevidad de las personas.
  • Que manipulando el colesterol se pueden obtener buenas ganancias musculares cuando se entrena para ello.
  • Que cuando controlamos nuestro nivel de colesterol mantenemos sano nuestro sistema cardiovascular y por consecuencia nuestra salud en general.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *