La importancia de saber seleccionar las barritas

Publicado el 18 enero, 2011 | Research

Son aliadas para evitar el catabolismo pero se debe tener en cuenta que se consume al adquirirlas

En general se mencionaba antes que la mayoría de las barritas o barras de alimentos saludables eran esencialmente golosinas que simulaban ser como un alimento similar o complementario a la proteína en polvo. Hoy en día gracias a las tecnologías y gran avance en el sector del culturismo y el fitness muchos de los productos  parecen utilizar mucha más «comida real» en los ingredientes y mucha menor cantidad de azúcar y otras basuras; algunas barras de proteína y energéticas han mejorado, y el número de opciones ha aumentado; además como la demanda ha crecido tanto se pueden encontrar barras de proteína y energía hasta en supermercados, mientras que hace años, sólo se encontraban en los gimnasios y en las tiendas naturistas.

A pesar de mejores opciones disponibles,  “las barras de caramelo disfrazadas» siguen estando en el mercado ¿Por qué? Debido a que, por lo general, tienen mejor sabor y la mayoría de los consumidores las vuelven a comprar por su sabor, y no por la calidad o el valor nutricional.

  • El reto para las compañías de alimentos y suplementos es la quebrar o romper la dificultad en la fabricación de una barra hecha con ingredientes y alimentos totalmente naturales que también sea baja en calorías y con bajo contenido de azúcar sin el sabor de un ladrillo de aserrín, por lo general, algo que también se deja de lado es como se añade azúcares refinados, edulcorantes artificiales, grasas o calorías.
  • Para hacer las cosas aún más confusas, la publicidad de estas barras se ha vuelto muy hábil  y persuasiva, así que si sólo lee el anuncio, pero no la lista de ingredientes ni la etiqueta de información nutricional, entonces el consumidor puede muy fácilmente ser engañado.

Con más opciones disponibles y con un marketing más convincente, es en realidad difícil elegir entre lo bueno y lo malo, a menos que nos pongamos atentos y leamos las etiquetas cuidadosamente, prestando especial atención a la parte superior de los primeros 2 a 3 ingredientes.

Al leer las etiquetas, hay algunas cosas que se debe tener en cuenta, si son barras saludables, enérgicas o proteicas.

Comprobar el contenido de azúcar

En primer lugar, lo mejor es comprobar el contenido de azúcar refinado agregado, sin embargo, en la búsqueda de los azúcares, no basta con ver los «Datos de Nutrición» de la etiqueta.

  • Los gramos de azúcar no son discriminados entre los azúcares que se producen naturalmente y aquellos que son refinados; siempre se debe observar los “azúcares totales” para asegurarse, pero también se debe observar la lista de ingredientes.
  • Las leyes de etiquetado de la FDA (en USA) requieren que todos los ingredientes sean emnumerados de acuerdo a la cantidad utilizada; si los azúcares refinados son el ingrediente en primer o segundo lugar en la etiqueta, no es una buena opción tomarlo (a menos que se lo escoja para el «día libre» o «día del trampas» en las comidas).
  • Los azúcares refinados; sacarosa, jarabe de maíz, jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, jarabe de arroz integral y chocolate son encontrados con frecuencia en gran cantidad en la lista de ingredientes. A algunos amigos les saca de sus casillas cuando compra unas barras de “alimentos saludable con alto contenido proteico” y en la etiqueta ve que el chocolate está como ingrediente #1.

Una típica barra podría colocar la proteína en polvo (como aislado de suero) como el primer ingrediente y el jarabe de maíz como el segundo; no hay que sorprenderse si las llamadas barras energéticas tengan al azúcar o el jarabe de maíz como ingrediente principal.

Muchas de las barras conocidas no son más que barras de caramelo ordinario con agregado de proteína en polvo, sin embargo algunas de las nuevas marcas de barritas aún incluyen azucares refinados.

  • Esto es un total de cuatro diferentes tipos de azúcares añadidos; uno de ellos, la miel, que es un azúcar natural, pero sigue siendo una fuente rica en calorías. La miel que se encuentra en estas barras es casi segura miel procesada, no la real o cruda (que es más nutritiva).

Afortunadamente, se puede ver en la etiqueta de información nutricional que los azúcares totales son bastante inferiores a los 6 gramos (de un total de 35 carbohidratos),  lo que en realidad no es mucho, sin embargo, después de mirar la lista de ingredientes, se puede ver que esta barra no es un alimento natural en el sentido más puro.

Verificar las grasas trans y el contenido total de grasa

Lo siguiente mirar en la lista de ingredientes de una barrita son los ácidos grasos trans, que por lo general aparecen como aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados. Estos aceites son un “deleite” para los fabricantes de alimentos porque extienden la vida útil de los alimentos y prácticamente nunca se echan a perder.

Si se observa “NO contiene aceite hidrogenado” en la lista de ingredientes es lo mejor, pero a la vez es casi un insulto a nuestra inteligencia poner grasas trans en los “alimentos saludables” o “barritas”, a pesar de que aún muchas compañías lo siguen haciendo.

Verificar el contenido de fibra

Cada vez con mayor frecuencia, estamos viendo la nueva generación de barras de proteína y energéticas con fibra añadida; sería preferible que la fibra provenga enteramente del alimento en sí, pero se podría argumentar que el agregado de fibra es una mejora con respecto a las barras anteriores.

En una nueva marca se observa como 5 gramos de fibra en la etiqueta; a veces la fibra proviene en forma de un alimento completo tal como la avena. Es obvio entonces que también se puede agregar un suplemento de fibras a la dieta para incrementar el potencial del organismo.

Buscar alimentos completos

Una de las mayores diferencias en algunas de las barritas de  nueva generación, y esto también es aplicable a los batidos en polvo reemplazantes de comidas, es la inclusión de alimentos completos.

  • Hemos visto barras que incluyen el grano entero de avena, calabaza o patatas; todos estos ingredientes proporcionan carbohidratos y una pequeña cantidad de dulzura, lo que puede disminuir la cantidad de azúcares refinados necesaria para producir una barra de buen sabor.
  • Cada uno de estos alimentos, si están en su forma natural, sin refinar, contienen vitaminas, minerales y fitonutrientes.
  • A veces también se añade la canela en la etiqueta, que muchos expertos en nutrición consideran un alimento funcional debido a sus propiedades ventajosas para la salud (sirve para controlar el azúcar en la sangre).
  • Otros alimentos «funcionales» que se pueden encontrar en algunas de estas barritas incluyen nueces, semillas de lino o de coco en bruto, sólo por nombrar algunos.

Verificar el contenido de calorías

No hay que conformarse solo con la lista de ingredientes o macronutrientes, olvidándose de comprobar el contenido de calorías.

  • Muchas de las barras más recientes son más sabrosas con la inclusión de grasas saludables, como la mantequilla de maní natural o mezclas de grasas esenciales.
  • También pueden utilizar todas las fuentes de carbohidratos naturales, pero ricas en calorías; esto no es negativo desde una perspectiva de salud, pero es una preocupación desde el punto de vista calórico.

Últimamente, se empiezan a ver barras que, aunque tienen mejores sabores tienen menos ingredientes indeseables que las barras más antiguas, pueden ser de alto valor calórico, a menudo en un rango entre 400 y 500, literalmente, es igual a una comida completa, incluso para un hombre; esto podría estar a favor o en contra.

  • Los atletas de deportes de resistencia pueden considerar el consumo de barritas de alto valor calórico, solo a modo de “salvavidas”, pues las mismas barras pueden sabotear un programa de reducción de grasa bajo en calorías.

Observar el factor de saciedad

Hay un último factor que la mayoría de las personas rara vez tienen en cuenta al coger una barrita a la carrera.

  • Pensar si 440 calorías de una barrita hace sentir tan satisfecho, en comparación a algo así como una taza llena de avena y un huevo o un revuelto de clara de huevo ( que contienen también alrededor de 440 calorías por comida).
  • La próxima vez que se ingiera una barrita o una comida de alimento completo, se debe prestar mucha atención a la sensación de inmediata saciedad después de su ingesta, y percibir el nivel de apetito durante las horas siguientes.
  • Si ha notado que la barra no satisface, que aún se siente hambre y se está con tendencia a consumir más alimentos una hora más tarde, es mejor reconsiderar las opciones en el futuro.

En pocas palabras:

Disfrutar de este tipo de barras para emergencias, tales como comer mientras durante un vuelo, entre clases o prácticas, en algunas meriendas pero no en todas y así sucesivamente. O consumirlas de vez en cuando, en lugar de una barra de chocolate convencional, especialmente como snack.

Artículos relacionados:

Deja un comentario