El poderoso entrenamiento de flujo

Publicado el 4 febrero, 2013 | Research

Para una buena congestión muscular se debe promover las adaptaciones hipertróficas progresivas

Cuando se entrena un grupo muscular con múltiples ejercicios en una sesión de entrenamiento, se llega a inundar el músculo que se está trabajando con sangre para que la entrega de nutrientes sea maximizada, de forma a facilitar la remodelación de las fibras; en pocas palabras, entrenar para la congestión muscular que después de un tiempo periodizado inteligentemente hace notar sus efectos sobre la hipertrofia.

Aún es un tema controversial si el aumento de la entrega de nutrientes del entrenamiento de flujo afecta la remodelación de los músculos, sin embargo, la hinchazón muscular derivada de los “ataques” repetidos de hiperemia reactiva, pueden muy bien promover las adaptaciones hipertróficas; además las investigaciones están demostrando de forma repetida que una célula hidratada aumenta la síntesis de proteína, mientras se atenúa la degradación de proteína.

Esos efectos son mediados por sensores en las fibras musculares que responden a los aumentos del volumen de las células iniciando procesos anabólicos como medida para reforzar su infraestrutura y el resultado final es un mayor desarrollo muscular; desde nuestro opinión, la sobrecarga progresiva es crucial para obtener progresos, siendo los ejercicios básicos pesados los instrumentos par ir cogiendo fuerza con el tiempo.

Una vez que ya haya realizado los movimientos compuestos (y más pesados) del entrenamiento, se debería definitivamente considerar escoger algunos ejercicios que congestionen el músculo objetivo con la mayor cantidad de sangre posible, particularmente si el objetivo principal es la hipertrofia muscular.

Las conclusiones

Todos los buenos practicantes de musculación aprenden de forma instintiva a congestionar sus músculos, y esta estrategia parece ser única para cada practicante.

A algunos les gusta realizar flexiones de tronco o los fondos en superserie con aperturas (crucifijo) con mancuernas o crossover para congestionar el pectoral, otros juran por las explosiones de hombros que consisten en tri-series múltiples de 10 repeticiones de elevaciones posteriores (vuelos), seguidas inmediatamente por 10 repeticiones de elevaciones laterales, seguidas inmediatamente por 10 repeticiones de elevaciones frontales para congestionar los deltoides.

Lo ideal es aprender cuales son los mejores métodos para obtener una buena congestión para cada respetivo grupo muscular, y asegurarse de incorporarlos a finales de sus entrenamientos, después de haber realizado un par de ejercicios compuestos pesados, con el enfoque en la sobrecarga progresiva.

Artículos relacionados:

Deja un comentario