Siete razones por las que no estás quemando grasa

Publicado el 24 agosto, 2019 | Health

El camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones, ¿verdad?… bueno, en la batalla para ir quemando grasa, cualquiera de estos errores comunes podría ser tu ruina.

¿Has estado observando cada caloría, negándote a todo lo que más te gusta comer y aún no estás viendo ningún resultado?… si has estado haciendo dieta y siguiendo tu plan al pie de la letra pero no has visto los resultados como fruto de tu esfuerzo, es hora de analizar más de cerca tu enfoque porque a veces, los pequeños problemas que aparecen en el camino pueden convertirse en grandes problemas si no los tratas de inmediato.

¿Alguno de los siguientes problemas está alterando tu dieta?… si es así, trata de modificar las cosas para que puedas comenzar a ver los resultados que estás buscando.

1- Has estado haciendo dieta durante demasiado tiempo

¿Cuándo fue la última vez que dejaste la mesa sintiéndose realmente satisfecho después de una comida?; si siempre tienes esa sensación de hambre, algo debe cambiar.

La primera razón por la que puedes no ir quemando grasa como esperabas es que simplemente has estado haciendo dieta durante demasiado tiempo; una dieta prolongada puede ponerte en un estado reducido en calorías. Este modo de inanición ralentiza tu metabolismo; claro, estás consumiendo menos calorías, pero también estás quemando menos, lo que significa que no estás progresando.

Si esto te suena, tómate un descanso durante 2-4 semanas y deja de preocuparte por las calorías que entran y las que no; simplemente estás dando un paso atrás para poder seguir viendo resultados a largo plazo.

2- Las mediciones de tus comidas están mal

Quizás la razón más común por la que las personas no pierden peso es porque simplemente no están midiendo sus alimentos correctamente. Estás preparando tu refrigerio nocturno antes de dormir, metes tu cuchara en el tarro de mantequilla de maní y viertes una cucharada generosa en tu yogur griego, pero espera; ¿cuánta mantequilla de maní había en esa cuchara?.

Si has estado estimando que es aproximadamente una cucharada, pero está más cerca de dos, acabarás por agregar 80-100 calorías a tu dieta…. ¡Y te preguntas por qué tu dieta no está funcionando!

La mantequilla de maní es un buen ejemplo porque es alta en calorías y generalmente puedes estar cometiendo el mismo error con otros alimentos ricos en calorías, como el bistec, el salmón, la pasta o las nueces, y es fácil ver por qué los kilos parecen mantenerse.

3- Sales de tu plan los fines de semana

¿Cuántas veces has escuchado a alguien decir que son fieles a su dieta … durante la semana?; lo que pasa es que cuando llega el fin de semana, estas mismas personas que hacen dieta rigurosa se salen por instinto. El fin de semana es casi el 30% de su semana total y si siguen su dieta solo el 70% de las veces, no es de extrañar que no vaya quemando grasa como querían.

No se ve a las personas siguiendo una regla de 70/30 porque pasan el 30% de su tiempo ignorando su dieta y «divertirse» nunca va a producir resultados. Uno debe ser sincero consigo mismo acerca de cuán estrictamente está siguiendo su dieta ya sea un modelo 80/20 o 90/10 e incluso el de retroalimentación de fines de semana.

No olvides tomar la suplementación adecuada para bajar de peso




Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

4- No estás ajustando tu programa a medida que avanza

Las personas tampoco ven resultados porque no ajustan su programa a medida que avanzan; comienzan su dieta, ven excelentes resultados y simplemente siguen haciendo lo que hicieron al principio, esperando que sigan más de los mismos resultados. Lamentablemente, no siempre funciona así porque el cuerpo cambia en respuesta al plan, el cual debe cambiar también.

Cuanto más delgado eres, más quieres que tu cuerpo entre en ese modo de hambre y ahorro de combustible; por contradictorio que parezca, consumir más carbohidratos puede ayudarte a evitar esa reacción y ese aumento de la ingesta de carbohidratos también puede optimizar la sensibilidad a la insulina y la liberación de la hormona leptina, que ayuda a mantener el peso corporal.

5- Llegaste al gimnasio para quemar calorías

Para perder peso, debes entrenar duro, ¿verdad?; no hay nada de malo en ir al gimnasio con el único propósito de quemar calorías, a menos que te obsesiones demasiado con este indicador. Si solo quieres quemar calorías, es mucho más probable que te subas a las máquinas de cardio todo el tiempo, simplemente porque estas máquinas escupen un número de calorías quemadas, lo que facilita el seguimiento de tu progreso.

Las pesas no ofrecen tales calorías, aunque levantar pesas puede producir los cambios más significativos en tu cuerpo; hacer pesas no solo te ayudará a ir quemando grasa en general, sino que también ayuda a remodelar tu cuerpo, es por ello que el 70% de tu entreno debes invertir en ellas y aunque hacer cardio es genial, no siempre te llevará al déficit calórico por sí solo.

6- Tus entrenos te llevan al suelo

Trabajar duro en el gimnasio no es malo, pero observa cómo esta producción de energía máxima influye en las otras 23 horas de tu día. Demasiadas personas, especialmente las que comienzan, trabajarán tan duro como puedan durante sus entrenos, solo para volver a tener un estilo de vida muy sedentario el resto del tiempo. ¿Por qué?… ¡porque están exhaustos del entreno!

Todas las pequeñas actividades que realizas durante el día pueden desempeñar un papel muy importante para aumentar tu consumo diario de calorías; si estás demasiado cansado para salir a caminar, limpia la casa o juega al aro con los niños para ir quemando grasa. Tu entreno podría estar reduciendo en lugar de aumentar la cantidad de calorías que quemas cada día.

  • Por ejemplo, si desarrollas un duro entreno pero que no agotador, quemarías 300 calorías; eso debería dejarte con suficiente energía para quemar, quizás 400 calorías adicionales durante el resto del día y tu consumo total de calorías netas equivaldría a 700.
  • Ahora digamos que haces un ejercicio agotador que quema 500 calorías; es tan agotador, de hecho, que pasas el resto del día en el sofá. ¿Tu quema de calorías adicional?… 50 !!! … entonces, tu gran total para el día es de solo 550 calorías.

En pocas palabras, si haces demasiado ejercicio, puedes reducir tu capacidad para perder peso.

7- Tus postres de post-entreno

Finalmente, ten cuidado con este error común después de entrenar; disfrutar de un gran refrigerio después de un gran entreno. Ya sea que comas un bocadillo o no después del ejercicio, retendrás toda la fuerza y ??las mejoras cardiovasculares que obtuviste durante esa sesión de entrenamiento. Pero, si lo sigues con un gran batido o un panecillo con queso crema, puedes terminar siendo neutral en calorías después de todo ese sudor y trabajo duro.

Necesitas esos carbohidratos después del entreno, pero solo recuerda que esas calorías cuentan y aunque deseas un postre al terminar, simplemente no consumas otras 400 calorías en el proceso.

¿Sientes que fallas en tu programa de entreno o dieta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *