Las oleaginosas activan la quema de grasas

Publicado el 16 septiembre, 2010 | Health

Contienen omega-3, están libres de colesterol y de grasas trans, son bajas en sodio y contienen muchas vitaminas, minerales y fibra

Los frutos secos forman parte de un grupo selecto de oleaginosas que además de poseer muchos nutrientes, pueden ser excelentes alimentos para adelgazar. El fruto oleaginoso posee abundancia en aceite, y a pesar de ser pequeño es bastante nutritivo, saludable y muy poco calórico. Entonces a los frutos secos no los debemos mantener lejos de nuestra dieta sólo a causa de las calorías, por ejemplo; las almendras son realmente ricas en grasas, pero estudios recientes demuestran que en vez de crear grasas, pueden ayudar a mantener el peso. Las principales oleaginosas son las nueces, castañas, avellanas y almendras, el cacahuate o la calabaza que contienen el aceite omega-3, están libres de colesterol y de grasas trans, son bajas en sodio y contienen muchas vitaminas, minerales y fibra.

Las oleaginosas son ricas en grasas mono y poli-insaturadas, responsables por mantener el nivel de azúcar en la sangre estable y activar el metabolismo en la quema de grasas. Reducen el nivel el colesterol “malo” LDL y aumenta el colesterol «bueno» HDL, responsable por limpiar las arterias, y por ello son armas poderosas para alejar a las enfermedades cardiacas, combatir el enjecemiento celular, y prevenir diversas enfermedades.

Si se siente la necesidad masticar algo entre las comidas, es mejor no consumir una barra de proteína, por lo que es mejor tomar en una mano un puñado de almendras que son como 28 g de la oleaginosa que son el perfecto complemento para una comida o pueden ser ingeridas como una merienda rápida y nutritiva, en caso de no tener mucho tiempo para tomarse la merienda de la mañana entre el desayuno y el almuerzo por ejemplo.

Los beneficios de las oleaginosas se pueden conseguir si se las consume al natural sin preparación o fritas.

Las investigaciones

Una investigación norteamericana reveló que 2 cucharas soperas de nueces por día es capaz de reducir en 13% el nivel total de colesterol, cada 1% del colesterol reducido significa 2% de menos riesgo de adquirir enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, no podemos olvidar que incluso siendo grasas buenas, tienen muchas calorías. Por ejemplo un paquete de 100 g de cacahuete o castañas, por ejemplo, vale lo mismo que un Big Mac. Entonces si son consumidas en exceso acaban como almacenamiento de grasas, por ello se la debe substituirlas por otro alimento y no sólo adicionarlas a la dieta.

28 gramas de almendras poseen 167 calorías, 6 g de proteínas y 3,1 g de fibra para mantener el sistema digestivo saludable y ayudarlo a saciar el apetito. Estos 28 g son también abundantes en vitamina E «antioxidante», y además contiene hierro, magnesio y potasio. Después de comer las almendras la persona se va a quedar saciada, y no se tendrá ganas para comerse una masa o torta dulce. Sin embargo, no se debe comer estos frutos secos en exceso a causa de las calorías que pueden inyectar a la dieta.

  • La revista norteamericana International Journal of Obesity, comparó los efectos de una dieta enriquecida con almendras y una más tradicional, suplementada con carbohidratos complejos.
  • El grupo que incluyó las almendras en la dieta no sólo obtuvo más éxito en la bajada de peso y del total de grasa corporal sino también tuvo más facilidad en mantener la pérdida de peso durante el tiempo de estudio.

Como ayudan a equilibrar el nivel de insulina liberada por el páncreas, estas grasas ayudan a convertir el almacenamiento de grasa corporal en energía, y son óptimas moderadoras de apetito. Se recomienda por tanto comerse 5 o 6 nueces antes de la comida o un puñado de almendras entre el desayuno y el almuerzo; haciendo que la persona se sienta saciada más rápido y durante más tiempo.

Artículos relacionados:

Deja un comentario