El punto de vista del nutricionista: cómo atender al envejecimiento de la población

Publicado el 13 enero, 2019 | Health

Con un grupo de edad global de más de 60 años que crece a una tasa del 3% por año según Naciones Unidas (2017) los expertos nutricionales listaron una serie de consejos para las para las compañías de alimentos sobre cómo pueden atraer a estos consumidores con productos adaptados a sus necesidades específicas. Como industria, sabemos que el envejecimiento de la población ofrece oportunidades para las compañías de alimentos saludables, pero las necesidades y deseos exactos de esta brecha etaria son menos claros.

Aumentar los nutrientes es el primer objetivo

Se señala que los adultos mayores tienden a no requerir tantas calorías debido a una disminución en la actividad y cambios en la composición corporal, y esto significa que los alimentos que consumen deben ser ricos en nutrientes, con énfasis en algunos nutrientes clave.

Hay algunos nutrientes, como la vitamina B12 y la vitamina D, que se absorben con menor eficacia durante el envejecimiento, y para algunos nutrientes hay una mayor necesidad de apoyar a un cuerpo que envejece. Los nutrientes que a menudo se encuentran bajos en adultos mayores de 65 años incluyen vitamina A, vitamina B2, selenio, calcio, hierro, zinc, magnesio y potasio; las dietas deficientes entre las poblaciones de bajos ingresos muestran desequilibrios nutricionales aún más pronunciados.

Otra preocupación es el consumo de ácidos grasos omega-3 de cadena larga (DHA y EPA) que se consumen en cantidades muy por debajo de los 450 mg recomendados por día. Los beneficios de estos ácidos grasos de cadena larga incluyen ayudar a prevenir las enfermedades cardiovasculares y el deterioro cognitivo, además de tener un papel en la salud ocular y la función inmunológica.

La evidencia emergente también sugiere que estos ácidos grasos tienen efectos beneficiosos sobre la diabetes y los trastornos inflamatorios como la artritis reumatoide en el envejecimiento. Por otro lado, al igual que con una población más amplia, la ingesta de fibra entre los adultos mayores, especialmente las mujeres, cae por debajo de la recomendación de 30 g por día. Solo el 9% de los hombres y el 4% de las mujeres mayores de 65 años cumplen con las recomendaciones de fibra, según algunas encuestas hechas en Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, se señala que el consumo promedio de grasas saturadas y azúcares libres supera las pautas para adultos de 65 a 74 años, por lo que es importante mantener estos alimentos bajos en este grupo de edad.

Si quieres vivir más tiempo, aprovecha de menús sabrosos y nutritivos




Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

Un ponche con proteína, el segundo objetivo clave

Mientras que los adultos se están volviendo más conscientes del hecho de que la proteína es importante a medida que envejecemos, ya que ayuda a mantener la masa muscular y la fuerza, se sostiene en los círculos científicos que la mayoría de las personas que se encuentran en la franja etaria del envejecimiento consumen mucho menos de lo que necesitan sin darse cuenta.

Las recomendaciones dietéticas actuales para la ingesta tal vez no sean suficientes para cumplir esta función en los adultos mayores. Entre los 40 y 80 años, los humanos pierden alrededor del 30-50% de la masa muscular, por lo que los mayores de 40 años definitivamente pueden beneficiarse del aumento del consumo de proteínas. Los beneficios de este nutriente podrían reforzarse si la ingesta se distribuye a lo largo del día, por lo tanto, sugiere que las compañías nutricionales que intenten incluir proteínas en los desayunos, una comida que tradicionalmente se basa más en los carbohidratos. Los ejemplos de algunos alimentos de alto valor proteico para el desayuno, como panes, cereales y yogures, ya están empezando a aparecer en los estantes, aunque hay espacio para más.

Adaptar el gusto, un tercer objetivo

Como el sentido del olfato y el gusto disminuyen con la edad, y el uso de medicamentos puede afectar la sensibilidad del gusto, los expertos nutricionales citan que los mayores de 60 años pueden experimentar una disminución en el apetito y un menor interés en los alimentos.

La percepción reducida del sabor en el envejecimiento puede llevar a la tentación de agregar más sal y azúcar, por lo que se sugiere que las compañías, que mejoren la experiencia de combinar sus productos con hierbas y especias, así como con colores vibrantes y texturas agradables para ayudar a los consumidores a evitar las adiciones poco saludables. Se agrega que los condimentos con menta, curcumina, pimentón y algas marinas son algunas opciones saludables y muy efectivas.

¿ Quieres vivir con plenitud durante tu adultez ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *