Como organizar la recuperación nutricional Post-Navidad

Publicado el 16 diciembre, 2011 | Health

Luego de los atracones de las ricas Cenas Navideñas, Año Nuevo o Reyes deberiamos tener un plan para tratar los posibles daños que resultan de los excesos

Cada vez que ingresamos al periodos de las fiestas de fin de año desde la Navidad hasta la fiesta de Reyes nos enfocamos en algo que siempre nos preocupa; en general nuestro principal objetivo es perder peso y rápido, pero lo que no tenemos en mete es que lo primero que debemos hacer es desintoxicarnos porque en estas fechas sometemos al organismo a un exceso que hasta puede perjudicar mucho la salud si no somos concientes de los límites que debemos en la cena navideña por ejemplo donde las calorías reales suelen hasta ser similares a 5 días convencionales.

La ingesta excesiva de grasa, azúcar, alcohol y otros tipos de estimulantes acumula toxinas, colesterol y ácido úrico agravando los problemas relacionados al sobrepeso, arterosclerosis, problemas con el corazón, diabetes, gota, y otro; citamos todo esto porque no podemos estar excentos de ver y comer todo lo que la mesa nos proporciona desde los embutidos, las entradas grasientas, las salsas, los fritos, el jamón o quesería, dulces, pasteles, y hasta helados que como si fuera poco lo introducimos en el cuerpo en una sola noche; también recordamos que a los españoles nos gusta mucho los mariscos y porque no los chocolates.

Lo peor de todo es que para compensar esta carga usamos los vinos, cervezas, refrescos azucarados con gas, o alcohol en general para ayudar a pseudo-digerir la gran cantidad de comida que citamos.

  • Una forma interesante de calmar este apetito es añadir al organismo alimentos que son saciantes como la spirulina, el chitosan o el vinagre de manzana que impiden además la absorción de las grasas.
  • Otra alternativa es automotivarnos para comer menos y movernos más; y aunque el frío u otros factores no ayudan del todo para que esto ocurra, es mejor empezar por una desintoxicación para después ingresar a un método de adelgazamiento sin dejar de lado el caminar una hora cada día durante este periodo hasta mediados de enero o más.

La desintoxicación

La limpieza del cuerpo consiste en una dieta reducida en calorías combinadas con un cócktel de hierbas medicinales depurativas y estimulantende los procesos metabólicos del organismo; en general esto puede durar de 12 a 15 días y si es posible llegar solo a 1000 kcal’s al día con 2 litros de líquidos (agua o infusiones) como mínimo, y para esto hay algunos complementos en forma de zumos:

  • El zumo de alcachofa estimula a los órganos involucrados con la digestión, incrementando la producción de bilis y mejorando el metabolismo de la colesterina y de las grasas bajando los niveles de triglicéridos y de colesterol dañino; este zumo puede ayudar también para combatir las perturbaciones como flatulencia, náuseas, jaquecas, diarreas y hasta estreñimiento.
  • El zumo de ortiga estimula la diuresis y la eliminación de impurezas, es un depurador de la sangre e incrementa el metabolismo basal.
  • El zumo de patatas desacidifica al organismo.
  • El zumo de tomate con pectina de manzana neutralizan de forma profunda los ácidos y combinados actúan como material de arrastre limpiando el tracto intestinal aportando vitaminas y minerales durane el periodo que dura la dieta.
  • El  té de rooibos es alto en hierro y un poderoso neutralizador de radicales libres, además con buenas propiedades vasculares, cutáneas y antialérgicas.

Adelgazando después de la desintoxicación

Una vez que hemos desintoxicado al cuerpo se puede volver a los viejos hábitos alimenticios que junto al sedentarismo nos lleva de nuevo al sobrepeso produciendo un caos mental y por supuesto físico; para ello es interesante seguir una dieta adecuada y permanente para no recuperar el peso perdido durante la desintoxicación.

  • Beber sin límites agua, caldo light, infusiones sin edulcorantes, gelatinas light añadiendo a la dieta 2,5 litros de agua diarios
  • Consumir muchas frutas y vegetales frescos y en zumos.
  • Comer cereales integrales.
  • Incluir más pescados o aceites de pescados a la dieta (excepto ostras y vieiras).
  • Añadir los yogures descremados.
  • Cenar liviano con hortalizas, carne magra y frutas.
  • Evitar los embutidos, fiambres, mantecas, mayonesa y las comidas fritas.
  • Reducir el consumo de sal.
  • Tomar té de manzanilla, valeriana, tilo o cedrón en sustitución al café.

El complemento importante aquí es caminar o hacer bicicleta usando menos el coche, o realizar actividades agradables como la hidrogimnasia o clases de danzas que pueden convertirse definitivamente en un hábito saludable; aquí jugar partidos de fútbol o actividades físicas que no son permanentes no pueden considerarse como hábito.