Cinco aves que debes probar

Publicado el 1 junio, 2017 | Health

La pechuga de pollo a la parrilla es prácticamente el elemento vital para los atletas de fuerza que ganan masa muscular, y tiene sentido porque un plato de esta ave de corral tiene aproximadamente 20 gramos de proteína, poco más de 1 gramo de grasa, y alrededor de 100 calorías. Estas son algunas estadísticas impresionantes cuando estás tratando de bombear su ingesta de proteínas sin ayuda «extra»; por desgracia, comer una dieta a base de pollo, pollo y más pollo es tan emocionante como disfrutar de música barroca mientras entrenas.

Si estás listo para mezclar tu dieta y probar algo nuevo, tendrías que tener en cuenta cinco aves que debes probar y, aunque sean consideradas aves de caza, de seguro, están disponibles en sus versiones orgánicas en las localidades donde vives.

El ganso salvaje

El ganso es definitivamente un corte de carne más graso que el pollo, entregando alrededor de 12 gramos de grasa y 24 gramos de proteína por porción; pero ese contenido adicional de la grasa no es probable que cause cualquier daño verdadero sobre tu índice de masa corporal y muy por el contrario, puede estimular tus hormonas anabólicas.

Un estudio del 2006 publicado en la revista de Medicina y Ciencia del Deporte en Estados Unidos, encontró que la leche entera consumida después de un entreno llevó a una mayor utilización de aminoácidos para la síntesis de proteínas en comparación con la leche descremada, a pesar de su contenido de grasa extra. En otras palabras, un poco de grasa añadida no es probable que perjudique tu progreso para construir músculos y al contrario, hasta te puede ayudar si lo comes como una cena, después de una dura sesión de entreno.

Además, un ganso salvaje bien cocinado sabe más como carne asada que un como un pájaro; el truco es seleccionar un ave más pequeña y más joven (aproximadamente 4-6 kg), luego asarla en una sartén, casi como si fuera un pavo. La carne oscura resultante es la ruptura perfecta para alejar de tu mente y peladar, esa pechuga de pollo que representa a las carnes blancas.

El pato

El pato tiene una mala fama por contener una carne grasa, también. Y sí, el contenido de grasa del pato es más alto que el de pollo, pero la mayor parte de la grasa está en la piel del pato. Si no comes la piel, el contenido nutricional de una porción es sorprendentemente similar a la del pollo, desde sus 102 calorías, 16 gramos de proteína y 4 gramos de grasa.

Pero, el pato, como el ganso, es un pájaro de carne oscura, por lo que sabe más como la carne oscura en un pavo o la carne en los muslos de pollo. Si eres un fanático de la carne blanca, el pato puede no ser la alternativa adecuada para ti, pero dicho esto, un patio bien cocinado puede ser delicioso, aunque lo tienes que cocinar correctamente; al asar un pato en casa, es importante continuar pinchando la piel mientras asas para permitir que el contenido de grasa en la piel pueda drenarse y reducir el sabor graso de la carne.

Las aves de caza pueden ser condimentadas con algunos aderezos sin calorías




Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

El faisán

Si estás buscando un ave de caza que sabe más como el pollo entre las cinco aves que debes probar, el faisán puede ser tu mejor opción; es un ave de carne magra con una combinación de carne blanca y oscura, que en realidad, sabe más como el pollo, pero con un sabor más delicioso. Si disfrutas de la carne del pechuga solamente, estarás aprovechando el perfil alimenticio casi idéntico al pollo; una porción de faisán tiene 110 calorías, 20 gramos de proteína y 3 gramos de grasa.

Aunque estés tentado por tus amigos a salir a cazar un pájaro o dos, pudieres equivocarte porque estamos en contra de la caza de animales por así decirlo;  las aves criadas en granjas ofrecen realmente un perfil mejor del aminoácido que el faisán salvaje, pero hay que tener cuidado porque al ser magros, si lo cocinas durante demasiado tiempo, puede volverse seco y resistente para comer.

La codorniz

Las codornices son pequeñas aves, que pesan alrededor de 110-150 g cada una, lo que significa que necesitas dos para obtener suficiente carne para una sola porción. Su tamaño pequeño hace que sean fáciles de cocinar, y pueden ser asadas, fritas, cocidas, ​​o salteadas; al igual que los pollos, tienen una combinación de carne ligera y oscura, pero con un sabor ligeramente más intenso.

Su perfil nutricional es casi idéntico al del pollo, pero con unos pocos gramos adicionales de grasa; unos 4 gramos por porción en comparación con los 1 gramo de pollo.

La paloma

Las palomas son otro pájaro pequeño con sabor fantástico, pero tienes que cocinarlos correctamente o tomarán un gusto similar al hierro. El reto es que la carne de paloma, como el pato y el ganso, es oscura y magra, que al cocinarla demasiado puede quedar dura y seca como el faisán.

Este problema se ve agravado por el pequeño tamaño del pájaro porque hay menos carne que cocinar, así que es fácil de cocinarla. El truco es marinar la carne durante la noche, o envolverla en el tocino antes de asar a la parrilla, permitiendo que el sabor y la grasa en el tocino pasen a la carne de la paloma.

Mientras cocines la paloma correctamente, no hay mucho que hablar; una porción tiene alrededor de 130 calorías, 17 gramos de proteína, y cerca de 7 gramos de grasa, colocándola en línea recta con las otras cinco aves que debes probar.

Recuerda reservar tu carne fresca a la tienda de tu localidad

 

Fuentes

  1. Medicina and Science in Sport and Exercice: Milk ingestion stimulates net muscle protein synthesis following resistance exercise – 2006
  2. Czech Journal of Food Science: Differences in the Amino Acid Composition of the Breast Muscle of Wild and Farmed Pheasants – 2012
  3. Canadian Medical Association Journal: The patient with rhabdomyolysis: Have you considered quail poisoning?

Deja un comentario