La contracción isotónica negativa en entrenamientos para hipertrofia

Publicado el 12 junio, 2010 | Workout

No sólo levantar grandes cargas, sino también preocuparse en dar un buen estímulo en la fase negativa del movimiento para optimizar los resultados

La menor unidad contráctil del músculo es llamada sarcómero, que forman los filamentos de actina, también llamado de filamento liso, y el filamento de miosina, llamado filamento grueso. Nuestros músculos poseen varios sarcómeros para hacer que la contracción muscular sea posible. Para que la contracción muscular ocurra, el filamento grueso (miosina) se conecta al filamento fino (actina) tracionándolo, es decir, se conecta y arrastra el filamento de actina, ocurriendo un acortamiento de la fibra muscular, y así surgiendo la contracción isotónica positiva.

La contracción isotónica negativa, conocida también como fase excéntrica de la contracción, donde el músculo se alarga durante el tiempo en que está ejerciendo tensión, merece una atención especial durante el entrenamiento, si el objetivo fuere la hipertrofia muscular.

Contracciones

Según estudios esos filamentos están constantemente realizando la contracción isotónica positiva, es decir, una contracción donde hay un acortamiento de las fibras venciendo una resistencia o carga e irguiéndola-subiéndola. Para esa fase de la contracción es generado un estímulo para que el músculo se empeñe en sólo contraerse y erguir la carga sin preocuparse por la bajada de la misma.

Cuando se usa a la fase excéntrica de la contracción (isotónica negativa) el músculo recibe un estímulo diferenciado de lo habitual, pues además de tener que erguir la carga, el músculo tendrá que ser capaz de bajarla lentamente, y cuando el músculo hace esto ocurre una gran fricción en los filamento de actina y miosina, pues ellos son forzados a desconectarse poco a poco para que la carga baje, obligando al músculo a empeñarse aún más para concluir el ejercicio, y llevando el estímulo hasta las fibras menores y de difícil excitabilidad, es decir estimulando más fibras musculares.

Este principio es aplicado en el método súper lento, o súper slow, donde la fase concéntrica es hecha normalmente, llevándola aproximadamente a 1 o 2 segundos, y la fase excéntrica es hecha lentamente, llevándola a 6 o más segundos. Esta es una indicación para diversificarse y potenciar el entrenamiento, dar nuevos estímulos al músculo y favorecer su desarrollo,

Otra forma es alternar las repeticiones, como por ejemplo, realizar tres repeticiones normales, después tres repeticiones dando más énfasis las contracciones isotónicas negativas, después tres repeticiones más normales, dentro de una misma serie. Esas son sólo dos de las varias formas de incorporar ese importante estímulo en los entrenamientos.

Artículos relacionados:

Deja un comentario