Geles energéticos para correr y pedalear

Publicado el 30 septiembre, 2021 | Research, Suplementos

Los geles energéticos tomados de diferentes maneras pueden funcionar dependiendo de las situaciones, especialmente en eventos deportivos de larga duración.

El mundo de la nutrición deportiva ofrece hoy a los deportistas una amplia gama de productos hechos para cada necesidad específica como los geles energéticos.

Para los entusiastas de las actividades endurance (deportes de “resistencia”), se encuentran disponibles suplementos especiales que optimizan la reintegración energética y la facilidad de uso.

De manera similar a las barras energéticas, los geles energéticos están diseñados para permitir que los atletas asimilen sustancias energéticas (principalmente carbohidratos / azúcares) para hacer frente a cualquier necesidad creciente de fuentes de energía, situación que inevitablemente ocurre cuando se enfrentan a esfuerzos atléticos largos y agotadores.

Los geles energéticos proporcionan esta integración en forma líquida / gelatinosa, por lo que son óptimos para una asimilación inmediata sin «complicaciones» como la masticación y la digestión de sustancias sólidas. Hasta aquí esta presentación parece no solo obvia, sino trivial y repetitiva, ¿verdad?.

Integración del azúcar: por qué y cuándo se necesita

La práctica endurance implica una actividad que pone a prueba nuestro cuerpo, obligando al cuerpo a trabajar en una condición aeróbica exigente y muchas veces al límite de la condición anaeróbica, con las consiguientes reacciones que implican un gran consumo de calorías y reservas de carbohidratos.

Lo que pasa es que durante las actividades motoras en las que nuestro cuerpo está comprometido con esfuerzos musculares incluso a un buen nivel pero no al límite de nuestra energía máxima, ponemos en marcha un sistema de energía que produce energía (para mover los músculos) quemando lípidos y carbohidratos.

Es el sistema de energía aeróbica, que trabaja con un consumo predominante de lípidos (grasas) para esfuerzos limitados y un consumo predominante de carbohidratos (carbohidratos) para esfuerzos mayores

Para las actividades motoras que requieren gran fuerza y ​​energía, nuestro cuerpo pasa a la producción de energía con el sistema energético anaeróbico, que quema carbohidratos y produce un exceso de ácido láctico, con una acción que no es sostenible por mucho tiempo.

Para esfuerzos prolongados, como en los endurance, es importante que nuestro cuerpo sea capaz de mantenerse en el sistema energético aeróbico durante mucho tiempo, y en caso de necesidad es importante reponer los azúcares / carbohidratos donde los geles energéticos tienen un diferencial.

Durante esfuerzos aeróbicos medios y exigentes y durante esfuerzos anaeróbicos, nuestro cuerpo quema carbohidratos (glucosa / glucógeno), por lo que debe tener una reserva de estas sustancias (como gasolina).

La glucosa y el glucógeno son los «azúcares» que necesita nuestro cuerpo; en realidad. El término más preciso no es azúcares sino carbohidratos:

  • La glucosa es un carbohidrato simple (monosacárido).
  • El glucógeno es un carbohidrato complejo (polisacárido, polímero de glucosa).



Cupón Descuento MASmusculo.com STRONGSITE

Pero, ¿cómo funcionan las cosas?

La glucosa es el azúcar de la sangre que se produce en el hígado y es la principal fuente para la producción de ATP, la fuente de energía de las células.

La glucosa es un carbohidrato simple de rápida absorción con un índice glucémico alto (de hecho, se utiliza como unidad de medida para el índice glucémico, igual a 100 para la glucosa).

La medición de la concentración de glucosa en sangre representa el «azúcar en sangre». En caso de falta de glucosa en sangre, hablamos de ‘hipoglucemia’ (normalmente el umbral de hipoglucemia se evalúa para valores inferiores a 60 mg / dl de glucosa en sangre); la presencia excesiva de glucosa en sangre se denomina «hiperglucemia» (normalmente se evalúa para valores superiores a 126-140 mg / dl de glucosa en sangre).

El glucógeno presente en nuestro cuerpo se almacena principalmente en los músculos y en parte en el hígado. Constituye la reserva de carbohidratos que utilizarán los propios músculos en caso de esfuerzos musculares.

El glucógeno se produce en el hígado a partir de la glucosa y puede sufrir la transformación inversa en el caso de las necesidades energéticas. En la fase anaeróbica (sistema anaeróbico lactacid), el glucógeno muscular es la principal fuente de energía.

La producción de glucosa y glucógeno en nuestro organismo la aportan principalmente los alimentos

Ahora bien, los principales alimentos que sirven para este aporte son los que contienen carbohidratos (aunque las proteínas y las grasas también aportan, en menor medida, estas sustancias energéticas).

Entres simples y complejos, ¿cómo?

Los carbohidratos simples o azúcares simples son carbohidratos que se asimilan rápidamente; son la fuente de energía más inmediata para los organismos vivos.

Los “monosacáridos” tales como gluocosa, fructosa, ribosa, etc. pertenecen a este grupo. Entre los carbohidratos simples también encontramos los “disacáridos”: son carbohidratos formados por la reacción entre dos monosacáridos; A este grupo pertenecen la sacarosa (azúcar de cocción …), maltosa, lactosa, etc.

Los carbohidratos complejos son polisacáridos, formados por la unión de más monosacáridos; se digieren más lentamente, por lo que se asimilan con tiempos más largos; este grupo incluye glucógeno, maltodextrinas, almidón, el Vitargo (fórmula patentada y registrada de un polisacárido), ciclodextrinas, etc.

El uso de estas sustancias en suplementos (como los geles energéticos) da, por tanto, resultados diferentes:

  • Los carbohidratos simples se asimilan inmediatamente con facilidad y dan de inmediato el aporte energético.
  • Los carbohidratos complejos son asimilables con tiempos más largos y dan un aporte energético más diluido a lo largo del tiempo.

Para hacerla clara, los geles energéticos a menudo se elaboran con una mezcla de diferentes carbohidratos, a veces también usando lípidos y ácidos grasos (como MCT, triglicéridos de cadena media) para lograr diferentes resultados de suministro de energía.

El azúcar en exceso, un problema siempre

Si la integración de azúcares es importante y fundamental para quienes practican deportes de endurance, también hay que recordar que la asimilación excesiva de azúcares también puede acarrear efectos muy negativos.

Los azúcares se encuentran entre las principales causas de caries dental. Los azúcares en exceso se almacenan en el tejido adiposo, son la principal causa de obesidad y problemas de peso.

Una alta asimilación de azúcares también puede provocar una respuesta excesiva de nuestro organismo en la producción de insulina.

Esta hormona (insulina) es de hecho generada (por el páncreas) en respuesta a un aumento de azúcar en sangre, con la tarea ( entre sus diversas funciones) para facilitar el paso de la glucosa de la sangre a las células. La producción excesiva de insulina puede causar el fenómeno opuesto, “hipoglucemia reactiva”.

Quienes utilizan suplementos energéticos deben poder evaluar todas estas situaciones. Algunos suplementos y geles energéticos están indicados, por ejemplo, solo para el “sprint” final: brindan inmediatamente un apoyo energético elevado, pero después de un tiempo provocan reacciones contrarias no adecuadas para esfuerzos prolongados.

¿Cómo usar los geles energéticos?

Los geles energéticos son complementos alimenticios con concentraciones de carbohidratos, útiles para reponer los nutrientes durante los esfuerzos musculares.

La sustancia líquida / gelatinosa está optimizada para facilitar su asimilación, evitando problemas digestivos (y también evitando perder incluso la mínima energía con la masticación).

A continuación, se muestran algunos aspectos del uso de geles:

  • Antes del esfuerzo físico (competición o entrenamiento), es mejor consumir (desayuno o merienda) alimentos sólidos o barritas energéticas, 30 minutos antes del inicio de la actividad.
  • Elegir geles energéticos según las necesidades: reposición de azúcares a diferentes velocidades de asimilación durante la actividad de endurance en las fases inicial e intermedia, donde el aporte energético debe tener una máxima eficiencia en las etapas finales.
  • Tomar los geles energéticos durante la actividad, a intervalos regulares, aproximadamente cada 30-60 minutos (según el tipo de gel, consultar los datos específicos y características de cada producto)
  • Selecionarlos también evaluando el sabor / sabor preferido personalmente, bajo estrés. El estómago a menudo transmite una sensación de náuseas y la ingesta de geles con un sabor agradable es una ayuda desde muchos puntos de vista.
  • Siempre es útil tomar un sorbo de agua junto con el gel; usa agua corriente o agua con suplementos de sal, evitando el agua enriquecida con suplementos energéticos o proteicos adicionales… evita los refrescos…
  • Es útil tomarlos incluso inmediatamente después de un largo esfuerzo endurante. Ayudan a reconstruir rápidamente las reservas de glucógeno muscular consumidas.

Si aún no los aprovechas como debías, analiza el presente vídeo preparado por MASmusculo.

Deja un comentario