Los trapos de cocina están llenos de bacterias dañinas, ¿haces algo?

Publicado el 12 noviembre, 2019 | Research

Los patógenos bacterianos que comúnmente causan enfermedades transmitidas por los alimentos o intoxicación alimentaria permanecen en los lugares obvios y para el atleta esto es fatal porque derrumbaría todos sus esfuerzos; en muchas, pero muchas casas, el fregadero de la cocina, las perillas de las puertas, las encimeras sucias y las manijas de los grifos están plagadas de bacterias que pueden enfermarte.

Lo que quizás no sepas es que un sospechoso poco probable, cuando se trata de causar intoxicación alimentaria, probablemente esté al acecho en tu cocina mientras lees este artículo. ¿Dónde prosperan estas bacterias furtivas?… bueno, la investigación reciente acaba de revelar que varios tipos de bacterias dañinas pueden estar residiendo en los trapos de cocina.

¿Qué tan asquerosos son los trapos de cocina?

Recientemente, los científicos evaluaron los tipos y la cantidad de bacterias que se encuentran en los trapos de cocina después de un mes de uso, y las cantidades son asombrosas; el estudio de investigación evaluó los tipos y la cantidad de crecimiento bacteriano en 100 trapos de cocina. Los resultados demostraron que el 49% de los trapos de cocina contenían bacterias que pueden causar intoxicación alimentaria, incluidas algunas bacterias que se encuentran dentro del cuerpo o en la materia fecal.

Hubo ciertos factores que afectaron la cantidad y los tipos de bacterias descubiertas en los trapos; se encontraron más bacterias en los trapos húmedas que en las trapos secos, lo que tiene sentido porque las bacterias necesitan humedad para sobrevivir y multiplicarse. En este estudio publicado en la American Society for Microbiology sobre intoxicación alimentaria se descubrió que alrededor del 75% de los trapos que contenían bacterias peligrosas tenían bacterias, como E. coli, que provienen de los intestinos de los animales, otro 14% tenía Staphylococcus aureas, un tipo de bacteria que vive en la piel y en el tracto respiratorio, además, algunas sepas de este tipo tienen la capacidad de producir una sustancia tóxica que causa desde vómitos, diarrea y fiebre, hasta enfermedades que pueden complicar incluso la vida.

Tener una familia más numerosa, particularmente una con hijos o una familia extensa que vive en el hogar, aumenta las bacterias que se encuentran en los trapos; ser de menor nivel socioeconómico y consumir carne también se puede correlacionar con una mayor carga bacteriana, según el estudio que además fue presentado en varias sociedades médicas con el fin de concienciar a todos sobre la intoxicación alimentaria.

Los resultados de este estudio en particular son consistentes con los hallazgos de estudios anteriores que muestran que los trapos y otros artículos de cocina porosos, como esponjas y otros accesorios de cocina, son caldo de cultivo para muchas bacterias que pueden causar intoxicación alimentaria.

Los centros para el control y prevención de enfermedades informan que cada año las enfermedades transmitidas por los alimentos causan que aproximadamente 1 de cada 6 personas en los Estados Unidos se enfermen (que son 48 millones de personas), además, 128.000 personas son hospitalizadas, y aproximadamente 3.000 personas mueren a causa de alguna intoxicación alimentaria, que son números realmene alarmantes para los americanos.

 

¿Qué puedes hacer con los trapos de cocina?

Los expertos recomiendan que se laven los trapos de cocina con mucha frecuencia, preferiblemente cada dos días, además citan que se evite usar para más de una cosa. Usar trapos separados para limpiar vasos, limpiar platos y secar las manos limpias y los platos limpios es algo por donde empezar; el uso de un trapo o toalla para todos estos propósitos aumenta sus probabilidades de contraer una intoxicación alimentaria transmitida por los alimentos debido a la contaminación cruzada.

Otra táctica para reducir el riesgo de contaminación bacteriana que causa enfermedades transmitidas por los alimentos en los trapos de cocinar es reducir la frecuencia con que se consume carne. La carne cruda transporta bacterias peligrosas y los trapos en un hogar donde las familias comen carne pueden contener muchas más bacterias que las de las familias vegetarianas; por tanto, si reduces el consumo de carne no solamente estarás haciendo el bien a tu salud, sino también al medio ambiente.

¿Otro consejo fácil de evitar la intoxicación alimentaria?… usa trapos de cocina blancas y sencillas, con un poco de lejía cuando las laves para matar las bacterias. Si bien esto significa que no tendrás los adornos de cocina decorativos de colores más vivos, te podrías salvar de las bacterias tóxicas porque sorprendentemente, algunas bacterias que acechan en los trapos de cocina podrían sobrevivir al calor de tu lavadora y secadora.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *